Sindicatos oficialistas, asesinato de Mariano Ferreyra y la presidencia K

Domingo 24 de octubre de 2010

Sindicatos oficialistas, asesinato de Mariano Ferreyra y la presidencia K

¿Autores ideológicos del crimen de Mariano [el miércoles 20.10.2010 fue asesinado Mariano Ferreyra, de 23 años, militante del PO -Partido Obrero y líder sindical estudiantil, que acompañaba trabajadores ferroviarios tercerizados en una manifestación para reclamar su integración en la plantilla. Matones del sindicato ferroviario dispararon, hay otros dos heridos, una muy grave]?
La burocracia sindical que los Kirchner amparan

(Texto recibido el 23.10.10)

Néstor [K], Cristina [K], la Agencia Télam y [la tv del canal K) 6 7 8 repitieron ayer a coro que, además de condenar a los autores materiales, había que identificar a los “autores ideológicos” del asesinato del militante del PO que apoyaba un conflicto laboral de trabajadores tercerizados en Avellaneda. En la estrategia oficial estaba en mente apuntar a Duhalde [peronista enemigo de los K pero tan sucio y tan neo liberal como ellos, ex presidente de la República candidato a las elecciones presidenciales de 2011], basados en una supuesta reunión del día de ayer de Pedraza, el burócrata al frente de la Unión Ferroviaria con el ex presidente responsable de los crímenes de Darío y Maxi en 2002 (http://www.fondation-besnard.org/article.php3?id_article=549). Después se supo que esa reunión había sido un año atrás, noticia vieja, pero difundida por los medios oficiales, ya se había instalado. Que Pedraza mantenga vínculos con los sectores más reaccionarios del PJ [Partido justicialista, peronismo cloacal] es tan cierto como que, en la estructura de gremios amparados por el kirchnerismo, la Unión Ferroviaria y el propio Pedraza, como parte de la estructura gremial cegetista gozan del beneplácito de las políticas oficiales, aunque Moyano y Recalde hayan intentado despegarse con sus declaraciones de ayer. Las fotos [no incluidas de Página 12 -el Pravda de los K- de los días 13.11.09 y 16.10.10] que abren este artículo de Cristina con Moyano y Pedraza, y de la presidenta con el gorrito de la Unión Ferroviaria tienen menos de un año, remiten a un palco compartido con Moyano y el propio Pedraza en la propia sede de su gremio, justo en el contexto en que los líderes sindicales oficialistas acusaban a la “zurda loca” por los reclamos de libertad sindical de trabajadores de base.

Buscan incriminar a Duhalde, en este hecho, sólo porque desde el gobierno buscan cubrirse sus propias espaldas. Porque cuando tuvieron la oportunidad histórica de aportar justicia facilitando la investigación que relacionaba al ex presidente con los crímenes de los piqueteros en Avellaneda, el gobierno eligió pactar con el mismo Duhalde que ahora señala, designarlo representante del MERCOSUR mientras se realizaba el juicio por los crímenes de Kosteki y Santillán y el ministro (duhaldista, por caso) Aníbal Fernández entorpecía la apertura de archivos de la SIDE y se convertía así, el propio Néstor Kirchner, en cómplice de la impunidad en la que quedaron aquellos crímenes políticos, violando incluso el compromiso público y personal que había adquirido con los familiares de las víctimas y sus organizaciones de militancia. Es que por entonces, recién asumido el gobierno, Duhalde aún era un aliado en el PJ.

Hoy ya no lo es (al menos por ahora, con estos tipos nunca se sabe), y por eso lo señalan. Pero quienes sí son aliados vitales del proyecto K, tras 7 años de consolidación de un modelo político y sindical, son los burócratas sindicales como Pedraza y sus secuaces que apretaron el gatillo (beneficiados, además, económicamente por el kirchnerismo a través del manejo empresarial de la Sociedad Operadora Ferroviaria (SOF), responsable de la gestión del Belgrano Cargas), como también lo era Zanola antes de caer preso por el crimen de adulterar medicamentos oncológicos para los propios afiliados del sindicato que conducía, como lo es la dirigencia de la UTA [Unión Tramviarios automotor] que permanentemente atenta contra los trabajadores del Subte [Metro de Buenos Aires] y de los choferes de media distancia que se organizan desde las bases. Y la dirigencia de la propia CGT, la misma que, hace un año, en boca del propio secretario adjunto Juan Belén (uno de los organizadores del acto de la semana pasada en River) calificó como “zurda loca manejada desde afuera por la Cuarta Internacional”, no ya al PO, sino... a la conducción de la CTA [Confederación de Trabajadores Argentinos partido entre el sector pro K y pro CGT y el sector opuesto]. “Un zurdito menos” gritó, según declara el fotógrafo Gerardo Dell’Oro [del diario Clarín antes pro K y ahora blanco de la ira de los K], el matón de la Unión Ferroviaria cuando su dedo en el gatillo apuntando a Mariano, ayer, materializó la idea predicada con coherencia criminal desde el poder sindical aliado al gobierno kirchnerista.