Hambruna, catástrofes naturales y humanas, crápulas en el poder en el 99% de los países de las iglesias y sectas, ¿castigo de dios(es) o ciclo humano inevitable?

Domingo 20 de marzo de 2011, por frank

Hambruna, catástrofes naturales y humanas, crápulas en el poder en el 99% de los países de las iglesias y sectas, ¿castigo de dios(es) o ciclo humano inevitable?

Fatalidad y mala suerte se ensañan contra los japoneses además de gobernantes corruptos y bases militares de EE UU, coincidieron seísmos, tsunami y accidentes nucleares. No habrán faltado los videntes y fanáticos para destacar alguna venganza del más allá como castigo de supuestos yerros y pecados del pueblo japonés.

Los pueblos originarios de América y África llevan más de 500 años de malos tratos, los judíos y los árabes pobres sobrepasan esta cifra. Y los campesinos y proletarios pobrísimos de cualquier etnia y color de piel van por los mil y más años en el fango material y algunas veces moral. Y si pudieron conservar el querer sobrevivir, es que mantienen una esperanza en una mezcla de solidaridad entre la familia, la etnia y los humanos, alguna que otra ayuda de los ancestros y rogatoria, un ideal de un territorio en el que no morirían los jóvenes en medio del lujo ajeno, en el que hubiera un mínimo de atención y seguimiento sanitario, educativo, con un trabajo estable conseguido sin prostituirse. Qué esta aspiración se llame de modo divino o socialista, no tiene ninguna importancia porque tiende a una sociedad sin corrupción ni clientelismo.

Los detentadores de la Verdad (sea ésta atea o divina) del paraíso social o celeste para la humanidad, suelen caer con una rapidez asombrosa en la imposición del paredón, de la horca, de la paletada en la nuca (para ahorrar balas, inventiva del partido comunista camboyano aplicada dialéctica y científicamente a casi un millón de “enemigos del pueblo”), que no alcanzó nunca la eficacia de la hoguera inquisitorial de quemar cadáveres de cristianos que al final no lo eran bastante para la jerarquía católica.

Todo lo contrario hicieron no pocos rabinos que dejaron su fe y se afeitaron las barbas en el gueto de Varsovia entre 1942-1943 porque no toleraban el abandono en que les encerraba su creencia: “ Dios se desentendió de ellos [los judíos polacos] y ellos se desentendieron de dios. « Que te jodas » le dijeron a dios. » [...] Todas esas fábulas que cuentan que cuando empezó la insurrección [del gheto de Varsovia], los judíos se pusieron a orar, todo es pura literatura »(1).

El testimonio de Marek me asombró y verifiqué su exactitud con el testimonio oral de Henrik Favel, ambos se escaparon del gheto por las cloacas y la ayuda de polacos honrados de izquierda y de clase media. Henrik tenía 18 años cuando estaba en el gheto y no sólo confirmó la verdad de las palabras de Edelman, sino que añadió que su propia madre había abandonado la fe judía. Comentó que los polacos que los ayudaron y escondieron eran el socio del comercio de su padre y su esposa, católicos sin ser ni fanáticos ni de derecha. En esa época, como hoy día, los líderes católicos polacos cuestionan el derecho a ser polacos legítimos a los ateos y judíos de Polonia.

Cuando un ser humano se encierra en una etiqueta, un seudo ideal, acatando sus pautas sin reflexionar, pierde su capacidad de análisis y se convierte en un siervo sumiso o un verdugo activo, de acuerdo a los órdenes que cumple como un autómata.

Se quiebra la caparazón del robot, cuando nos expresamos, interrogamos, intercambiamos, creando juntos ponemos fin al ciclo de los fracasos reiterados. Aún bajo una dictadura, se transmiten la bronca y las críticas, se evocan cómo tendrían que ser las relaciones entre seres humanos: respeto, solidaridad, apoyo mutuo.

Frank, 20.03.11

1)Marek Edelman, entrevista publicada a fines de 1985 en la revista clandestina polaca « Czas », traducida en « La Nouvelle Alernative » N°2-3, junio septiembre de 1986, pp.70, 72.

Marek Edelman, nacido en 1921, miembro del Bund [partido social demócrata judío polaco y ruso] hasta 1939, luego dirigente de la Zydowska Organizacja Bojowa (Organización Judía de Combate) en el gheto de Varsovia. En enero de 1943, la primera resistencia armada de la ZOB se dirigió contra " los gestapistas ” (policías judíos en el gheto que colaboraban con los nazis), con incendios de talleres y vagones con máquinas, y luego contra los mismos nazis alemanes. Encabezó también el alzamiento de abril de 1943, después participó en la insurrección de Varsovia en agosto-octubre de 1944, que el ejército soviético no sostuvo hasta su final, para luego atacar a los nazis (aplicación enérgica del socialismo científico, en ruso “Slava sotsialismu” gloria al socialismo). Edelman permaneció en Polonia y estudió medicina y fue médico de barrio hasta jubilarse, sin afiliarse al PC. Fue nombrado miembro honorífico de Solidarnosc. Cuando iba a Israel no dejaba de denunciar la actitud israelí contra los palestinos, afirmando que estaban en la misma situación de opresión que los judíos de Europa central antes de 1939.