Crónica desde Alhucemas (1)

Martes 19 de julio de 2011, por CGT-e

Crónica desde Alhucemas (1)

Con policía debajo de las piedras, elegir entre ¡ Viva el pueblo! o ¡ Viva el rey!

Al final, vino el rey. Tiene una de las mejores playas de la zona para su uso personal. Y con él, todo el aparato de seguridad. Alhucemas está llena de policías de todos los pelajes, la mayoría de paisano. Los hoteles llenos, pero no precisamente de un aluvión de turistas.

El 17, el 20 F ha convocado una manifestación. La presencia obliga a las autoridades locales, incluidos sus partidos, a convocar otra manifestación de apoyo al rey. El 17 de julio en la gran plaza de Alhucemas, dos manifestaciones se encuentran.

Dos manifestaciones

Por un lado, no mucho más de cien personas, con una potente megafonía, varios oradores que se desgañitan en alabanzas al rey Mohamed VI y a los sagrados principios de dios, patria y rey, y un coro no demasiado entregado al que hay que sustituir, cuando al orador se le raspa la garganta con tantas alabanzas al rey, con los sones del himno nacional a todo volumen.

Por el otro lado, un sistema concéntrico con varios círculos. El primer círculo, en el centro, unos 100 militantes del 20F, con sus reivindicaciones de libertad y dignidad, con sus pancartas y las fotos de los 5 mártires del 20 de febrero, con un pobre megáfono de mano, pero con toda la energía de sus cuerpos gritando las consignas colectivas y sobre todo la central en la manifestación de hoy: ¡Viva el pueblo!

El segundo círculo va uniformado pero con varios colores y paulatinamente llega a rodear totalmente al primer grupo con actitud amenazadora. Los antidisturbios, con sus cascos puestos y preparados para la acción, los policías de la seguridad nacional, las fuerzas auxiliares con su uniforme caqui-militar pero también con sus cascos preparados para la acción y para remate los policías de grisl, con chaleco reflectante. 4 cuerpos represivos, rodeando amenazantes una concentración mientras se escucha la megafonía de la contramanifestación.

Pero todavía hay un tercer círculo, el más numeroso, cientos de personas que observan todo lo que está ocurriendo expectantes. Una emigrante marroquí explica a su hermana la escena: “Esto es la democracia a la marroquí”, la policía rodeando amenazadora a los manifestantes.

Ni la megafonía a todo volumen, ni la actitud de la policía callan las voces del 20 de febrero, mientras la manifestación del rey llega a su final con la utilización de una niña que repite las alabanzas al rey desde la megafonía. Todo un repertorio esperpéntico.

Comienza la manifestación del 20F

De repente, l@s concentrad@ del 20F rompen el círculo, salen de la plaza y toman la calle, comenzando la manifestación. Todo en segundos, con rapidez. Surge la sorpresa. De todos los puntos de la plaza, acuden personas que se suman a la manifestación. En pocos instantes, cerca de 1000 manifestantes recorren las calles de Alhucemas, cortando ordenadamente el tráfico, manteniendo su propio orden y con fuerza en las voces y en los corazones.

Se recorren las principales calles de la ciudad sin que en ningún momento cesen las voces clamando libertad. Hay fuerza en la gente, saben que han impuesto la manifestación, que las amenazas no han surtido efecto, a pesar del inmenso despliegue policial en la ciudad debido a la presencia del rey en la zona.

Se ha vencido, una vez más, el miedo

La manifestación regresa a la plaza, la policía trata de rodear de nuevo a los manifestantes pero ya no puede. Incluso reciben silbidos y gritos. Se hacen los discursos finales y se da por concluida la manifestación.

El M20F no solamente ha superado la prueba del referéndum, sino que se ha radicalizado, poniendo sobre el tapete que una democracia “otorgada” por el rey, no vale, no es democracia porque democracia es poder del pueblo al que debe someterse todo gobernante.

No se da ningún valor a los resultados de un referéndum con más del 95% de los votos afirmativos. Todo el mundo sabe que podías votar sin carnet, que podías votar por toda tu familia, varias veces, meter unas cuantas papeletas, que el sí se pagaba, que los colegios electorales han estado semivacíos, que no ha habido ningún control de observadores neutrales. Un trámite más del Makzen para cubrir su dictadura real sobre el pueblo marroquí.

En Alhucemas, el Movimiento 20 de febrero, formado mayoritariamente por jóvenes sin una afiliación partidista, se ve reforzado y, al mismo tiempo, limitado, por los 5 muertos del 20 de febrero, cuyas causas apuntan a un crimen policial, a un crimen de estado al que las autoridades de todo tipo y, en primer ligar, las judiciales, tratan de tapar, bloqueando cualquier investigación de los hechos.

Pero éste será tema de una próxima crónica

Mouatamid

Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT

Video de la manifestación del 17 de julio en Alhucemas
https://www.facebook.com/?ref=home#!/video/video.php?v=149102898499988&comments

http://www.cgtandalucia.org/Cronica-desde-Alhucemas-1-Con

__._,_.___