Concentración por los/as desaparecidos/as en Argelia el 8 de octubre en Argel Tous contre l’impunité en Algérie Marche pour les disparus

Sábado 8 de octubre de 2011, por CGT-e


Concentración por los/as desaparecidos/as en Argelia el 8 de octubre en Argel

Tous contre l’impunité en Algérie Marche pour les disparus

La coalición de las asociaciones de víctimas de los años 90 (Colectivo de las familias de los desaparecidos en Argelia-CFDA, SOS desaparecidos, Djazairouna, Somoud) organiza el 8 de octubre una concentración en Argel contra la impunidad, concientes de que la lucha contra la impunidad forma parte de la lucha por el cambio y la democracia en Argelia.

Coincidiendo con este llamamiento, el mismo día, a las 15h, se realizará una mani8festación en París desde Belleville a la Plaza de la República con los mismos planteamientos.

Traducimos el texto del llamamiento. Adjuntamos en el anexo (en francés) los apoyos a esta movilización.

Ante el llamamiento de la Coalición de asociaciones de víctimas de los años noventa,
TOD@S CONTRA LA IMPUNIDAD EN ARGELIA, MARCHA POR LOS DESAPARECIDOS

En los años noventa, nuestro país conoció una guerra sangrienta llevada por los grupos armados islamistas contra la sociedad, que causó centenares de millares de víctimas. Los ciudadanos no armados y sin protección por parte del Estado fueron el objetivo principal de asesinatos, torturas, desapariciones, violaciones colectivas y masacres.

En su lucha contra el terrorismo, el Estado llevó a una represión masiva y ciega contra la población, con detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, torturas y desapariciones forzosas. 8000 personas “desaparecieron” después de haber sido detenidas por las fuerzas armadas del Estado. Ninguna investigación se ha realizado nunca para encontrar a estos desaparecidos, ni a las personas secuestradas por los grupos armados islamistas.

Desde mediados de los años noventa, las víctimas de violaciones de los derechos humanos y sus familias se levantan, y reivindican Verdad y Justicia para poder reconstruirse. Inevitablemente, combinan su lucha con el combate por la instauración de un Estado de Derecho, democrático y respetuoso de los derechos humanos, que tenga la voluntad de hacer la luz sobre los crímenes que pesan aún excesivamente sobre la sociedad argelina e hipotecan toda verdadera reconciliación.

Desde finales de los años noventa, se adoptaron distintas amnistías, promovidas por el Presidente Bouteflika con la bendición del Alto Mando militar: en primer lugar, la Concordia civil en favor de los miembros de los grupos armados islamistas; a continuación, la Carta llamada “para la paz y la reconciliación nacional” que, reeditando al mismo tiempo la amnistía de estos grupos, garantiza, desde su entrada en vigor en 2006, la inmunidad jurisdiccional de los agentes del Estado y amenaza con penas de prisión a quienes critican esta “solución”.

Con esta Carta, que predica el olvido y consagra la impunidad tanto de los grupos armados islamistas como de los agentes del Estado, el régimen espera saldar el pasivo humano del conflicto de los años noventa con indemnizaciones económicas e ignora la pretensión de Verdad y Justicia de las familias de desaparecidos y víctimas del terrorismo.

Haciendo tabla rasa del conflicto de los años noventa, el régimen prohibe el establecimiento de responsabilidades individuales en las violaciones de los derechos humanos, así como todo debate público sobre la responsabilidad política de unos y de otros en el desencadenamiento del conflicto y su desarrollo. Espera así perpetuarse con todo sosiego, con la adhesión de numerosos de sus antiguos enemigos armados, mientras que la sociedad argelina intenta escribir su historia en la oscuridad y se discute para descubrir la Verdad.

Hoy, asociaciones de víctimas del terrorismo (Djazaïrouna, Somoud) y asociaciones de familias de desaparecidos (Sos Disparus, CFDA), tomando conciencia que su objetivo común no es otro que la impunidad, han llegado a superar las separaciones de los años noventa, ridículas y pasadas, para hacer frente común contra el sistema impuesto por la dictadura para destruir toda esperanza de cambio.

La Coalición que han creado, llama a movilizarse para hacer caer las leyes criminales bajo la presión de la sociedad, como fue el caso de Argentina, donde las familias de desaparecidos y las víctimas de la dictadura han estado respaldadas por la sociedad civil y las fuerzas vivas del país que, haciendo abstracción de cualquier otra distinción, rechazaron la injusticia; gracias a esta movilización, las leyes de amnistía en este país, llamadas de “Punto final”, terminaron por ser derogadas.

Las revoluciones tunecina y egipcia ponen de manifiesto que una dictadura no resiste a la voluntad de un pueblo unido y consciente de sus derechos. Los procesos de los dictadores de estos países y de sus cómplices testimonian su aspiración a la Verdad y a la Justicia. El rechazo de la impunidad, expresada implacablemente por la sociedad, es el paso inevitable de toda marcha hacia la democracia.

EL CAMBIO Y LA DEMOCRACIA PASARÁN POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA

Traducción: Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT

Tous contre l’impunité en Algérie Marche pour les disparus
[Rendez-vous publié sur Démosphère]

A l’appel de la Coalition d’associations de victimes des années 1990

La Coalition d’associations de victimes des années 1990 - Le Collectif des familles de disparus en Algérie (CFDA), Sos Disparus, Djazairouna, Somoud - appelle à une manifestation pour la Vérité et la Justice, en écho à la manifestation qui se tiendra à Alger, le samedi 8 octobre à Paris. Dans le contexte des révolutions du monde arabe, la Coalition réaffirme que la lutte contre l’impunité est partie intégrante de celle pour le changement et la démocratie.

Depuis la fin des années 1990, différentes amnisties, promues par le président Bouteflika avec la bénédiction du Haut commandement militaire, ont été adoptées : d’abord la Concorde civile en faveur des membres des groupes armés islamistes ; ensuite, la Charte dite « pour la paix et la réconciliation nationale » qui, tout en rééditant l’amnistie de ces groupes, assure, depuis son entrée en vigueur en 2006, l’immunité juridictionnelle des agents de l’Etat et menace d’une peine d’emprisonnement ceux qui critiquent cette « solution ».

Avec cette Charte, qui prône l’oubli et consacre l’impunité tant des groupes armés islamistes que des agents de l’Etat, le régime espère solder le passif humain du conflit des années 1990 par des indemnisations financières et ignore la revendication de Vérité et de Justice des familles de disparus et de victimes du terrorisme.

Aujourd’hui, des associations de victimes de terrorisme (Djazaïrouna, Somoud) et des associations de familles de disparus (Sos Disparus, CFDA), prenant conscience que leur cible commune n’est autre que l’impunité, sont parvenues à transcender les clivages des années 1990, caricaturaux et révolus, pour faire front commun contre le système imposé par la dictature pour annihiler tout espoir de changement.

La Coalition qu’elles ont créée appelle à se mobiliser pour faire tomber les lois scélérates sous la pression de la société, comme ce fut le cas en Argentine, où les familles de disparus et les victimes de la dictature ont été soutenues par la société civile et les forces vives du pays qui, faisant abstraction de tout autre clivage, ont refusé l’injustice ; grâce à cette mobilisation, les lois d’amnisties dans ce pays, dites « Point final », ont fini par être abrogées

Les révolutions tunisiennes et égyptiennes montrent qu’une dictature ne résiste pas à la volonté d’un peuple uni et conscient de ses droits. Les procès des dictateurs de ces pays et de leurs soutiens témoignent de l’aspiration à la Vérité et à la Justice. Le refus de l’impunité exprimé implacablement par la société, est le pas inévitable de toute marche vers la démocratie.

La Coalition d’associations de victimes a été créée le 24 février 2006 par les associations de victimes du terrorisme islamiste, Somoud et Djazairouna, et les associations de victimes de disparitions forcées du fait d’agents de l’Etat, Sos Disparus et le Collectif des familles de disparus en Algérie (CFDA).