Noam Chomsky "Los estudiantes deberían ser anarquistas"

Lunes 28 de noviembre de 2011, por Chomsky Noam

Noam Chomsky "Los estudiantes deberían ser anarquistas"

Noam Chomsky entrevistado por Zeit Campus, Alemania, 14.09.2011, sólo existe un embrión de versión castellana (http://cepea.de/index.php?id=13&no_cache=1&tx_ttnews[tt_news]=22). Por eso traduje la versión inglesa revisada por Daniel Whitesell (http://www.chomsky.info/interviews/20110614_en.htm), cotejándola con la versión abreviada en búlgaro, Свободня Мисъл [Svobodna Misal, libre pensamiento], Sofía, octubre de 2011, que me permitió enterarme del texto. Frank 28.11.11

ZEIT Campus: Profesor Chomsky, usted no es únicamente el universitario más citado del mundo. Desde hace cuarenta y cinco años, usted es militante político; Cuando una persona mira la política hoy en día, se pregunta:¿pueden los "intelectuales conocidos" como usted llevar a cabo alguna acción?

Noam Chomsky: ¿Qué es exactamente la cuestión?

ZEIT Campus: Hay la guerra en Afganistán. El mundo está padeciendo las consecuencias de las crisis económicas. La brecha social crece cada vez más.

Chomsky: El problema es sencillo. La mayoría de los intelectuales son servidores del Poder y consultores de los Gobiernos. Se consideran a sí mismos como expertos; hace siglos que están buscando el prestigio, no es sólo hoy. Sin embargo cada sociedad tiene intelectuales críticos en sus límites. Ambas categorías tiene influencia: los servidores del Poder y los disidentes.

ZEIT Campus: Seguimos escépticos. ¿Qué ha cambiado usted en esos cuarenta y cinco años?

Chomsky: Yo personalmente no cambié nada. Fui parte de un movimiento y este movimiento realizó muchas cosas. El mundo actual es fundamentalmente distinto del de hace cuarenta y cinco años. Las acciones por los derechos civiles, los derechos humanos, los de las mujeres y la protección medioambiental, la resistencia contra la opresión y la violencia transformaron substancialmente el mundo. No comprendo cómo pueden decir ustedes que nada cambió.

ZEIT Campus: ¿cree usted que el mundo es mejor hoy por hoy que hace cuarenta o cincuenta años?

Chomsky: ¡Obviamente! Vayan ustedes por los patios del Massachusetts Institute of Technology. La mitad de los estudiantes son mujeres; un tercio pertenece a las minorías étnicas. La gente está vestida de modo más personal y está comprometida en múltiples causas. Este lugar era muy diferente cuando ingresé hace cincuenta años. Luego se pueden ver blancos, con prendas oficiales y que solo se interesan en su propio trabajo. Se puede comprobar el mismo desarrollo en Alemania y en todo el mundo.

ZEIT Campus: ¿Pero son estudiantes más politizados? Se reprocha a menudo a las generaciones de hoy su falta de interés por el mundo.

Chomsky: Pienso que este reproche es un error. El periodo de alta politización en las universidades fue muy corto, de 1968 a 1970. Antes, los estudiantes eran apolíticos. Miren la guerra de Vietnam, uno de los mayores crímenes desde el fin de la segunda guerra mundial. Pasaron cuatro o cinco años antes de que alguna forma de protesta visible sacudiera los EE UU. Esto prosiguió hasta los años 1970. La manera fue muy diferente antes de la guerra de Irak. Por lo que sé, la guerra de Irak fue la primera guerra en la historia en que las manifestaciones comenzaron antes. Mis estudiantes dejaban las clases par ir a manifestar. Eso no habría ocurrido nunca hace cincuenta años. Las protestas no impidieron la guerra pero la limitaron. EE UU nunca llegó a hacer en Irak una fracción de lo que hizo en Vietnam.

ZEIT Campus: ¿No fueron estas protestas sólo un fuego de pajas?

Chomsky: No. La politización actual es mucho más fuerte que en los años 1950. Son formas de un activismo duradero que permiten que muchas de nuestras batallas sean victoriosas. Por ejemplo, hubo un progreso continuo en el ámbito de los derechos de las mujeres. De haber preguntado yo a mi abuela si se sentía oprimida, no habría comprendido de qué le estaba hablando. Mi madre decía: "¡Estoy oprimida pero no sé qué hacer!" Mi hija se me enojaría al preguntarle lo mismo: ¡nuestro mundo es más humano!

ZEIT Campus: ¿Cree usted en el progreso histórico?

Chomsky: El progreso es lento pero dramático durante los largos periodos. Piensen en la abolición de la esclavitud o en el desarrollo de la libertad de expresión. Tales derechos no se otorgaron simplemente. Fueron las personas que unieron sus fuerzas y las consolidaron quienes lo cumplieron. Sin embargo el progreso no es un desarrollo lineal. Hay igualmente momentos de vuelta atrás.

ZEIT Campus: Si existen momentos de progreso y momentos de vuelta atrás, ¿Será mejor el mundo actual dentro de cincuenta años?

Chomsky: El mundo dentro de cincuenta años depende enormemente de lo que hace la joven generación en la actualidad. Dos grandes peligros amenazan la existencia del mundo: nuestra relación con el medio ambiente y el peligro que viene de las armas nucleares. Si no defendemos la protección medioambiental de modo más vigoroso hoy, podríamos estar sumidos en una grave crisis medioambiental dentro de cincuenta años, sin hablar de los riesgos de las armas nucleares. La terrible catástrofe de Fukushima nos recuerda que el uso no militar del nuclear genera riesgos extremos. ¡No podemos ignorar esto en ninguna circunstancia!

ZEIT Campus: Dentro de sesenta años les estudiantes de hoy tendrán su edad. ¿Qué deberían hacer de modo a repasar su vida con satisfacción?

Chomsky: Naturalmente podrían decir que vivieron contentos con sus amigos, sus hijos y el buen humor. Pero para tener de verdad una vida completa y satisfactoria, deberían reconocer los problemas y contribuir a resolverlos. Si a los ochenta años no pueden echar una mirada al pasado y decir: "¡Realicé algo!", significa que su vida no trajo respuesta.

ZEIT Campus: ¿Con sus 82 años, se siente satisfecho por lo que realizó?

Chomsky: Estar satisfecho es imposible. Mi vida tiene demasiadas dimensiones, familiar, profesional, política y varios campos más. En algunos dominios estoy satisfecho pero en otros no. Los problemas de este mundo son muy importantes. La desigualdad en los EE UU está al nivel de los años 1920 y la economía sigue teniendo una tremenda influencia en nuestra sociedad. ¡No puedo estar satisfecho!

ZEIT Campus: Un compromiso político como el suyo no es frecuente entre los universitarios. ¿Está usted algunas veces enfurecido contra los "servidores del Poder" como lo dice usted o contra sus colegas catedráticos que se concentran únicamente en su trabajo académico?

Chomsky: Considero inmoral ser un seguidor del sistema del Poder. No obstante eso no significa que estoy enfadado con alguien. Los universitarios “por naturaleza no tienen consideraciones políticas más profundas que las otras personas y no son moralmente superiores a los demás. Pero están obligados a auxiliar a los políticos para que busquen y encuentren la verdad.

ZEIT Campus: Parece que usted se está volviendo manso con la edad.

Chomsky: No. Mis enfoques y mis actitudes no cambiaron con el curso de los decenios. Continúo creyendo en lo que creía cuando era un adolescente.

ZEIT Campus: ¿Es bueno seguir creyendo en lo que creía hace casi setenta años?

Chomsky: Sí, cuando los principios fundamentales están en causa. ¡Obviamente cambié mis opiniones sobre muchas cuestiones, pero mi ideario es el mismo!

ZEIT Campus: Usted dice muchas veces que es anarquista. ¿Qué entiende con esto?

Chomsky: Los anarquistas buscan identificar las estructuras del Poder. Piden a quienes ejercitan el poder que se justifiquen. Esta justificación no aparece en la mayor parte de los casos. Por tanto la actuación anarquista consiste en desenmascarar y superar las estructuras, cualquiera sea su origen: familias patriarcales, sistema mafioso internacional o tiranías de economías del sector privado, de las grandes empresas.

ZEIT Campus: ¿Qué fue la experiencia clave que le hizo anarquista?

Chomsky: Ninguna en particular. Cuando tenía doce años, empecé a ir a las librerías de libros de segunda mano. Muchas tenían libreros anarquistas que venían de España. Por tanto fue muy natural para mí volverme anarquista.

ZEIT Campus: ¿Deberían ser anarquistas todos los estudiantes?

Chomsky: Sí. Los estudiantes podrían desafiar las autoridades y sumarse a una larga tradición anarquista.

ZEIT Campus: "Desafiar las autoridades", un izquierdista liberal o moderado podría aceptar esta incitación.

Chomsky: En cuanto una persona identifica, desafía y sobrepasa un poder ilegitimo, él o ella es anarquista. Mucha gente es anarquista. Cómo se define ella misma no tiene importancia para mí.

ZEIT Campus: ¿A quién o qué debería oponerse la generación estudiantil actual?

Chomsky: Este mundo está repleto de sufrimientos, angustias, violencia y catástrofes. Los estudiantes deben decidir: ¿Algo les concierne o no? Yo digo: Miren a su alrededor, analicen los problemas, ¡Pregúntense qué hay que hacer y pónganse a trabajar!