L@s inmigrantes subsaharian@s hacen visible lo absurdo del colonialismo español y su responsabilidad en la violación de los derechos humanos

mercredi 5 septembre 2012, par CGT-e

L@s inmigrantes subsaharian@s hacen visible lo absurdo del colonialismo español y su responsabilidad en la violación de los derechos humanos

(05.09.12 ; http://www.cgtandalucia.org/L-s-inmigrantes-subsaharian-s)

Da igual las leyes, los acuerdos internacionales, la democracia, los derechos humanos... Unas 71 personas son expulsadas de territorio español, en grupo, sin ser identificadas como personas, ni ser oídas, sin abogados, nada, ningún derecho. Son entregadas a las autoridades marroquíes que se encargarán de su deportación a Argelia. Otras 10 personas, mujeres y niños, son llevadas al CETI de Melilla

El islote de Tierra y el peñón de Alhucemas

En plena Bahía de Alhucemas, nos encontramos con el peñón de Alhucemas (Nikor) donde se encuentra una guarnición militar española, sin más sentido que el gasto absurdo de mantener esta guarnición y el ridículo recuerdo de la ocupación española del norte de Marruecos. Pero el esperpento se supera todavía más. Frente a la playa de Sfiha, a unos 60 metros, se encuentran dos rocas (una de ellas el islote de Tierra), a las que se llega sin ni siquiera nadar porque no cubre, donde se alza una bandera española en el centro y una alambrada, que no impide a los bañistas utilizar la roca como trampolín.

Y ha sido en ese absurdo “territorio español” al que llegaron unos 80 migrantes subsaharianos que efectivamente habían alcanzado territorio español que para eso está ahí la bandera, haciendo visible una realidad que en nuestra prensa se oculta : la existencia de estos restos del colonialismo español que sigue jactándose de sus crímenes sobre el pueblo rifeño y sin reparar los daños causados por el uso de gases químicos desde aviones sobre la población civil

Acuerdo entre Estados criminales

El acuerdo entre los gobiernos de España y Marruecos supone el aval para la política criminal que se está aplicando contra los migrantes subsaharianos, ese holocausto del siglo XXI que provoca la frontera de la Unión Europea en el que los estados europeos pagan al reino de Marruecos por hacer el trabajo sucio.

Las redadas de la policía marroquí, a partir de la madrugada del lunes en los campamentos que los subsaharianos tienen esparcidos desde Segangan hasta Marihuari han sido brutales. Es habitual ver a subsaharianos que han conseguido escapar de la policía o que han sido abandonados a su suerte, ensangrentados, con piernas y brazos rotos. Algunos desaparecen, nadie vuelve a verlos. Otros, tras ser brutalmente golpeados son trasladados a Oujda y deportados a Argelia.

Pero no podemos olvidar la responsabilidad directa del gobierno español en esta violación continua de los derechos humanos. Es la propia guardia civil quien entrega a la policía marroquí a subsaharianos que han conseguido saltar la valla y que se encuentran en territorio español. Ni leyes ni derechos, se les entrega al sufrimiento, a la humillación e incluso a la muerte.

Y si hablamos de mafias, las más importantes de la zona, son la que representan el gobierno autónomo de Melilla (alguien puede explicarse por qué Melilla tiene un equipo de baloncesto que a punto ha estado de subir a la ACB sino es porque Imbroda, famoso entrenador de baloncesto, es hermano del presidente de la comunidad autónoma ?) y las autoridades marroquíes de la zona. Auténticas mafias, de las de verdad.

Denuncias de la situación de los migrantes subsaharianos en Marruecos

Las concentraciones frente a las embajadas de la Unión Europea en Rabat, las denuncias contra las agresiones sufridas en Takadoum-Rabat (adjuntamos informe en francés), han sido ignoradas por el gobierno español que ha entregado a Marruecos a los migrantes que habían alcanzado el islote Tierra, sin importarle pisar el derecho internacional.

Para el próximo 12 y 14 de octubre, se prepara una caravana de protesta frente a la frontera de Sebta (Ceuta) para no olvidar los sucesos de 2005 en los que el asesinato de migrantes subsaharianos que intentaron saltar las vallas de Ceuta y Melilla, siguen impunes

Mouatamid

Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT