Funerales de Estado, Amnesia y Anarquismo.

Viernes 3 de mayo de 2013, por El Libertario, Caracas

Algunos anarquistas necesitan algún símbolo divino (Carranza y los batallones rojos, Lenin y sus anarcobolcheviques, el Gobierno republicano español y sus ministros anarcosindicalistas, Fidel, un ratito).

A propósito de Hugo Chávez Frías, la edición castellana de "Le Monde Diplomatique" (Nº: 210, abril 2013) apunta lo siguiente:

"El 27 de febrero de 1989, la población de Caracas se sublevó. Fue la primera rebelión en el mundo contra las políticas neoliberales. El gobierno “socialista” recurrió al Ejército. La represión fue feroz: más de 3.000 muertos. Hugo Chávez dirá: “El pueblo se nos adelantó. Y el gobierno utilizó a los militares como si fuesen un Ejército de invasión del FMI contra nuestros propios ciudadanos.”

O sea, Hugo Chávez nunca tuvo el socialismo infuso, y menos aún confianza en el pueblo, de ser así lo hubiera escuchado en lugar de edificar una burocracia caciquil clásica e incontrolada.

Pero me parece bien que algunos anarquistas, muchos piqueteros argentinos crean en el ex sindicalista casi patronal Nicolás Maduro, porque él, sí, milita por la Virgen de Betania (que no sirvió para salvar a Hugo Chávez, como los médicos cubanos), demostrando un socialismo cristiano genuino para el siglo XXI.

La santa, el sable, el ahijado de Hugo Chávez Frías (falta añadir el gauchito Gil y el papa Francisco y la camiseta de Newell’s) y fotos de Bakunin y Durruti, serían el camino más recto para alcanzar el comunismo libertario.

"Vechna druzhba" dirían los anarcobolcheviques, "Eterna amistad entre la Virgen de Betania, Nicolás Maduro y las multinacionales Chevron y Cía que guían a Venezuela hacia un capitalismo más eficiente, más anarquista y provechoso para el pueblo, y todos sus adictos anarquistas.

No tengo aún la preparación adecuada para creer en espejismo y me quedo bakuninista y horizontalista.

Frank, 03.05.13.

Documentos adjuntos