Contra el paquete económico camuflado del madurismo : ¡Articulación y acción !

samedi 25 janvier 2014, par El Libertario, Caracas

La casualidad de la devaluación del peso argentino, casi paralela al de la moneda venezolana, motivó este comentario de
Julio C. Gambina (en su blog 24.01.14 ; en argenpress, 25.01.14), que se podría definir como economista y universitario (nacionalista de la época en que Perón no era un partidario de las multinacionales, del poder militar y de la triple A). Un comentario que en gran parte a Venezuela :

"Es un dato que las devaluaciones favorecen a los grandes productores y exportadores y de hecho, era la demanda de los sectores hegemónicos de la producción local, buena parte asociada a la transnacionalización capitalista de la economía argentina. La contracara es el perjuicio para quienes perciben ingresos fijos, los trabajadores, regulares e irregulares, activos o pasivos, a tiempo completo, flexibilizados o tercerizados, los que reciben planes sociales e incluso productores y empresarios que asocian sus ventas a este importante sector de la sociedad. Son pocos los beneficiados, el poder económico más concentrado, y son millones los que verán afectados su capacidad de compra. Las devaluaciones no generan equidad, y aun mejorando competitividad, algo que no es seguro, supone la transferencia de recursos de los trabajadores a los propietarios concentrados del capital."

Frank, 25.01.14

Contra el paquete económico camuflado del madurismo : ¡Articulación y acción !

PERIÓDICO EL LIBERTARIO [CARACAS, 23.01.14]

En fecha 22 de enero de 2014 se conoció mediante el anuncio oficial del Vicepresidente del Área Económica del gabinete, Rafael Ramírez, de la devaluación esperada ante la falta de liquidez del Estado venezolano. El funcionario declaró que las remesas y las divisas para viajeros se harán a la paridad del SICAD, actualmente en Bs. 11,30. Este anuncio es parte del paquete económico, maquillado y promovido por cuotas, del gobierno bolivariano.

El presidente Maduro señaló que el nuevo esquema de bandas será un impulsor de la economía real y es un paso para la consolidación del socialismo. Ramírez también apuntó que no podían permitir el privilegio a los viajeros, lo cual resulta una excusa ridícula, considerando que los verdaderos privilegiados al beneficiarse de la corrupción e incompetencia gubernamental han sido boliburgueses y enchufados. Ejemplos absolutamente claros de esto los tenemos en que, para el período 2004-2012 y según las propias estadísticas oficiales, unas 10.000 empresas recibieron 181 millardos de dólares CADIVI, con las 20 más grandes captando el 25% de dicho monto ; aparte que en ese total habría que incluir los 20 millardos de dólares que - de acuerdo a confesión de voceros oficiales - fueron otorgados a empresas fantasmas o de maletín. Además, en ese lapso PDVSA gastó más de 130 millardos en compras al exterior no tramitadas ante CADIVI. Con semejantes magnitudes -que según demasiados indicios quedan muy cortas frente al despilfarro real- aparecen pequeños los casi 20 millardos que se habrían tramitado para cupos de viajeros y compras por Internet.

La nueva convertibilidad del bolívar frente al dólar representa un incremento en casi 80 % sobre la anterior tasa de cambio en Bs. 6,30 por cada unidad monetaria estadounidense. Comienzan con la migración de dos rubros pero irán progresivamente transfiriendo otros, con la finalidad de obtener más bolívares por los mismos dólares para reducir la presión fiscal y dejar en las manos del Estado el control de las importaciones.

Es una ostensible devaluación producto de los desequilibrios de las finanzas públicas habida cuenta del pago de la ingente deuda externa, el despilfarro y la corrupción. No se trata ni siquiera de una estrategia capitalista para crecer y expandir la economía, ni mucho menos de buscar relaciones de producción alternativas al desarrollismo neoliberal y al extractivismo depredador del entorno natural.

Las consecuencias de la sostenida devaluación se traducen en la subida del índice inflacionario, al generar más liquidez y no es accidental que los economistas pronostiquen para este año alrededor del 70% de inflación. Es lo que cabe esperar cuando se toman decisiones fundamentadas en la lógica del mercado y que de ninguna manera cuestionan el juego de la oferta y la demanda.

Esta coyuntura demuestra la incapacidad del llamado Comité Político Militar de la revolución, al apelar a un mecanismo regresivo y lesivo para las grandes mayorías. En El Libertario sostenemos que es una clara señal del manejo rentista de la economía porque todo está ocurriendo ante la disminución del ingreso de divisas generadas por los hidrocarburos, factor determinante de la dinámica económica y financiera venezolana.

Hacemos hincapié en que la oposición congregada en la MUD y la seudo-izquierda en el gobierno, en nada cuestionan lo esencial de esta nueva aberración del militarismo venezolano, haciéndose cómplices de la toma de decisiones del poder. Es la misma salida iniciada con el viernes negro de 1983, continuada por las distintas administraciones posteriores y solo detenida en la época de la gran bonanza financiera de 2007. Multiplicaciones inorgánicas para cubrir los egresos presupuestarios con las inevitables secuelas en la economía nacional, favoreciendo al sector financiero, de telecomunicaciones, al energético y a la burguesía importadora.

Es un nuevo efluvio del rol asignado a los militares gobernantes para mantener el esquema de capitalismo de Estado que ha signado a Venezuela desde 1926, cuando el petróleo pasó a ser nuestro primer rubro de exportación como fuente energética fósil, hasta los actuales momentos. Las soluciones propuestas ante la grave crisis que hoy padecemos, son peores que las gomecistas y siempre el peso de las mismas recae en quienes menos culpables han sido en esta ordalía que Domingo Alberto Rangel llamó “emirato petrolero”, profundizada en los últimos quince años.

Para enfrentar el agravamiento de la crisis económica para las mayorías, nuestra propuesta continúa siendo construir una alternativa diferente a la pugna interburguesa entre el gobierno bolivariano y sus falsos críticos de la Mesa de la Unidad Democrática, reconstruyendo la autonomía de las organizaciones e iniciativas populares de base y aumentando la conflictividad contra el poder autoritario en todas sus dimensiones. Para esto no hay atajos, sólo la convicción de la imperiosa necesidad del renacimiento de un movimiento social sobre bases críticas e independientes para el cambio civilizatorio necesario en Venezuela.

Enero de 2014