El anarquismo en el movimiento obrero

Sábado 12 de abril de 2014, por Lopez Arango, Santillán Abad de

La reedición de este libro es interesante para cerciorarse de cómo las ideas anarquistas pueden torcerse hasta la ruptura abismal con el punto de partida.

Con razón la introducción al libro me cita como contrario a los autores.

Y para poner los puntos en las íes basta con leer la última página, con estos tres asertos seguidos.

"La anarquía, como inspiradora y organizadora de la minoría revolucionaria del
proletariado, y no simplemente como opositora o crítica de la labor reformista y
autoritaria.

La depuración del anarquismo de todos los vestigios marxistas
que han persistido en él desde sus orígenes o que han sido introducidos por el sindicalismo.

La abolición de todos los dogmas económicos que significan una especie de
legislación previa del porvenir."

Primero aparece una afirmación sensata.

Luego viene la caza de brujas como si el marxismo no hubiera tomado en Proudhon el concepto de plusvalía cuando Carlos Marx estaba en su fase de admiración del anarquista francés, como si la lucha de clases (inseparable de la conciencia proletaria) fuera un pecado nefando.

Por fin, la puntilla que equivale a descartar a Bakunin (cuyas obras estaba traduciendo Santillán, otra contradicción suya) y a Kropotkin.

Es difícil encontrar más prepotencia y hay bastantes más.

Frank, 12.04.14

Documentos adjuntos