Asesinato de Esteban Palencia Gil, tesorero de la Casa del Pueblo de Tudela de Duero

Jueves 28 de mayo de 2015, por Castán Orosia

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Extracto de La Memoria de León Gieco

Documentos adjuntos