SAC

Declaración de principios

Nuestra emancipación como trabajadores ha de ser obra de nosotros mismos

Jueves 10 de noviembre de 2005, por SAC

JPEG - 28.8 KB
Congreso Constituyente de la SAC en 1910

1. Sveriges Arbetares Centralorganisation, SAC, es un movimiento obrero sindicalista cuyo fin es realizar el socialismo libertario. En el socialismo libertario rige la igualdad para todos. En este, los medios de producción pasan a ser propiedad de todos, y son administrados por los trabajadores. Con ello se crean las premisas para una sociedad sin clases y sin jerarquias. Por estas razones la SAC tambien es una organización feminista y antisexista.

2. En el capitalismo, el antagonismo decisivo se da entre la clase que posee los medios de producción y la clase que realiza el trabajo creador del valor. Este antagonismo conduce a la lucha de clases, en la cual los asalariados no pueden confiar más que en si mismos.

3. En el capitalismo se recurre a todos los medios para aumentar la producción y los beneficios. El crecimiento incontrolado tiene como costo la explotación criminal del ser humano y del medio ambiente; se desgasta y aparta de la vida profesional a los obreros, se desvastan recursos naturales irreemplazables, se destruyen medios de producción y se aumentan las diferencias entre distintas sociedades.

4. El concepto burgués de democratización se limita a la vida politica. La SAC quiere sustituir el parlamentarismo de los partidos politicos por una verdadera democracia que abarque también el campo económico, la producción industrial y el area cultural. Una sociedad socialista libertaria puede ser creada unicamente por la mayoria del pueblo, teniendo en cuenta a sus minorias. Por ello, las libertades y derechos democráticos conseguidos hasta ahora tienen que ser defendidos y desarollados.

5. Al igual que la sociedad libertaria que el sindicalismo revolucionario quiere crear, la SAC está estructurada según el principio federalista. Esto implica que todos los concernidos por una decisión tienen derecho a tomar parte en ella. A ningún grupo le está permitido, sin embargo, el actuar en contra de las decisiones tomadas colectivamente.

6. Los grupos más numerosos de seres humanos tienen que tomar decisiones a través de representantes. En la sociedad socialista esa delegación será rotativa (entre todos los participantes), las atribuciones de los delegados serán limitadas y sus mandatos serán revocables con el fin de que no surjan élites con intereses propios.

7. La organización sindicalista se desarrollará hasta abarcar todas las funciones sociales. Sustituirá al actual aparato de administración por una estructura social propia. Por eso la SAC está estructurada tanto en una parte sindical como en una de organización social. El crecimiento de la organización de lucha y la creciente experiencia y conocimientos de los miembros conduce a reivindicaciones en continua renovación, que - al final - traerán consigo la incautación definitiva de los medios de producción.

8. El sindicalismo es, por naturaleza, internacional, y actúa en favor de la solidaridad y la cooperación entre los asalariados de todos los paises. Quiere crear federaciones de sociedades libres que reemplazarán a los actuales estados nacionales.

9. El ser humano tiene por naturaleza un espíritu creador. Por ello, la SAC lucha por el derecho de todos a un trabajo lleno de sentido y por que los individuos puedan resolver sobre su situación de trabajo.

10. La solidaridad sindical, la conciencia de clase y la organización constituyen la base de lucha de la clase obrera contra la explotación y la opresión. La SAC organiza, por ello, a todos los asalariados, independientemente de si son llamados obreros o empleados.

11. La SAC considera la violencia como indigna del ser humano, y rechaza tanto la violencia social como la individual. Sin embargo, pueden surgir situaciones en las que los asal ariados se vean obligados a defender la libertad y los derechos conquistados.

12. La SAC considera la acción directa como el medio para transformar la sociedad y las condiciones de vida. Unicamente a través de ella se puede desarrollar la autoresponsibilidad que constituye la premisa del socialismo.