Nabat, Plataforma de Archinov y Makhno, Síntesis de Volin y Faure

Nabat, Plataforma de Archinov y Makhno, Síntesis de Volin y Faure

Miércoles 11 de enero de 2006, por Nabat

Nabat, Plataforma de Archinov y Makhno, Síntesis de Volin y Faure

Comentario :

El movimiento anarquista ucraniano Nabat (alarma/doble) surge en el momento en que nace el ejército insurreccional makhnovista en noviembre de 1918. Makhno ocupa el sur de Ucrania, y la conferencia de Nabat tiene lugar en Kursk en el norte, lo que puede explicar que el término “makhnovista” esté ausente del texto.

Luegо, a principios de 1919, se establecieron contactos : un grupo Nabat se formó en Gulai-Polé, y en mayo-junio de 1919 la Confederación proyectaba radicarse en territorio makhnovista, pero la ofensiva de los Blancos lo impidió.

Alexandre Skirda nos proporciona los documentos esenciales sobre la Plataforma y las diferentes posiciones en Autonomie individuelle et force collective (les anarchistes et l’organisation de Proudhon à nos jours) París, 1987). En los documentos aparece “ La organización Nabat en Ucrania 1919-1920 ”, publicado en Dielo Truda en enero de 1928, cuya introducción señala “ la estructura organizacional y política de “ Nabat fue hasta ahora presentada únicamente por los artículos de Volin [...como una] organización bastante flexible, fundada en relaciones amistosas y armónicas [...] De ahora en adelante, disponemos del testimonio de un compañero [que evocaba lo esencial del texto que se da aquí ] ”

Es asombroso colegir que todos discutían ignorando que el texto ruso y su traducción al español de la conferencia de 1918 de Nabat existían desde 1922. La confrontación de los textos de Nabat y de la Plateforma en 1926-1927 habría evitado horas de discusión y decenas de páginas inútiles.

En efecto, Nabat servía de justificación a unos y otros. Archinov y Makhno afirmaban que seguían fielmente la orientación de la Conferencia de Nabat y Voline y Faure igualmente.

Ahora vienen extractos significativos del texto de la Conferencia de Nabat (entre los delegados, se observa que no había ningún individualista y sólo anarcocomunistas y anarcosindicalistas)..

“ 1) La revolución social y la construcción de la comuna anarquista son un trabajo organizacional y creador, y en una gran medida constructivo, y no un proceso espontáneo insurreccional.

2) La revolución social no podrá ser llevada a cabo sino por las masas trabajadoras y no por anarquistas (o partidos). El reconocimiento de estas posturas permitirá también un acercamiento de todos los anarquistas.

Por fin, es indispensable prestar una gran atención a la siguiente condición, el “yo ” individual nunca podrá florecer en el marco de un proceso únicamente material.

La revolución social en sí, como proceso liberador de la vida social de todo lo que obstaculiza su camino y como transformación en unión de comunas libertarias, dará un estímulo poderoso al espíritu de liberación y desarrollo de cada personalidad. La individualidad libre, viviente y creadora, aparecerá y empezará distintamente a plantear sus peticiones, sus intereses y sus aspiraciones. Cada individuo se convencerá enseguida del objetivo prioritario que seguir : la participación activa en la edificación de la nueva sociedad, para orientarla hacia las posibilidades individuales más grandes, para incorporarle la libertad bajo todos sus aspectos; para conseguir de la sociedad que respete cada vez más el tesoro que representa el desarrollo amplio, libre y creador de cada individuo. Y conforme satisfagan las condiciones materiales a todos los miembros de la sociedad, habrá por otra parte la respuesta a todas las necesidades individuales, y por otra (para todos de modo igual) la liberación individual será cada vez más exigida, como meta. Su libre desarrollo es, en efecto, el sentido real de cualquier proceso de la organización social (y su misma existencia). [...]

Estos tres elementos (el sindicalismo, el comunismo, y el individualismo) son tres aspectos de un único y mismo proceso: la construcción, por el método de la organización de clase de los trabajadores (el sindicalismo), de la sociedad anarcocomunista que no es más que la base material necesaria a la plenitud completa del individuo libre. Estos tres elementos coinciden cronológicamente, y se manifiestan con fuerza desde el inicio de la revolución social. ”
([Declaración] sobre las condiciones del trabajo en conjunto de los anarquistas)

“ 4. DISCIPLINA.
Entrando en la organización, todo compañero tiene la obligación moral de tratar de aplicar en la vida los principios y problemas de la organización. La obligación de los que se encargan de algunas diligencias es cumplirla. Todas las acciones en nombre del grupo tienen que ser consideradas en la reunión general de los miembros del grupo. Los que salen en nombre del grupo, tienen que ser suficientemente autorizados por el grupo. Los compañeros darán cuenta del cumplimiento de lo que se les ha encargado. ”
(VI Sobre la organización interior anarquista)

“ 1) Creyendo que, siendo la creación de grupos anarquistas en los principios que informa la resolución sobre este asunto, y la resolución de la Conferencia sobre las expropiaciones; motivada por diversos casos de abuso del nombre anarquismo, una garantía suficiente contra la intromisión en las organizaciones anarquistas de elementos no deseables, recomienda la Conferencia a los grupos de las poblaciones, tener presente todos estos hechos y darles la mayor publicidad posible, tanto oral como escrita.

2) La Conferencia considera que en manera alguna, en ningún caso pueden los anarquistas ocupar puestos en las comisiones extraordinarias (cheka), en la milicia civil y crimínal, tribunales, cárceles, comisiones investigadoras y otras instituciones similares.

3) Los anarquistas no pueden ser directores u ocupar puestos de responsabilidad en instituciones legislativas y otras que tengan un carácter burocrático y autoritario.
( X. Lucha contra el abuso del nombre anarquismo)

Volin, en su artículo de 1934 sobre la Síntesis, en la Encyclopédie anarquista, curiosamente da un resumen de la Conferencia para descartar luego las enseñanzas. Es un modo, a mi parecer, de reconocer que la obligación de reunir los anarquistas en un conjunto disciplinado dedicado a la lucha social no correspondía a su visión libertaria, democrática y masónica.
“ Las tres ideas claves que, según la Declaración, debían ser aceptadas por todos los anarquistas serios para unificar el movimiento, son las siguientes.
1. Admisión définitiva del principio sindicalista, que indica el verdadero metodo de la revolución social.
2. Admisión définitiva del principio comunista (libertario), que sienta la base de organizción de la nueva sociedad en formación.
3. Admisión définitiva del principio individualista, siendo la emancipación total y la felicidad del individuo el objetivo real de la revolución social y de la sociedad nueva. [...]

Dicho esto, preferimos, en lugar de retomar los argumentos de la Declaración, desarrollar nosotros mismos la argumentación teórica de la síntesis. [...] ”
Por rechazar la experiencia de Nabat y apoyarse en una vana yuxtaposición fuera de la lucha de clase, las tentativas prácticas de la Síntesis no dieron frutos.
Frank Mintz

Primera Conferencia de las Organizaciones Anarquistas de Ukrania [sic] "Nabat"

DECLARACIÓN Y RESOLUCIONES
(documento para la historia del anarquismo en la Revolución Rusa )

Editorial La Protesta

Buenos Aires, 1922 [Paginación de la edición argentina]

[Nota técnica : en el texto “Ukrania” se ha corregido como “Ucrania” y “bolcheviqui” por “bolchevique”, “conferencia” por Conferencia, asicomo “fué, dió, etc.”]

[Las pocas partes no traducidas del ruso están entre [], una corrección igualmente]

Introducción

Dos hechos descollantes hay en la revolución rusa que los anarquistas tenemos el deber de esclarecer y de reivindicar contra la difamación y las calumnias sistemáticas del gobierno ruso: el movimiento anarquista de Ucrania y la insurrección de Kronstadt. Esos dos hechos constituyen la más formidable de las requisitorias contra el bolcheviquismo y la táctica autoritaria de la revolución. Con la publicación de este folleto, traducido expresamente para LA PROTESTA, del ruso, nos proponemos señalar a los trabajadores el espíritu que orientaba al calumniado movimiento de los anarquista de Ucrania.

¡Estos son los "bandoleros" a quienes llenaron de lodo los gobernantes rusos! ¡Estos son los "contrarrevolucionarios" a quienes infamaron. canallescamente los sacerdotes moscovitas del marxismo ortodoxo! Son los mismos que engrosaron las filas heróicas del makhnovismo! Son los que al grito de " !Viva la anarquía!" vencieron a los Denikin y a los Petlura y a los Wrangel y reivindicaban la libertad de los soviets contra el avasallamiento centralista del gobierno de Moscú. Son los más fieles intérpretes de la naturaleza anárquica de la gran revolución rusa. / - p. 3 -

A los compañeros
El movimiento revolucionario en Ucrania, paralizado momentáneamente por la invasión alemana en la primavera de este año, no pudo ser aniquilado por completo. La población no se dio clara cuenta de las consecuencias de la conquista del país por los austro-alemanes, y no demostró por consiguiente, una resistencia suficientemente vigorosa a su intromisión ; la población de Ucrania inició los preparativos de la sublevación, tan pronto como comprendió la naturaleza del cambio producido. Bajo el silbido de las disciplinas puestas en manos de la burguesía ucraniana por el militarismo alemán, que martirizaban el cuerpo ensangrentado del campesino insumiso, nació, creció y fortificóse el pensamiento de la necesidad de un nuevo cambio, de una nueva etapa de la revolución. Las tentativas de la reiniciación y prosecución de la revolución en Ucrania se hacen ya por la población en los momentos actuales.

El éxito de la revolución en Ucrania depende, indudablemente, del éxito de la revolución internacional, cuyo incendio invade cada vez nuevos paises. Pero a su vez puede la revolución en Ucrania influir, en gran parte, en el carácter de la revolución internacional. Mientras la revolución en los diversos países lleva todavía el carácter político-partidista, conduciendo, de esta manera, al fortalecimiento momentáneo del bolcheviquismo en la escala mundial - de cuya impotencia creadora no está aún convencido el proletariado mundial - Ucrania ya pasó el régimen bolchevique, lo ha experimentado en sí misma y más o menos ha sentido su incapacidad para reconstruir y cimentar la sociedad en los principios de la libertad integral y la igualdad económica. Y este he / - p. 5 - cho nos hace pensar que la revolución próxima en Ucrania podrá desde un principio dirigirse por el camino de la creación de las masas sin partido; convirtiéndose en revolución social, que deberá crear inevitablemente el régimen anarquista comunista. La potencia, vitalidad, fecundidad e invencibilidad de la revolución, que se dirija por este camino, será un ejemplo, digno de ser imitado, para los demás países, influyendo con ello mismo en el carácter de la revolución internacional, impulsándola por el camino de la revolución anárquica.

Estas conclusiones, obligaron a los compañeros que trabajan en Ucrania, a pensar en el modo más serio de encaminar su actividad, en el momento presente, para que ella no resulte estéril, como sucedió hasta ahora casi en todas partes. Es evidente que si no queremos que la revolución fracase, es necesario determinar, con toda precisión, el papel que tienen que llenar los anarquistas en el proceso revolucionario. Se hizo de necesidad imprescindible determinar clara e inequívocamente el objeto que persigue el movimiento anarquista y hallar los medios apropiados para la consecución del objeto perseguido, encontrar aquellos medios del trabajo práctico, que nos den la posibilidad de transportar nuestra actividad de la región critíco-destructiva a la región creadora y constructiva. Se hizo indiscutiblemen te necesario llenar tres exigencias, puestas al movimiento anarquista por la misma vida:

1) delimitarse bien distintamente de aquellos elementos, que bajo la bandera dei anarquismo pescan en río revuelto, los cuales, de una o de otra manera, se anexaron al movimiento anarquista, persiguiendo los fines más distintos y que nada tienen que ver con el objeto que nuestro movimiento persigue;

2) el minucioso conocimiento del anarquismo, como de una doctrina que se presenta como resultado de la investigación, generalización, profundización y sistematización, que aparecen en todos los tiempos de la historia de las aspiraciones instintivas e indefinidas de los desposeídos a la reconstrucción de la sociedad en los principios de la, justicia, - para aquellos compañeros que quieren, real y sinceramente, trabajar en la obra dei desarrollo del movimiento anarquista, pero que no tienen una clara concepción sobre el anar / - p . 6 - quismo, cómo de una forma determinada de organización de la vida social;

3) organizar todas las fuerzas vivas del anarquismo, unir a los partidarios de distintas corrientes anarquistas, juntar para el trabajo común a todos los anarquistas, los cuales quieren tomar seriamente parte activa en la revolución social y anarquista a desencadenarse, revolución que se concibe como un proceso de creación, más o menos prolongado, de nuevas formas de la vida social por las masas organizadas.

El grupo iniciador de anarquistas de Ucrania, Nabat, viendo la efectividad de aspiraciones análogas en organizaciones de anarquistas, que actúan en distintas partes de Ucrania, tomó la iniciativa de llamar a la primera confederación de organizaciones anarquistas de Ucrania Después de una serie de trabajos preparatorios, minuciosa elaboración de la orden del día y gira por Ucrania de los miembros del grupo iniciador, dando a conocer el congreso a realizarse y los problemas a resolver, realizóse la Conferencia, empezando sus deliberaciones el 12 y terminando el 16 de noviembre.

A la Conferencia asistieron los delegados de las siguientes organizaciones anarquistas:

Del grupo de los anarquistas de Alejandrovsk. 1, de tendencia: A. C. (= Anarquista Comunista, nota del traductor NDT).
Del grupo de los anarquistas de Sernoff, 1, de tendencia: A. C.
De la Federación de Elisabetgrad. 1, de tendencia: A. S. (Anarquista Sindicalista NDT)
Del grupo iniciador redacción del Nabat, 4, de tendencia: 3 A. S. C. y 1 A. C.
Del grupo de Kamenez-Padolsk, 1, de tendencia A. C.
Del grupo del departamento Kam. Padolsk, 1, de tendencia: A. C.
De la Asociación de Kieff, 7, de tendencia : A. -C.
Del grupo-de Konotop, 2, de tendencia: A. C.
Del grupo volante para la organización del terror y sublevación en Ucrania, 1, de tendencia : A. C.
Del grupo de Nicolaieff, 1, de tendencia : A. S. C.
Del grupo de Khakoff, 1, de tendencia: A. S. C. y cinco compañeros transeuntes, de los cuales uno era A. S. y-los cuatro restantes: A. C.

El delegado de la federación de Odesa (A. C.) vino por razones particulares,` después de la Conferencia, y se adhirió a todas las resoluciones tomadas.
Los delegados que se esperaban de Ekaterinoslav; Kre / - p. 7 - menchug y Chernigoff no llegaron a la Conferencia.

De acuerdo con los problemas a resolver, elaboró el grupo iniciador una orden del día la cual, después de algunos agregados, quedó aceptada por la Conferencia, como sigue:
[Informe de actividad]
II Apreciación de la situación creada:
a) De la situación internacional;
b) De la situación rusa en general;
c) De la situación de Ucrania.

III Movimiento de sublevación:
a) Participación en los comités de guerra -revoluciovarios; b) Participación en los batallones de sublevados;
c) Terror politico y económico (de fábrica y rural) ;
d) Organización de la Cruz Negra.

IV Movimiento anarquista:
a) Condiciones del trabajo anarquista en conjunto. Fines y medios del movimiento anarquista. Régimen transitorio. Soviets y autoridad de los mismos. Comités de fábricas y usinas. Uniones profesionales e industriales. Cooperativas. Comunas de Campesinos.
b) Organización: grupos, federaciones, confederaciones;
c) Agitación y propaganda: trabajo cultural-educativo. Periódico. Edición.
d) Medios: cuotas de miembros, subsidios, expropiaciones.
e) Organización del movimiento anarquista de toda Rusia.

V Lucha contra el mal empleo del nombre "anarquismo".
a) Posesionamiento. Expropiaciones.

VI Varios.

[Listas de las resoluciones definitivamente adoptadas]

Declaración sobre las condiciones de trabajo en común de los anarquistas

Resolución adoptada por la primera Conferencia de organizaciones anarquistas de Ucrania, convocada a iniciativa del grupo anarquista de Ucrania Nabat y que tuvo lugar del 12 al 16 de noviembre de 1918

I -Informe de actividad

II -Análisis de la situación creada : internacional, rusa y ucraniana

III -El movimiento insurreccional

IV -El movimiento anarquista (ver la “ Declaración sobre ...anarquistas ”)

V -Nuestras relaciones con las organizaciones económica y políticas existentes

VI -Organización interna de los anarquistas
[1) Objetivo de la organización ;
2) Constitución de la organización ;
3) Forma de la organización ;
4) Disciplina ;
5) Grupos de combate ;
6) Nombre de la organización.]

VII -La agitación y la propaganda

VIII -Los medions

IX - Organización del movimiento anarquista ruso

X -Lucha contra el abusivo del nombre anarquista

[Aparentemente el punto “ Varios ” no fue tratado]

Todos los asuntos indicados fueron considerados de la manera más acabada. Todas las resoluciones tomadas lo fueron por unanimidad. Fue creada en la Conferencia la Confederación de las Organizaciones Anarquistas / - p. 8 - de Ucrania, Nabat, eligiéndose el secretariado de la Confederación, compuesto por seis compañeros.

El punto preponderante de la orden del día y que más preocupó a la Conferencia, fue el problema sobre la obra de los anarquistas en conjunto. Todos los delegados presentes comprendían la necesidad de la unión. Pero nadie de ellos quería llegar a la unificación por el camino del silenciamiento de los problemas fundamentales o mediante compromisos en el terreno de los principios. Todos reconocían que la unión obtenida a este precio sería sumamente inestable, que resultaría pompa de jabón, castillo de naipes, que se derrumbaría al menor soplo de la realidad. De ahí que la Conferencia no tratase de suavizar las divergencias, de no ahogarlas, por el contrario, las descubría, las discutía minuciosamente, deshaciéndolas hasta los menores detalles. Y solamente después de que en las cuesciónes teóricas abstractas generales fue introducido un contenido vivo y real, quedó en claro que las divergencias que hasta ahora separaban a los anarquistas no existan más que en su imaginación, pero en manera alguna en la realidad. Los problemas irresolubles resultaron ser molinos de viento, para abatir a los cuales gastaron los anarquistas exceso de fuerza, de energía y de tiempo. La Conferencia reconocíó la posibilidad y necesidad de la unión y adoptó por unanimidad la declaración que esboza el tipo del anarquismo único.

La unificación de los anarquistas que trabajan en Ucrania, realizóse con suma facilidad, porque el trabajo vivo en el país reclamaba imperiosamente esta unión. Sabemos de antemano que parte de los compañeros consideran el hecho realizado de la unificación muy negativamente. Pero esto no nos confunde en lo más mínimo, porque sabemos también que estos compañeros están apartados de la realidad. Lejos del contacto con la vida, se queman ellos en su propio fuego, enredándose inútilmente en construcciones filosóficas caducas. Apreciando más la frase y la fórmula que el contenido y el fondo, y condenados por ende a vagar en el círculo encantado, han muerto sin esperanza para el movimiento anarquista. Pero todas los compañeros, que con seriedad se dedican al problema de la participación / - p. 9 - de los anarquistas en la revolución, pueden únicamente saludar con júbilo la cancelación definitiva del problema del trabajo en conjunto; resolución que encontró su expresión en la declaración de la Conferencia, y que abre de esta manera una nueva era en el movimiento anarquista.

Por lo pronto no se ha conseguido la unión más que para el movimiento anarquista en Ucrania. Pero la Conferencia no se limitó a esto solo. El secretariado de la Confederación quedó encargado de iniciar los trabajos para la unificación del movimiento anarquista en toda Rusia y después en el mundo entero. La creación de un movimiento anarquista internacional único, he ahí el problema vital, para la realización del cual dio el primer paso la primera Conferencia de las organizaciones anarquistas de Ucrania. Y todo compañero serio, sincero y leal, no puede menos que desear que los pasos sucesivos en esta dirección, tengan tanto éxito como el primero, y que los anarquistas unidos de todo el mundo puedan hacer lo que les sea posible, para el triunfo de la revolución social a desencadenarse, la cual, con la creación de un nuevo mundo de justicia, destruirá el viejo mundo de opresión y violencia.

El Secretariado de la Confederación de las organizaciones anarquistas de Ucrania, Nabat.
(Aceptado por unanimidad por la primer Conferencia de organizaciones anarquistas de Ucrania en la sesión del 16 de noviembre de 1918).

[Declaración] sobre las condiciones del trabajo en conjunto de los anarquistas
[adoptada por unanimidad por la primera Conferencia de organizaciones anarquistas de Ucrania en la sesión del 16 de noviembre de 1918]

El reinado universal de la esclavitud, la ignorancia y el estancamiento, que predominó en las relaciones sociales y en la convivencia de la humanidad, - debido a toda una serie de causas - durante miles de años, empieza a derrumbarse. Tiende radicalmente, al mismo / - p. 10 - tiempo, a convertirse en reinado universal de la libre unión y el trabajo voluntario, de la luz y el movimiento creador en general. La humanidad entra ahora en la época de esta conmovedora y gigantesca destrucción creadora: en la época de la gran Revolución.

Una vez iniciada esta revolución - debido a las condiciones excepcionales en las que se desenvuelve - tiene grandes probabilidades de abarcar, en un porvenir más o menos próximo, todos los países, volviéndose, de esta manera, verdaderamente universal, y por ende, firme y definitivamente victoriosa. La victoria definitiva de la revolución universal - cualesquiera que sean las formas primarias que adoptara esta revolución - en los distintos países -, significará su imprescindible transformación ulterior en revolución social.

El inconmensurablemente importante y sobresaliente fondo del proceso de la revolución universal que de esta manera se perfila consista en que este proceso, a medida que se va realizando, significa el principio de la evolución consecuente de la humanidad: el amplio movimiento de las masas y convivencia humana en dirección a las formas más completas de la sociabilidad, al más amplio y multiforme desarrollo de cada individualidad humana, a la consecución de toda la armonía ideal posible entre la sociedad, como medio - como base material indispensable - y el individuo, como fin, como el tesoro más preciado de la creación y de la realización espiritual de la humanidad.

Aunque la historia de las sociedades humanas era, hasta ahora, (en cierto - bastante relativo - sentido de la palabra y en cierto - bastante débil - grado) movimiento de avance, fue, sin embargo, este proceso de avance en todo momento tan estrecho, ligado, oculto, limitado, deformado y alcanzaba a un número de hombres tan reducido y tan comparativamente insignificante, que - desde el punto de vista del movimiento de las formas de convivencia social de millones de seres humanos, desde el punto de vista general histórico, mundial y humano - aparecía este avance en realidad casi como "marcando el paso", casi inmóvil.

Ahora se abre por fin la posibilidad de evolución íntegra, amplia, abierta y libremente humana; - la evo / - p. 11 - lución de las masas, de las agrupaciones- y de las individualidades.

Por fin emprende la humanidad resueltamente el camino. Por fin empieza a caminar. Por fin se encuentra en el estado de movimiento general, incesante y creador.

No es difícil - con más o menos dosis de verosimilitud, - prever las fases más próximas, las formas y la naturaleza de este gran movimiento. Consecuentemente (ya por el tempestuoso avance desolador, ya por el crecimiento de la conciencia y por la tranquila actividad creadora), venciendo todas las dificultades, obstáculos y errores que se le opongan en su camino (la resistencia de la burguesía y de la contrarrevolución; el estancamiento del conglomerado político-estatal "socialista-comunista", impotente para la creación, introducido por los partidos políticos extremos, tenderán implacablemente las innumerables masas laboriosas a crear ahora ellas mismas "su" asociación libre, real y consiguientemente fecunda, por el camino de la edificación de clases (y no partidaria), económica (y no política) de una unión viva, armoniosa y que abarque a todas las infinitamente multiformes organizaciones de la humanidad trabajadora, productora y consumidora.

Así, a la par que con la consecuente destrucción y anulación de la asociación artificial y autoritaria (imperialista-burguesa y socialista-estatal), convivencia impotente para destruir de hecho el viejo régimen y construir el nuevo, e incapaz de satisfacer las aspiraciones y exigencias de las masas en liberación - el pueblo. una vez conmovido, se verá en la necesidad de crear por su propia cuenta una asociación realmente nueva, auténticamente comunista, basada y ligada económicamente, sin autoridad. La misma vida los conducirá a la necesidad de esta forma de organización. Porque sentirán y comprenderán inevitablemente que, en caso contrarío; su obra está condenada a perecer.

Todo este proceso del derrumbamiento de la forma de convivencla político-autoritaria (la capitalista-burguesa o pseudo-comunista) y su paulatina suplantación creadora por una forma nueva, económica-popular, anti / - p. 12 - autoritaria, auténticamente comunista, - incluso la llegada de la era del tranquilo desarrollo ulterior de la nueva organización social definitivamente formada -es lo que llamamos revolución social. (Toda otra revolución, puede únicamente tener una mezcla más o menos grande de contenido social). Y afirmamos, que la revolución social puede realizarse (si posee suficientes fuerzas objetivas) solamente en estas formas y únicamente por este camino, - o no se realizará, y será, al final de cuentas, aplastada (o sea, terminada en un fracaso y en la resurrección - bajo unas u otras formas del régimen capitalista-burgués). O la revolución social, destruyendo y venciendo las formas revolucionarias pervertidas y desarrollándose incesantemente, hallará, a pesar de todos los obstáculos, su auténtica antes descripta forma, o la revolución social no se realizará.

De esta manera es evidente que la revolución social es un proceso destructivo-constructivo (revolucionarlo-evolucionista) más o menos largo, únicamente realizable mediante la intervención en el mismo del amplio movimiento de grandes masas populares que vencen los obstáculos, destruyen las vallas, subsanan los errores, y que se encaminan - poco a poco - por el camino verdadero de la construcción social y que crean nuevos modos de convivencia entre los hombres.

Es también evidente, que en su parte creadora es el proceso éste la germinación, el desarrollo, fortalecimiento y unificación de una manera real de organizaciones de trabajo y económicas, que tomarán en sus manos - o sea bajo su vigilancia y administración - tanto todos los medios, materiales y herramientas de labor, como también la organización de la nueva producción, el consumo, transporte y cambio de productos.

Es indudable que un problema tan colosal como la creación - sobre lo destruido - de una nueva agricultura, de una nueva industria, de un nuevo intercambio, transporte, comercio, etc., pueden únicamente realizarlo las masas rurales y ciudadanas bien organizadas y estrechamente ligadas entre sí.

Y es, finalmente, claro que el fondo de todo este proceso no puede ser otra cosa más que una aspiración tenaz, profundamente real y consciente y el principio / - p. 13 - de la creación de la convivencia libre, sin autoridad, económicamente igualitaria y libremente organizada.

Si ahora intentáramos hacer un esbozo de la comuna anarquista y de su composición, resultaría que este cuadro estaría en concordancia con todo lo que hemos expuesto hasta aquí. Y quedaría en claro para nosotros, que todo el proceso que veníamos exponiendo y su resultado directo - que venía creciendo a medida del desarrollo del, mismo proceso - no es otra cosa que la construcción inmediata de la comuna anarquista y la comuna anarquista misma.

En realidad, ¿qué es en el fondo la construcción de una ciudad-comuna sino la creación correspondiente de una red potente de organizaciones económico-sociales (de trabajo, de producción y de consumo), las cuales, creciendo, ampliándose e integrándose, buscan de unirse, en los principios de la unión igualitaria y sin autoridad, toda la población de la ciudad, tomando bajo su administración y asegurándole los medios de subsistancia? ¿Qué es la misma ciudad-comuna sino un gran mecanismo administrativo, puesto en movimiento por la libre e incesante actividad creadora de la población, unida sin imposición en innumerables uniones económicas, que posee en común todas las herramientas del trabajo, que produce, consume y exporta al exterior - los materiales sobrantes?

No cuesta más ver que también la aldea - en el mismo proceso de la revolución social - se verá en la necesidad ineludible de abocarse a la construcción (o la libre asociación comunal sin autoridad o sea, de la comuna anarquista, que poseerá la tierra y los útiles de labranza, de acuerdo a los principios comunistas y que organizará su trabajo sobre bases comunistas. El análisis más superficial nos muestra que sin estas condiciones no puede la pobreza campesina ni trabajar como es debido la nueva tierra, ni sacar de ella todo lo necesario, ni encauzar un intercambio regular de productos con la ciudad-comuna. En este proceso de comunización de la aldea será rápidamente absorbida la parte más rica de los campesinos, ya sea quitándoles la tierra y las herramientas comunales, como también por su adhesión voluntaria; convirtiéndose, de esta manera, también la / - p. 14 - aldea, directamente y en corto espacio de tiempo (durante el proceso de la revolución social) en aldea-comuna.

La necesidad efectiva de un ligamiento estrecho y de un intercambio mutuo de mercaderías no tardará en crear uniones sólidas de aldeas-comunas con las ciudades-comunas, o sea, nada menos que la libre federación de las comunas de ciudades y aldeas.

Resumiendo: el mismo proceso de la revolución social - destructivo, por cuanto destruye las viejas y mentirosas formas de organización -, aparece, en su parte creadora, desde un principio, anarcocomunista por su contenido, no pudiendo ser de otra manera. La revolución social es ya de por sí el proceso de construcción de la comuna anarquista. Su principio es el principio de esta construcción, el principio de la formación de la comuna anarquista.

La conclusión que sacamos es clara: no cabe discusión alguna sobre "periodo transitorio" alguno entre el "capitalismo destruido" y el "régimen anarquista". En realidad no hay tal periodo transitorio. No bien empezamos a representarnos la construcción de la comuna anarquista, cuando ante nosotros se levanta el lado creador de la misma revolución social, no habiendo donde meter esta pretendida época intermedia entre el final de la revolución social y el principio del régimen anarquista. El paso desde el momento del derrumbamiento del régimen capitalista burgués al comunismo anárquico no es el "estado transitorio", sino el principio inmediato de la construcción de la misma comuna anarquista El dominio temporal del partido político no puede en manera alguna considerarse "estado transitorio" y entra correlativamente en el trabajo de los anarquistas. Esto no es aún la revolución social. En realidad es continuación y remate de la revolución política, la cual, o hará sucumbir toda la revolución, o será desechada y suplantada por la revolución social. La tempestad aun no amaina. Tranquilidad no hay, no pudiéndose hablar de ningún periodo transitorio. Si el bolchevismo sale vencedor en la lucha, se iniciará pronto la revolución social (o sea, la anarquista comunista), la impotencia creadora del bolcheviquismo (del parti / - p. 15 - do) hará que las masas lo abandonen. La actividad propia creadora de las masas que prosiguen la revolución integral las sacará del camino amplio de la construcción anarquista comunista. [Por supuesto aquí aparece un error. El texto ruso es "La actividad creadora continua de las masas sin dañar a la revolución, las conducirá por la amplia vía de edificación del anarcocomunismo. "]

La revolución social puede no realizarse. Pero en la revolución social (dado el caso que se produzca) no hay lugar para el "período transitorio".

La adaptación de este axioma es la primera condición indispensable para que las corrientes anarquistas antagónicas puedan, al fin, darse la mano y laborar en conjunto.

Pues, siendo anarcocomunista por su contenido, deberá ser, como hemos visto, la revolución social, por el principio de organización que germina dentro de ella, eminentemente "sindicalista" (partiendo del principio de la organización de las masas) por su método de organización. Únicamente la masa organizada, mediante la creación, afianzamiento y conjunción de sus organizaciones de clase, es capaz de resolver el gran problema creador de la revolución social, la construcción de la comuna anarquista.

Precisamente como método de organización es como hay que interpretar la palabra sindicalismo, del anarcosindicalismo ruso, y reconocer que sin la acción conjunta de las organizaciones de las masas (las cuales, durante la revolución social, se convertirán inevitablemente en revolucionarias), es imposible resolver el problema de la revolución social, es imposible socializar, organizar y asegurar el nuevo aparato económico.

El reconocimiento de esta particularidad es la segunda condición de la posibilidad del trabajo de los anarquistas en conjunto.

[Observemos de paso, que todo lo expuesto antes permite afirmar con fuerza otras dos posturas, reconocidas hace tiempo por todos los pensadores anarquistas :

1) La revolución social y la construcción de la comuna anarquista son un trabajo organizacional y creador, y en una gran medida constructivo, y no un proceso espontáneo insurreccional.

2) La revolución social no podrá ser llevada a cabo sino por las masas trabajadoras y no por anarquistas (o partidos). El reconocimiento de estas posturas permitirá también un acercamiento de todos los anarquistas.

Por fin, es indispensable prestar una gran atención a la siguiente condición, el “yo ” individual nunca podrá florecer en el marco de un proceso únicamente material.

La revolución social en sí, como proceso liberador de la vida social de todo lo que obstaculiza su camino y como transformación en unión de comunas libertarias, dará un estímulo poderoso al espíritu de liberación y desarrollo de cada personalidad. La individualidad libre, viviente y creadora, aparecerá y empezará distintamente a plantear sus peticiones, sus intereses y sus aspiraciones. Cada individuo se convencerá enseguida del objetivo prioritario que seguir : la participación activa en la edificación de la nueva sociedad, para orientarla hacia las posibilidades individuales más grandes, para incorporarle la libertad bajo todos sus aspectos; para conseguir de la sociedad que respete cada vez más el tesoro que representa el desarrollo amplio, libre y creador de cada individuo. Y conforme satisfagan las condiciones materiales a todos los miembros de la sociedad, habrá por otra parte la respuesta a todas las necesidades individuales, y por otra (para todos de modo igual) la liberación individual será cada vez más exigida, como meta. Su libre desarrollo es, en efecto, el sentido real de cualquier proceso de la organización social (y su misma existencia).

Sobre la base de todo lo expuesto anteriormente, llegamos a la conclusion de que para el anarquista no hay razón alguna de descartar, en teoría o provisionalmente, el individualismo del comunismo, o el comunismo del sindicalismo. Estimamos que es hora, en definitiva, para todos los verdaderos anarquistas de aceptar y reconocer esta orientación, verdad completamente acabada.

Estos tres elementos (el sindicalismo, el comunismo, y el individualismo) son tres aspectos de un único y mismo proceso la construcción, por el método de la organización de clase de los trabajadores (el sindicalismo), de la sociedad anarcocomunista que no es más que la base material necesaria a la plenitud completa del individuo libre. Estos tres elementos coinciden cronológicamente, y se manifiestan con fuerza desde el inicio de la revolución social.

A esta triple orientación, cualquier anarquista debe estar siempre él mismo preparado en todas las fases, y preparar a los demás.

Por eso afirmamos que el tipo de anarquista, real, completo y fuerte, no debe ser ni particularmente “sindicalista”, ni precisamente “comunista” o específicamente “individualista”. Tiene que ser los tres a la vez. Tiene que ser simple y solamente anarquista. Debe jugar con todos los rayos que representa el sol de la anarquía. Debe crear y actuar con estos tres elementos del anarquismo completo. Debe ser anarco-comunista, aceptando el anarcocomunismo como inmediato, sin ninguna “etapa transitoria”, como base mate-rial organizacional de la nueva sociedad que se construye con el proceso de la revolución social. Y debe ser anarcosindicalista, en el sentido de la aceptación de la organización sin partidos de las masas, porque es la palanca de la edificación de la revolución social. Y debe ser anarcoindividualista, reconociendo que sólo el interés del desarrollo espiritual completo de la individualidad libre justifica este proceso material.

Pensamos que así, hasta los representantes de ciertas categorías del anarcoindividualismo (sino todas) hallaron su lugar en los rangos de los trabajadores anarquistas.

La revolución social puede suceder o no. Pero si ocurre efectivamente, no plantea ninguna duda para nosotros que será anarcocomunista por su forma organizacional, sindicalista por el método, e individualista en sus aspiraciones espirituales. Por ello los anarquistas - que son los apóstoles y los iniciadores de la revolución- se esfuerzan desde hace mucho, en lugar de un inútil distanciamiento recíproco sobre profundas razones, en encontrar un lenguaje común, darse la mano y unirse por un trabajo colectivo a partir de una plateforma de anarquismo único y completo.
(adoptado por unanimidad)

[Resoluciones adoptadas en la primera Conferencia de organizaciones anarquistas de Ucrania, a iniciativa del grupo de anarquistas ucranianos Nabat, que tuvo lugar los 12 - 16 de noviembre de 1918

I informe de las delegaciones

Tras escuchar los informes de los delegados de grupos locales, la primera Conferencia de Organizaciones Anarquistas de Ucrania constata :

1) Que grandes masas de la población de Ucrania, bastante decepcionadas durante el momento del régimen estatal y político del partido bolchevique, sienten simpatía y muestran un gran interés por la propaganda anarquista y existe una aceptación extraordinaria de la militancia anarquista;

2) Que el Grupo de Iniciativas de Anarquistas de Ucrania Nabat, poco tiempo después de su formación, echó las bases de un trabajo organizacional para los anarquistas en Ucrania, y que las tareas inmediatas consisten en continuar ampliando y ahondando este trabajo, al participar activamente en el movimiento insurgente en Ucrania contra los enemigos de la revolución;

3) Que ante ciertos aspectos negativos inherentes al movimiento anarquista que se abordan más lejos en las resoluciones sobre la organización, sobre el empleo abusivo de la palabra anarquismo, y sobre las expropiaciones, los mayores obstáculos a la realización de las tareas indispensables indicadas son en la actualidad: la ausencia entre los trabajadores de una concepción clara de las orientaciones anarquistas positivas y creadoras, asicomo la de medios materiales impresicindibles para amplias aplicaciones a largo plazo, y por fin la presencia de conceptos erróneos entre los trabajadores.]

Constatando este déficit considerable en el movimiento anarquista en Ucrania en el momento actual, considera la Conferencia absolutamente indispensable dirigir los más enérgicos esfuerzos para hacer desaparecer paulatinamente los obstáculos indicados y expresar la esperanza en la actividad fecunda en esta dirección del grupo iniciador y las demás organizaciones anarquistas de Ucrania.
(Aceptada por unanimidad). / - p. 16 -

II. Apreciación de la situación creada: internacional, rusa en general y ucraniana

Constatando que la mayoría aplastadora de los anarquistas se puso, desde el principio de la guerra mundial, en el punto de vista de la revolución internacional y conceptuaba la guerra como prólogo a la inevitable revolución mundial y posiblemente social; constatando, más adelante, que la extensión de la revolución más allá de Rusia aparece ahora, con el principio de la revolución en Alemania y en otras partes, como un hecho realizado, la Conferencia aprecia la situación creada de la siguiente manera:

-1-

a) Una vez pasados los límites de Rusia y empezando a desenvolverse en el plano internacional, tiene la revolución grandes probabilidades de abarcar, en un futuro más o menos próximo, todos los paises, volviéndose, de esta manera, universal, o sea, firme y definitivamente victoriosa.

b) La probable victoria definitiva de la revolución universal - cualesquiera que sean las formas primarias que adopte en los diversos países - asegurará su inevitable transformación ulterior en Revolución social internacional.

c) Una vez iniciada en el plano internacional, tendrá la revolución social grandes probabilidades - no deteniéndose en el funesto callejón sin salida del impotente para la creación, policiaco-estatal socialista-comunista, en implantación por el partido político extremo (bolchevique) - de volver del falso camino del partido polííico y salirse del atolladero al amplio camino creador de la revolución verdaderamente social, impartidista y antiautoritaria, económica y de clase, o sea, revolución anarquistacomunista.

[- 2 -]

Colocándose en este punto de vista, considera la Conferencía que el camino recorrido hasta ahora por la revolución rusa, es la primera etapa, el primer salto de la gran revolución, que tiene grandes probabilidades de convertirse en universal, social, y, al final de cuentas, en anarquista.

La Conferencia, cree, que transitoriamente rematada / - p. 17 - por la victoria del partido político-autoritario estatal, quedó la revolución rusa por un tiempo encerrada en un callejón sin salida; quedó parada en un punto muerto. La primera etapa de la gran revolución ha, de esta manera, pasado. Experimentándose esta parálisis temporal, han tenido las masas trabajadoras de Rusia que sentir inevitablemente (y ya lo sienten y reconocen) toda la impotencia para la creación y organización de la revolución autoritaria, politico-partidista y estatal. Y si este debilitamiento de la revolución no la hace, a pesar de todo, volver atrás, es solamente porque están presentes grandes fuerzas objetivo-materiales, que la sostienen temporariamente en este punto muerto y aseguran su ulterior movimiento de avance.

Las revoluciones que actualmente se llevan a cabo en Alemania y otros países centrales (Austria-Hungría, Bulgaria, etc) las considera la Conferencia como la segunda etapa, el segundo salto de la revolución, que tiende a convertirse en universal, social y anarquista.

La Conferencia cree, que aunque esta segunda etapa dará un poderoso impulso al desarrollo ulterior de la revolución internacional, no la sacará sin embargo del atolladero de la revolución politico-estatal, partidista y autoritaria. Antes al contrario: la victoria de la revolución en los países centrales fortalecerá y afianzará momentáneamente el triunfo del partido político extremo (bolchevique).

Recién cuando en la arena de la revolución salgan Francia, Inglaterra, Italia y España, - o sea países con un aparato de partido débilmente desarrollado y en cambio con un fuertemente desenvuelto movimiento impartidista, obrero, de clases y anarquista - iniciaráse la tercera y última etapa fundamental, el tercer salto de la revolución. Únicamente este salto podrá dar a la revolución internacional el vivificante empuje final en dirección a la revolución verdaderamente social y anarquista. Solamente este salto indicará a Rusia, Alemania y otros países, la salida del atolladero creado por la revolución del partido político.

La Conferencia cree que la revolución en Francia, Inglaterra, Italía, España (y después en América y así sucesivamente) se presenta, a pesar de todos los obs / - p. 18 - táculos que pueda oponérsele, inevitable, no siendo más que cuestión de más o menos tiempo.

En lo que se refiere a Ucrania, cree la Conferencia que aquí, en fuerza de condiciones absolutamente excepcionales, es el terreno para la revolución social anarquista extraordinariamente favorable ahora mismo. En Ucrania se presenta la nueva, segunda revolución, después de la enseñanza y experimento de la primera, después de hacer la prueba del régimen del partido político bolchevique. En fuerza a estas condiciones - ya estalle la revolución ucraniana ahora mismo o se desenvuelva después de la lucha con el imperialismo aliado - tendrá esta revolución grandes probabilidades de convertirse rápidamente en verdaderamente social y anarquista e influir, por su parte, de un modo decisivo, en el desarrollo ulterior de la revolución, tanto en Rusia como en el resto del mundo.

Y finalmente, tocante al temor que abrigan algunos compañeros respecto de América, Japón y China, cree la Conferencia : aún en el caso, harto improbable, de la no adhesión inmediata de estas partes del mundo a la revolución internacional y tentativas de ataque á la última, apenas podrán oponerse al proceso de la revolución universal, siendo lo más probable, que tarde o temprano se verán, a su vez absorbidos por el proceso revolucionario.

[- 3 -]

Atendiendo lo antedicho, e incluyendo toda una serie de deducciones teóricas de carácter general, llega la Conferencia a la conclusión siguiente :

Aunque las probabilidades de la contrarrevolución universal, y especialmente las probabilidades de la perversión político-estatal de la revolución, son bastante grandes, son no obstante, extraordinariamente grandes también las probabilidades de la victoria integral y definitiva de la revolución universal, que posee enormes fuerzas objetivas, y su transformación ulterior en revolución auténticamente social y anarquista.

Razón por la cual invitamos á todos los anarquistas rusos y a sus organizadores a que dirijan el máximum de sus emergías sobre los siguientes problemas prácticos más inmediatos:

a) Reanudación inmediata e intensificación de las / - p. 19 - relaciones con los anarquistas de otros países, especialmente con anarquistas, organizaciones anarquistas y obreros de Alemania, Francia e Inglaterra y la más pronta implantación de la agitación anarquista en el plano internacional:

b) Organización inmediata del trabajó anarquista, único y regular en Rusia en la más amplia escala,

y c) La participación más activa en el movimiento de sublevación y revolución en Ucrania, con el fin de fundir la obra puramente de sublevación con el movimiento revolucionario en general de las amplias masas de la población y encauzar uno y otro en el lecho común de la revolución y organización verdaderamente social, anarquista comunista.
(Aceptado por unanimidad).

III. SOBRE EL MOVIMIENTO DE SUBLEVACIÓN

Atendiendo:

a) la necesidad de la lucha más activa contra las fuerzas contrarrevolucionarias de toda especie que se enseñorearon en Ucrania y la utilizan como punto de apoyo;

b) la necesidad de introducir, lo más posible, en esta lucha el espiritu anarquista, encauzando, de esta manera, en dirección anarquista la victoria próxima y la organización de las fuerzas de la revolución, reconoce la Conferencia la necesidad de una participación amplia y activa de los anarquistas en el movimiento de sublevación en Ucrania.

Atendiendo la inutilidad o hasta el significado negativo de los batallones puramente anarquistas, de mostrado por la experiencia, reconoce la Conferencia la inutilidad de los mismos.

Tocante a la participación de los anarquistas en toda clase de batallones de sublevados y organizaciones no anarquistas, la Conferencia reconoce:

1) Indispensabilidad de la participación de los anarquistas en los batallones de sublevados de toda especie y, particularmente, en los batallones de sublevados (obreros, campesinos) impartidarios, organizados por los anarquistas;

2) Es posible la participación de los anarquistas en toda clase de organizacion de sublevados (comités re / - p. 20 - volucionarios de guerra, estados mayores, etc.), en las siguientes indicaciones:

a) Los comités revolucionarios de guerra y otras organizaciones similares pueden ser interpretados por los anarquistas únicamente como órganos técnico-ejecutivos (que aparecen como directores dentro de las actividades de operaciones puramente militares), pero bajo ningún punto de vista como órganos administrativos o díspositivos, que plantean - en cualquier forma que sea - el problema de la autoridad o la toman en sus manos;

b) En las organizaciones (comités revol. de guerra, estados mayores, etc.), que llevan carácter de instituciones de partidos políticos y autoritarios, no pueden tomar parte los anarquistas. En las partes donde existieren deben los anarquistas hacer todo lo posible para crear organizaciones análogas impartidarias;

c) Los anarquistas pueden colaborar en organizaciones que no tienen carácter político-partidario ni autoritario. Pero, en el caso de transformación de las organizaciones en las que ellos tomen parte en organizaciones partidario-políticas, deberán los anarquistas abandonarlas y tratar de crear organizaciones análogas impartidarias por separado;

d) Los anarquistas organizarán comités revolucionarios de guerra allá, donde no hubiere ninguno.

Nota. En casos excepcionales - como por ejemplo, en momentos críticos de la lucha, cuando la revolución es decisiva para su salvación - es permitida la participación provisoria de los anarquistas en las organizaciones revolucionario-militares que llevan el carácter de partido político, pero únicamente con fines puramente informativos.

La Conferencia llama la atención especial de los compañeros sobre la necesidad ineludible de:

1) no contentarse, encontrándose en los batallones de organizaciones revolucionario-militares, con ser simple combatiente; sino que consagrar todo su tiempo disponible a la actividad de propaganda, tratando de desarrollar y fortalecer en los miembros de los batallones y organizaciones ideas y hábitos de carácter anarquista; despertar el espíritu de iniciativa y actividad propia, inculcar / - p. 21 - ciertos principios morales y culturales y tratar, finalmente, de ayudar a que se apropien los principios fundamentales del anarquismo y

2) no encerrarse en el círculo estrecho del batallón o de la organización, síno que siempre tender a ligar la vida y la actividad del batallón y de la organización con la vida de la población, tratando por la palabra y el hecho excitar y fortalecer en la población la simpatía a los sublevados, desarrollar en la población una dedicación consciente a ¡a obra de la sublevación, atraer la población al apoyo efectivo de los sublevados y - sobre todo - despertar en la población una simpatía consciente a la idea y organización anarquista,

Esta actividad de los compañeros es sumamente importante, a los fines de preparación de la población trabajadora a utilizar la próxima revolución en el sentido anarquista.

Sobre el terror político y económico
En el momento actual de la lucha ilegal y armada de la revolución contra sus violadores en Ucrania, reconoce la Conferencia la necesidad de la aplicación más amplia del terror tanto en el terreno politico como - y especialmente - en el económico, con las miras a ampliarlo hasta las proporciones del terror de las masas. Llama, en esto, la atención de los compañeros sobre la necesidad de observar una conducta extremadamente cuidadosa para con el patriotismo popular.

Sobre la ayuda a los anarquistas perjudicados
Atendiendo, que en la lucha ilegal y armada que se está llevando a cabo en Ucrania hay y habrá más vlctimas de esta lucha, recomienda la Conferencia a todas las organizaciones anarquistas en Ucrania destinar fondos especiales para la ayuda de los compañeros perjudicados y a sus familias.
(Aceptado por unanimidad).

IV. SOBRE EL MOVIMIENTO ANARQUISTA
(Condiciones del trabajo de los anarquistas en conjunto. - Fines y medios del movimiento anarquista. - Régimen transitorio).
Véase la declaración correspondiente. / - p. 22 -

V. NUESTRA RELACIÓN PARA CON LAS ORGANIZACIONES ECONÓMICAS POLÍTICAS EXISTENTES
(Soviets y el poder de los mismos. - Comités de fábricas y usinas. - Uniones profesionales e Industriales, cooperativas. - Comunas campesinas de labor).

Basándose en las consideraciones generales, expresadas en la declaración, encuentra la Conferencia:

Es totalmente deseable la participación de los anarquistas en toda clase de organizaciones económicas impartidarias, - de ciudades y aldeas - aún desfiguradas, alteradas y debilitadas por la revolución política-partidaria, pero que a pesar de ello, siguen aparentemente el camino inequívoco de la construcción de nuevas formas de vida y que se unen entre sí de abajo arriba, desde las pequeñas organizaciones que germinan en las poblaciones hasta los grandes consejos regionales de organización que abarcan, todas las empresas.
Entre estas organizaciones pueden, en el momento actual, ser incluidas las siguientes: Comités de fábricas y usinas y otras organizaciones de fábricas, usinas, ferrocarriles, etc., y sus anexos; los comités de pobreza, comunas campesinas de trabajo y otras organizaciones campesinas y sus anexos. Es sumamente deseable la creación de consejos comunes de las organizaciones económicas de obreros y campesinos.

En lo que se refiere a las cooperativas, es completamente permitido a los anarquistas participar en las mismas; pero, atendiendo su carácter semi-burgués en los momentos actuales la Conferencia recomienda tratarlas con precaución.
Las uniones profesionales son consideradas por la Conferencia como una forma envejecida de la organización obrera, incapaz por su propia naturaleza, de desarrollar una acción revolucionaria y crear algo vivo, que no responde a las exigencias de la época y que no merecen, por consiguiente, especial atención.

La unificación de las empresas por industria (uniones industriales) como parte integral con los propuestos consejos de las organizaciones obreras de las empresas / - p. 23 - del esquema común de la construcción económica, de nuevas formas de vida, cree la Conferencia ser bastante adecuada.

Tocante a los consejos de diputados actuales, están tan lejos del tipo del soviet regular, que une a las organizaciones revolucionarias sociales y están tan impregnadas del espíritu del partido, político, burócrata y autoritario, que la Conferencia niega la posibilidad (a excepción, quizás, de algunos - bien pocos - soviets, donde las tendencias autoritarias no son tan evidentes) de la participación en ellos de anarquistas.

La Conferencia llama especialmente la atención de los compañeros sobre los siguientes puntos importantes:

1) En unas o en otras organizaciones, debe el anarquista dirigir continuamente sus esfuerzos para desarrollar en ellas hábitos y principios anarquistas, espíritu anarquista y, dentro de lo posible, conciencia y acción anarquista.

2) En caso de transformación total de organizaciones semejantes en perdidamente partidistas y autoritarias, lo mejor que pueden hacer es abandonarlas.

3) Encontrándose en toda clase de organizaciones, no debe el anarquista unir su voz a ningún lema y salida autoritaria de estas organizaciones, explicando lo más claramente posible, en estos casos, la razón de su negativa.

4) El anarquista debe agitar tenaz y constantemente por la creación, en lugar de los consejos de diputados actuales, de consejos verdaderos de las organizaciones de obreros y campesinos, impartidistas y antiautoritarias, que unan enverdad las organizaciones de las poblaciones por empresas y aldeas, y efectivamente capaces de traer a la realidad la organización del nuevo régimen social.
(Aceptado por unanimidad).

VI. SOBRE LA ORGANIZACIÓN INTERIOR ANARQUISTA

Considerando, que una de las razones principales del fracaso del movimiento anarquista en la revolución actual, fue la ausencia de organizaciones anarquistas, li / - p. 24 - gadas entre sí, debido a lo cual no dejó el trabajo anarquista huella demasiado profunda en las masas obreras, la primer Conferencia de las organizaciones anarquistas de Ucrania cree que es de una necesidad ineludible la unificación de los anarquistas mediante la creación de un armonioso movimiento anarquista. Llamando la atención de los compañeros sobre el hecho que, viviente, y fecunda puede ser tan sólo aquella organización en la que la unificación no lleva un carácter de formalidad, sino en la que sus mismos miembros están unidos por la comunidad del objeto y unidad de los medios de su consecuclón, adopta la Conferencia el siguiente esquema de organización:

1. OBJETO DE LA ORGANIZACIÓN
La organización de los ánarquistas tiene por objeto fundamentar el trabajo del ideal anarquista entre las masas laboriosas. La organización de los anarquists en ningún momento pretende jugar el papel de los partidos políticos, que prometen la liberación de las masas oprimidas mediante el apoderamiento de la autoridad por el partido político, ya que los anarquistas están firmemente convencidos de que la emancipación de los obreros será obra de los obreros mismos.

2. COMPOSICION DE LA ORGANIZACIÓN
Todo compañero, que conoce la doctrina anarquista, que participa de sus conclusiones fundamentales y se coloca en el punto de vista de la primer Conferencia de los- anarquistas de Ucrania, puede ser miembro de la organización anarquista.

Las condiciones de recepción de nuevos miembros son elaboradas por cada grupo.

Los simpatizantes del anarquismo se organizan en grupos y círculos de simpatizantes y, por la ilustración de la enseñanza anarquista, puede, por recomendación de miembro del grupo, ser aceptado en las organizaciones anarquistas. / - p. 25 -

3. FORMA DE ORGANIZACIÓN
Los partidarios del anarquismo se organizan en grupos en sus poblaciones respectivas. Los grupos se unen en federaciones de ciudades o regionales. Las federaciones se unen en la Confederación.

Cada grupo elige entre sí un secretario, que administra sus asuntos y mantiene las relaciones con otras organizaciones. Las federaciones de ciudades y regionales organizan un secretariado, que es elegido en la.asamblea general de los miembros de las federaciones y delegados de los grupos. El secretariado cuida de abastecer a los grupos de literatura, agitadores, lectores y propagandistas; administra, en general, los asuntos de la federación.

Los delegados de los grupos forman el consejo federal el cual discute todos los asuntos correspondientes al movimiento anarquista de la ciudad o región. Las resoluciones del consejo federal son llevadas a la práctica por el secretariado general.

El secretariado de la Confederación es elegido en el congreso de las organizaciones anarquistas y conserva sus atribuciones hasta el nuevo congreso. Es obligación del secretariado de la Confederación: la edición del órgano impreso, edición de libros, organización de escuelas de propagandistas, distribución de los miembros activos por las organizaciones, convocación de congresos, relaciones con las organizaciones anarquistas de otros países.

Nota: Luchando con todas sus fuerzas contra la centralización y presentando la completa autonomia a las organizaciones adheridas, cree sin embargo conveniente la Conferencia que las partes editora y financiera de nuestro movimiento sean, dentro de lo posible, concentradas en manos del secretariado de la Confederación, para que las organizaciones, libres de estas preocupaciones, puedan dedicarse en absoluto al trabajo entre las masas.

4. DISCIPLINA
Entrando en la organización, todo compañero tiene / - p. 26 - la obligación moral de tratar de aplicar en la vida los principios y problemas de la organización. La obligación de los que se encargan de algunas diligencias es cumplirla. Todas las acciones en nombre del grupo tienen que ser consideradas en la reunión general de los miembros del grupo. Los que salen en nombre del grupo, tienen que ser suficientemente autorizados por el grupo. Los compañeros darán cuenta del cumplimiento de lo que se les ha encargado.

5. DESTACAMENTO DE COMBATE
La Conferencia propone a las organizaciones de las poblaciones la creación de destacamentos de combate por compañeros aptos para la actividad guerrera, para el cumplimiento de diversos problemas de carácter militar.

6. NOMBRE DE LA ORGANIZACIÓN
Nuestras organizaciones sé llamarán: grupos y federaciones anarquistas Nabat. La Confederación se llamará: Confederación de organizaciones anarquistas de Ucrania, Nabat.
(Aceptado por unanimidad).

VII. SOBRE LA AGITACIÓN Y PROPAGANDA
Reconociendo toda la gran importancia de la propaganda y agitación anarquista planteada metódica y regularmente, indica la Conferencia en esta parte los próximos pasos a seguir.

1) Encarga al recientemente elegido secretariado de la Confederación de las organizaciones anarquistas de Ucrania, Nabat, organizar, anexo al mismo, la sección editora para la edición en breve de una serie de folletos y libros sobre los problemas teóricos y prácticos, [Una línea en blanco, falta “ del anarquismo. Por eso se propone al secretariado preparar”] esta edición de tal manera que llegue a interesar en ella a las grandes masas obreras y campesinas;

2) Encarga al secretariado continuar y ampliar, la obra empezada por el grupo iniciador de la edición del periódico (Nabat), haciendo todos los esfuerzos, para / - p. 27 - que este órgano sea lo más pronto posible semanal, y si las circunstancias lo permiten, diario. El periódico Nabat es reconocido hasta ahora como el órgano de la Confederación de organizaciones anarquistas de Ucrania.

3) Encarga al secretariado iniciar, lo más antes posible, la edición de la revista teórica periódica, bajo el título Put k Anarji [Camino hacia la anarquía] ;

4) Encarga al secretariado organizar, lo antes posible, la escuela de propagandistas;

5) Encarga al secretariado regularizar debidamente la distribución de periódicos y literatura en general por las fábricas, aldeas, etc.;

6) Recomienda al secretariado, como a las organizaciones de poblaciones, mantener un cierto control sobre la agitación y propaganda que se hagan en nombre dei anarquismo, y que muchas veces nada tienen que ver con el mismo;

7) Recomienda a las organizaciones de las poblaciones crear células propias de agitación y propaganda, dirigiéndose - toda vez que lo necesite - al secretariado en demanda de fuerzas, apoyo, consejo, etc.;

8) Encarga al secretariado que organice, en la primera oportunidad, una serie de conferencias públicas sobre el anarquismo.

La Conferencia cree que sería conveniente que la Confederación editaran [sic] un solo órgano común, para no desmenuzar las fuerzas y medios por los pequeños órganos de grupos.
(Aceptado por unanimidad).

VIII. SOBRE LOS MEDIOS
(Cuotas de miembros, subsidios, expropiaciones)

Expropiaciones No encerrando el problema sobre expropiaciones en la estrechez de los principios, y considerando, que la práctica de todo el movimiento anarquista pasado demostró lo inadecuado, perjudicial y funesto de este sistema, rechaza la Conferencia las expropiaciones por completo.

Atendiendo, sin embargo, las condiciones excepcional / - p. 28 - mente difíciles del trabajo ilegal en Ucrania y la necesaria ayuda de medios materiales para la favorable prosecución de esa obra, admite la Conferencia - en el útimo extremo - la realización de expropiaciones, pero con la condición única de que se realice con el conocimiento y control del secretariado y en el nombre de la Confederación; debiendo cada uno de estos casos ser publicados en el órgano de la Confederación.

Subsidio Atendiendo el.compromiso que se contrae al recibir subsidios, la Conferencia rechaza toda clase de subsidios por parte de partidos, instituciones u organizaciones no anarquistas.

Cuota de miembros Uno de los medios de obtención para los grupos, federaciones y Confederación de medios materiales necesarios para el trabajo de los mismos, puede servir - fuera de las donaciones - las regulares y voluntarias cuotas de los miembros.
(Aceptado por unanimidad)

IX SOBRE LA ORGANIZACIÓN DEL MOVIMIENTO ANARQUISTA RUSO EN GENERAL

Considerando indispensable la unificación del movimiento anarquista de todos los países, encarga la Conferencia al secretariado de la Confederación tomar las medidas correspondientes para instaurar relaciones con organizaciones anarquistas del exterior. El primer paso en esta dirección, además de la propaganda de la idea de un anarquismo único en la prensa periódica y en la edición de folletos que se dediquen a agotar este tema, debe ser incluido en la orden del día del segundo congreso anarco-sindicalista de toda Rusia, a realizarse el 25 de noviembre, en Moscú, y en caso de su resolución definitiva, convocar, por los esfuerzos unidos, a un congreso de unificación de las organizaciones anarquistas de toda Rusia. La Conferencia encarga al secretariado de la Confederación preparar un informe sobre este problema, y presentarlo al congreso de los anarcosindicalistas, delegando, a este efecto, algunos de los miembros.
(Aceptado por unanimidad) / - p. 29 -

X. LUCHA CONTRA EL ABUSO DEL NOMBRE ANARQUlSMO

1) Creyendo que, siendo la creación de grupos anarquistas en los principios que informa la resolución sobre este asunto, y la resolución de la Conferencia sobre las expropiaciones; motivada por diversos casos de abuso del nombre anarquismo, una garantía suficiente contra la intromisión en las organizaciones anarquistas de elementos no deseables, recomienda la Conferencia a los grupos de las poblaciones, tener presente todos estos hechos y darles la mayor publicidad posible, tanto oral como escrita.

2) La Conferencia considera que en manera alguna, en ningún caso pueden los anarquistas ocupar puestos en las comisiones extraordinarias (cheka), en la milicia civil y crimínal, tribunales, cárceles, comisiones investigadoras y otras instituciones similares.

3) Los anarquistas no pueden ser directores u ocupar puestos de responsabilidad en instituciones legislativas y otras que tengan un carácter burocrático y autoritario.

Negando el método de apoderamiento (de viviendas, materiales, etc.) por las organizaciones anarquistas la Conferencia lo justifica únicamente en el caso de la más extrema necesidad, no de otra manera que por la resolución de la reunión general de la organización, bajo su control y en las condiciones de utilizar lo tomado en el trabajo puramente de idea; debiendo, además, cada caso de expropiación, ser dado a la más amplia publicidad con la explicación de las causas que motivaron la necesidad de ella.
(Aceptado por unanimidad) / - p. 30 -