Montseny Federica Mis primeros cuarenta años, Res. 19

Montseny Federica Mis primeros cuarenta años, Res. 19

Sábado 4 de marzo de 2006, por frank

Montseny Federica Mis primeros cuarenta años, Barcelona, Plaza & Janés, 1987, 262 pp. Res. 19

Ya el índice delata que la obra soslaya todos los problemas. Está compuesto de ocasiones personales, parciales, efímeras, con aciertos y banalidades.

Innumerables son los olvidos: la fecha de afiliación a CNT (1923 -p. 28 -, pero hubiera sido sano, sensato, salir al paso de múltiples afirmaciones que fue mas de diez años después), Mujeres Libres, las empresas autogestionadas (una pobre página), el dinero del consejo del movimiento libertario, el exilio cenetista en Francia....

Pocos episodios sindicales, sino una evidente discrepancia por sumas destinadas a los presos que recibía la Revista Blanca del padre de Federica - Federico Urales - y que CNT quería distribuir (p.47).

El período 1925-1936 no se refiere a la influencia de la Fora sobre CNT, ni a la FAI o el treintismo, sólo apuntes individuales.

Es apreciable la falta de agresividad contra las personas (excepto Horacio Prieto). También es curiosa la ingenuidad : “ Aceptar la entrada en la Generalidad, era iniciar el proceso de la colaboración política, después de la colaboración antifascista y revolucionaria, en la que nos habíamos encontrado todos unidos. La gente “de seny”[sabiduría], entre la que puedo contarme yo, veíamos claramente todo esto y no nos hacíamos ilusiones. Pero no veíamos tampoco la tercera vía.” (p. 98 )

De su ministerio escribe : “Redacté un proyecto de Decreto, conjuntamente con la subsecretaria Mercedes Maestre, autorizando legalmente la interrupción artificial del embarazo, para aquellas mujeres que lo solicitaran en razón de determinadas circunstancias. Decreto que quedó en suspenso en la cartera del presidente a causa de la oposición de la mayoría de miembros del Gobierno, hostiles a la idea de la legalización del aborto.

Esta fue la causa por la cual tuve que recurrir al subterfugio de extender al resto de la España republicana los beneficios del Decreto sobre el derecho a la interrupción artificial del embarazo, adoptado por la Generalidad de Cataluña. “(p. 132).

Es sintomático que la parte dedicada a la estancia en el exilio durante la Segunda Guerra Mundial ocupar unas cien páginas y la sobre la guerra civil, unas setenta. Toda una manera para no profundizar nada que atañe a la Confederación.

Nada mejor que acudir a escritos de Federica de la guerra civil y para ser breve, tomo sólo dos. El primero es el texto completo del discurso de Federica del domingo 20, reproducido por el diario Fragua Social de Valencia. el 22 de septiembre 1936, pp.2 -3.

La CNT y sus personas representativas tenemos une concepción especial, y esa concepción especial que nosotros tenemos, nos lleva a asumir la dirección del movimiento, porque en el instante mismo en que una clase o un partido se convierta en dirección, única, se habrá creado una dictadura y todas 1as posibilidades revolucionarias habrán quedado estranguladas. Por tanto, nosotros, ni queremos asumir la dirección única de la lucha contra el fascismo, ni estamos dispuestos a permitir que nadie asuma esa dirección única.

En lo que a Cataluña se refiere - y es preciso que en este instante no me olvide que representaba a la región autónoma en el pleno de regionales de Madrid - en lo que a Cataluña se refiere, que es donde el aspecto económico de las cosas han llegado más lejos, ha sido precisamente esa tónica de comprensión, de no precipitación, la que ha guiado todos nuestros pasos. Incluso en el congreso de campesinos, el acuerdo que se tomó fue ir a la colectivización de todas las tierras, respetando el derecho del pequeño propietario que se empeñe en continuar cultivando por sus propios brazos una parcela de tierra.

Queríamos demostrar con esto que nosotros no íbamos contra los intereses de los pequeños propietarios, proletarios como nosotros, y queríamos demostrar con esto también, que la lógica, que el ejemplo, pueden más que las medidas draconianas y violentas.

A los pequeños propietarios catalanes, a los payeses catalanes, si les hubiéramos dicho que les íbamos a expropiar la tierra, los hubiéramos levantado en armas contra nosotros, mismos. En cambio, por el ejemplo, por la lógica lo que ellos ven, por el rendimiento que dan las tierras colectivizadas intensamente utilizando todos los procedimientos mecánicos modernos, ellos mismos de una manera espontánea, sin violencias, se aúnan a la colectivización, sumando sus pequeñas propiedades a la gran propiedad común, propiedad comunal, propiedad colectiva, propiedad en la cual derraman los sudores todos por igual y en la que todos por igual sacan idénticos beneficios.

Si hubiéramos de hablar al desgaire de todo lo que podía hacerse y no se ha hecho en estos dos meses trágicos, si hubiéramos de hablar al desgaire de la posibilidad que ha habido de tener todos los elementos ofensivos y defensivos que no se han tenido, mientras en Madrid, en el Banco de España, hay millones y millones de oro estacionado (aplausos); si hubiéramos de decir cuál ha sido nuestra rabia, cuál ha sido nuestra impotencia, viendo posibilidad de realización de todo, de batir de manera eficaz y definitiva en una semana o dos, como máximo, al fascismo, y que no se ha podido hacer por la incapacidad, por la incomprensión de los otros, diría demasiadas cosas y prefiero no decir ninguna.”

El estilo es vigoroso y Federica va al grano.

El otro documento consiste en extractos del folleto Mi experiencia en el ministerio de sanidad y asistencia social conferencia pronunciada el 6 de junio de 1937, en el teatro Apolo, Valencia.

El prólogo es inquietante :

“Leed, camaradas, lo que a continuación sigue. Ved en qué forma la CNT ha llevado al ministerio de sanidad y asistencia social a la emoción constructiva de sus grandes ideales. Ved, que no ha sido estéril nuestro paso por el poder. Meditad sobre el contraste que ofrece la conducta de los unos y la de los otros. Enteráos de cómo nuestra gloriosa central revolucionaria ha sabido remover el rutinarismo burocrático en su afán de crear; como los ministerios han servido para algo que no fuese favorecer a los amigos.

El acierto de Federica en su conferencia, es el reflejo de otro acierto más fundamental y de consecuencias duraderas : el de su elección por la CNT para el cargo que desempeñó con honradez poco común, con inteligencia y con un criterio nuevo de acción constructiva.

Las páginas que siguen son la exposición de una obra al servicio de España.

Sección de propaganda y Prensa del Comité Nacional de la CNT. 12 de junio de 1937.”

Dicho de otro modo, la participación gubernamental es imprescindible y Federica no dijo algo muy distinto, empezando por una larga exposición.

“Así actuamos nosotros. Así obramos nosotros, pero la experiencia de otros países, la situación creada a nuestro movimiento en los países en que, después de haber colaborado, de haber luchado y dado su sangre en movimientos revolucionarios, fue exterminado, destruido ; la experiencia de cuánto había ocurrido a los anarquistas de otros países, había de plantear también, para nosotros, otra cuestión de fondo y forma. Nosotros no podíamos quedar al margen de la dirección de España. Nosotros no podíamos quedar reducidos a actuar en una colaboración platónica, por cuanto sobre buena parte de nuestras fuerzas se levantaba la escasa legalidad que en España había. Colaboración platónica en el respeto y reconocimiento de derechos legítimamente conquistados por la CNT el 19 de julio y los días que al 19 de julio siguieron. Por lo tanto para nosotros, como anarquistas y como movimiento obrero, por encima de nuestros propios ideales, por encima de nuestra propia finalidad por encima de todo, se antepone una nueva razón, razón de índole general también y de índole propia orgánica nuestra ; si bien no podíamos ni deberíamos comprometer la unidad del frente de lucha antifascista lanzándonos a intentos de realizaciones totalitarias de nuestros ideales, tampoco podíamos quedar al margen de la dirección de la revolución española y de los destinos de España. En el vado o en el puente. Y de una manera decidida consciente, sin rectificar nada de lo que representaba y representa el credo de nuestras ideas, la CNT acordó intervenir en el Gobierno ; un gobierno que para nosotros no podía ser un gobierno como los demás gobiernos; un gobierno que había de ser el aglutinante de todas las fuerzas antifascistas, que había de ser la suma de todas las voluntades puestas en tensión para vencer al fascismo. Y así entramos en el Gobierno. Con una dosis incontestable de ilusiones y de buena voluntad.

Acostumbrados a otras actuaciones, acostumbrados a trabajar en los sindicatos, a la actividad, a la propaganda a la labor silenciosa y constante de un movimiento que se hace que se forma de la oposición y que en la oposición trabaja, con pequeñeces y miserias como todos los movimientos, pero con una dosis de desinterés, de entusiasmo, de respeto y generosidad que otros movimientos no tienen, nuestra entrada en el Gobierno había de significar también el paso doloroso por una experiencia que ha de sernos seleccionadora. ¡Cuántas reservas, cuántas dudas, angustias internas hube de vencer yo personalmente para aceptar ese cargo !, Para otros, podía ser la meta, podía ser la satisfacción de ambiciones desmedidas. Para mí no era más que el rompimiento con toda una obra y con todo una vida, con todo un pasado vinculado a la constancia de mis propios padres. Había de representar para mí un esfuerzo tremendo hecho a costa de muchas lágrimas. Y acepté. Y acepté venciéndome a mí misma ; y acepté dispuesta a lavarme ante mí misma de lo que yo consideraba ruptura con todo lo que yo había sido, a condición de mantenerme siempre leal, siempre recta y siempre honrada, siempre fiel a los ideales de mis padres y de toda mi vida. Y así entré en el Gobierno y así salimos para Madrid. Y así llegamos a Madrid. Y así se celebró el primer consejo de ministros. No quiero hablar de ello. García Oliver mejor que yo y mejor que todos nosotros, os ha escrito aquellos momentos. No los juzguemos, no volvamos la vista atrás. ( p. 7)”

En síntesis, “ Y de una manera decidida consciente, sin rectificar nada de lo que representaba y representa el credo de nuestras ideas, la CNT acordó intervenir en el Gobierno [...] suma de todas las voluntades puestas en tensión para vencer al fascismo.” El “sin rectificar nada” es una patraña manicomial y luego Federica evocó su labor ministerial

Por ejemplo, yo pretendía y lo conseguí, transformar la estructura burocrática del Ministerio y darle el carácter de representación sindical y de actuación de los funcionarios como trabajadores al lado de un trabajador más que estaba con ellos y que era el ministro. (p.10)”

Después empecé a trabajar en la ordenación de los hogares infantiles. También mis ideas, formadas sobre esto querían transformar el concepto conventual y cuartelero del asilo, considerando que los niños no podían vivir, no pueden seguir viviendo en la tristeza del amontonamiento de la soledad de la falta de hogar. Que si hacíamos una revolución social política, habíamos de hacer también una revolución cultural, una revolución de costumbres, y que los hogares infantiles, los que yo quería crear para los niños sin padre y para los niños que la guerra dejaría sin padre, habían de ser ya el ensayo, habían de ser el comienzo de lo que serían mañana las ciudades de la infancia. (p.17)”

Dedicó mucho espacio a su labor por los refugiados, la escuela de puericultura de Valencia y abordó un tema más femenino.

Queríamos crear, trabajábamos ya en la creación de los llamados liberatorios de prostitución. Considerábamos, consideraba ya que no era posible terminar por Decreto con la prostitución, porque la prostitución representa un problema de carácter social que no se puede resolver radicalmente. [...] mientras no se consiguiera transformar la mentalidad de los hombres y de las mujeres, mientras España no superase moral sexual, en una palabra, la abolición de la prostitución era imposible. [...]
Nuestros llamados liberatorios de prostitución estaban destinados a ser casas discretas, casas en las cuales las mujeres que no quisieran continuar comerciando con su cuerpo, pudieran acudir, tener una habitación, encontrar trabajo, [...]

Todo esto ha quedado también en cartera, como queda en cartera la idea general que presidió y animó toda mi gestión. Otros deben continuarla.(p.27)”

No hubo una palabra sobre el aborto, ni apellidos de médicos que colaboraran ni cifras algunas, trimestrales o por provincias. Como Federica hablaba de todo sin reserva, mi interpretación es que no hizo nada para el aborto (me parece que una intervención suya en una entrevista filmada en los 80 aludió a la mujer catalana evolucionada, apta para el aborto, al contrario de las demás de las otras provincias) y como luego en pleno feminismo de los 1970 su conducta quedaba ridícula, se valió de la argucia que evoca en el libro reseñado, para atribuir a sus colegas del Gobierno su propia reserva o negativa.

Y para el resultado de la participación de la colaboración en el gobierno, así se expresó Federica.

“Son los obreros, los trabajadores, con una nueva concepción de la vida y una nueva concepción del derecho, que se rebelan contra el viejo estilo de la política del capitalismo y que dicen : presente. Soy yo quien trabaja, soy yo quien edifica, y he de ser yo quien administre y quien dirija aquello que he creado. (Muchos aplausos)

Y esto es lo más fundamental, lo más histórico, lo más definitivo, lo más importante del paso de la CNT por el Gobierno, de la incorporación de la CNT a las tareas del Gobierno.

Ahora bien; una vez esta concepción creada, una vez este hecho demostrado, una vez esta verdad convertida en axioma irrebatible, comprobado y verificado por los hechos, ¿creéis vosotros que es posible, que es factible, que puede gobernarse hoy en partidos políticos sin contar con la responsabilidad de Gobierno, con la colaboración en el Gobierno - hoy, mañana ya hablaremos - de las organizaciones obreras? Es ya imposible. Nada puede hacerse contra nosotros y sin nosotros. (p. 30) - 1 -”

Dejando el detalle de la argumentación copiada de la fraseología del PC, el pisoteo de la acción directa de los trabajadores en la base, el abandono de la tradición bakuninista de la I Internacional, de la experiencia del movimiento makhnovista y del comunismo libertario de Isaac Puente que interpretaban los trabajadores desde 1933, quedaba claro en las palabras de Federica que la intervención gubernamental debía prolongarse.

Todo era una justificación definitiva de la participación gubernamental.

A fines de 1938, la Soli publicaba fragmentos de un discurso de Federica a los reclutas catalanes digno de cualquier chovinista, lo que demuestra que su ilusión y su convencimiento de actuar desde arriba por la CNT era duradera, a diferencia de Santillán que supo reflexionar, si bien cayó luego en un delirio procapitalista.

1) Se observa que José Peirats, respetando el sentido del texto, trunca el estilo de Federica y no señala los cortes. Un ejemplo : después de la frase que termina con “ aquello que he creado. ” Continúa con “ Ahora bien : ¿creéis vosotros que es posible, que es factible, [el resto normal] -ahora, mañanas ya hablaremos - sin contar con las Organizaciones, sin contar con los Sindicatos ? [lo demás sin tijeretazos hasta] sin nosotros.”, La CNT en la revolución española, tomo II.