Valeriano Orobón Fernández anarcosindicalismo y revolución en Europa, Res. 20

Valeriano Orobón Fernández anarcosindicalismo y revolución en Europa, Res. 20

Sábado 4 de marzo de 2006, por frank

Valeriano Orobón Fernández anarcosindicalismo y revolución en Europa, Federación Local CGT Valladolid, 2002, 302 pp. Res. 20

Hace años que se esperaba tal libro, y con el tesón de los casi jóvenes Jesús Sáinz y José Luis Gutiérrez Molina y de la siempre joven abuela Antonia Fontanillas, sale una edición que supera las esperanzas, porque están textos en alemán de Valeriano traducido por su sobrino Felipe Orobón Martínez.

Valeriano Orobón Fernández formado e iniciado a las Ideas en su tierra de Valladolid, emigró a Francia y luego a Alemania durante la dictadura de Primo de Rivera. Estos tres focos de impregnación y tensiones dieron a Valeriano un cúmulo de experiencias y contactos. Con el idioma alemán pudo acceder fuentes directas en particular la realidad de la URSS, y vio el nazismo en plena ascensión con el derrotismo de los socialistas y comunistas alemanes. Se codeó con los anarcosindicalistas alemanes, conociendo y traduciendo un libro (Eliseo Reclús. La vida de un sabio justo y rebelde, 1929) y artículos de Max Nettlau y, sobre todo, estando en el secretariado de la AIT.

De carácter decidido tuvo una polémica con Diego Abad de Santillán (en su periodo espontaneísta antes de cambiar del todo) a propósito de la necesidad de preparar la organización económica de la sociedad libertaria.

Al regresar a España en 1931 estuvo preocupado por los problemas internos de la CNT, manteniendo la opinión de la necesidad de superar las discrepancias para ir a la unión revolucionaria. Y supo congeniar con los cenetistas madrileños de la construcción, Cipriano Mera, Teodoro Mora.

Así escribía sobre la Alemania de 1931 en un periódico de la Faud (federación anarquista de Alemania): "Los partidos marxistas y sus sindicatos centralistas subordinados de todo tipo, que pretendían conquistar con mayor o menor rapidez y radicalismo el Estado, han sido conquistados por éste. Se han engañado y se ha traicionado a la clase obrera." El comentario sigue totalmente válido hoy en día.

En cuanto al nazismo tiene una interesante observación: "Para captar con éxito algunos elementos proletarios, y disimular el sentido retrógrado de sus fines, ha dado un astuto barniz social su programa. Con frases revolucionarias ha denunciado el papel explotador del capital financiero, señalando el "yugo de los réditos" como fuente de todos los males. Esto se debe, sobre todo, al hecho de que la Banca alemana se halla controlada por financieros judíos, cosa que a los ojos antisemitas de los nacionalsocialistas les parece un ultraje a la soberanía de la raza germánica. En cambio, dan el visto bueno a la explotación que, con la racionalización industrial más refinada, hacen víctima a los obreros los Thyssen, Krupp, Boergig, y otros capitanes de industria de acreditado tronco ario." (p.206) Nos interesa igualmente hoy por hoy porque cuaja perfectamente con algunos elementos de la extrema derecha francesa y española.

Sobre España, Orobón tenía una visión directa y cruda : "La revolución del 14 de abril tuvo carrera corta, bullanguera y estéril. Paró menos que los montes de la fábula. Y antes de que despertase murió estrangulada por sus tutores republicano-socialistas. La reacción respiró tranquilizada y tomó billetes de vuelta. El vacío inicial de la democracia burguesa -vacío de planes e ideas- se llenó pronto de contenido antisocial." (abril 1933)

Y ratificó su postura con su participación en un mitin en Barcelona con Benito Pavón, Domingo Germinal y Buenaventura Durruti defendiendo la consigna “Frente a las urnas, la revolución social”.

Y con los comunistas Orobón no podía ser amable : " Hablar de "frente único" cuando dentro de la opinión comunista el mismo Bullejos ha determinado la escisión en cuatro sectores [....] tenía que ser acogido por los trabajadores madrileños con las naturales reservas. [....] El único frente único que hasta ahora les ha salido bien a los comunistas, ha sido el concertado, indirecta pero efectivamente, por el partido comunista alemán con las hordas fascistas de Hitler, con ocasión dl referéndum iniciado para disolver la Dieta prusiano en agosto pasado." (1932) "Los sindicatos rusos y las corporaciones fascistas tienen una analogía singular y vegetan en las mismas condiciones políticas, sin derecho de huelga ni libertad de ninguna clase, como meros órganos sometidos al arbitrio del Estado patrono." (mitin de controversia pública en Madrid en febrero de 1932)

Por fin está el artículo famoso, que José Peirats califica de “histórico trabajo” en su historia de la CNT : "Frente único. Consideraciones sobre la unidad. “¡Alianza revolucionaria sí ! Oportunismo de bandería, no ¡” publicado en La Tierra, el 2 de enero de 1933.

Afirmando que la situación sólo podía desembocar en “ fascismo o revolución social “ deducía : “ Por eso, y no en virtud de interesados paletismos de importación, los trabajadores españoles coinciden hoy instintivamente en apreciar la necesidad de una alianza de clase que ponga fin al paqueo interproletariado provocado por las tendencias y capacite al frente obrero para realizaciones de envergadura históricas."

Tras saludar la incorporación de los socialistas y a la lucha y amenazar a los comunistas, escribía Orobón :" Y la unidad revolucionaria, se hará, no para encumbrar cacique ni hacer ministros pequeños burgueses, sino para acabar con el tinglado capitalista y empezar la gran construcción de un mundo nuevo y libre."

Y concretamente abogaba por una "democracia obrera revolucionaria" fundada en un sistema análogo a la "República de los Consejos Obreros" de Alemania en 1919, con cinco puntos -exclusión de toda política de colaboración con el régimen burgués", -"democracia obrera revolucionaria", -"Socialización inmediata de los elementos de producción [...] reintegro de los parados,. [...] intensificar el rendimiento y elevar todo lo posible el nivel de vida del pueblo trabajador; implantación de un sistema de distribución rigurosamente equitativo [...], - economía basada sobre "organizaciones municipales e industriales" -, “Todo órgano ejecutivo necesario para atender a otras actividades que las económicas estará controlado y será elegible y revocable por el pueblo."

Y concluía "¿Garantiza nuestra plataforma de alianza el comunismo libertario integral para el día siguiente de la revolución? Evidentemente no. Pero lo que sí garantiza es la derrota del capitalismo

Esta postura fue en parte llevada a cabo durante la experiencia asturiana. Es indudable que la oposición de las cúpulas del PSOE, del recién nacido POUM y del PC fue profunda, pero uno se pregunta si de parte de CNT y de la FAI, hubo una recapacitación suficiente de las propuestas de Orobón Fernández, en particular a partir de 1936.