El liberalismo de avanzada

Jueves 20 de abril de 2006, por Solomonoff Jorge

Jorge N. Solomonoff
El liberalismo de avanzada

Es la introducción a un libro epónimo - Buenos Aires, Proyección, 1973 -, que presenta textos de William Godwin, Max Nettlau, Benjamín R. Tucker, Rudolf Rocker y Herbert Read.

Y la paradoja es que el texto del presentador supera con creces la antología y por eso incluí la paginación original. Para mí es un texto fundamental que señalé como una oposición al sesgo pro capitalista de Abad de Santillán (ver en este portal “El pensamiento de Santillán sobre la transformación económica revolucionaria, la guerra civil y la violencia “).

Además sintetiza brillantemente Solomonoff la diferencia entre lo que denomino “anarquismo social” y lo que Jorge bautiza “El liberalismo de avanzada” (como escribe “hacia la derecha”), bien se puede ir hasta “anarquismo de derecha”.

Los puntos comunes que Solomonoff aísla son :

- la consideración que “ninguna forma de organización social puede ser considerada justa”, si no respeta “el desarrollo de la libertad, la autonomía individual, de todos y cada uno de los integrantes de la sociedad.” Un olvido significativo de la miseria del Tercer Mundo y de las luchas con los hambrientos en Ucrania y en España.

- “La imprecisión en cuanto a los caracteres específicos, estructurales, de una sociedad libertaria y, en concordancia con ello, la misma vaguedad, cuando no total omisión, respecto de los medios operativos adecuados para tales fines”

- un rechazo blando del Estado.

- una diabolización de la lucha de clase y del marxismo, o sea - agrego yo - echar por la borda a los análisis económicos de Proudhon, al Bakunin revolucionario y sindicalista.

- una crítica social principalmente moral, que confía en la evolución y que deja actuar las fuerzas contrarias, como lo expresa Jorge con mayor precisión y rechazo.

Frank Mintz, 20.04.06.

El liberalismo de avanzada

La distinción conceptual entre liberalismo de avanzada, o ultraliberalismo, y anarquismo revolucionario surge entre algunos sectores militantes y, en cierta medida, es asumida por éstos como representación de tendencias polares dentro de la ideología y la acción política libertarias contemporáneamente con la dramática aparición de banderas negras, inscripciones en las paredes y consignas coreadas anarquistas y "posters" de Bakunin junto a los símbolos de la izquierda marxista durante los acontecimientos de "mayo 68" en París. En realidad esa polarización es una consecuencia directa de tales acontecimientos. La reaparición en el seno de la sociedad de consumo de viejas posiciones revolucionarias, que ubican el núcleo dinámico del cambio social en la acción directa de las masas a través de sus propias organizaciones de base y no en la dirección de un partido fuertemente jerarquizado, reactualizó la vieja utopía redentora que tantas veces conmovió los cimientos de la socie - p. 7 - dad europea. El surgimiento de la llamada "nueva izquierda" en los países capitalistas industrializados, con repercusiones dentro del área "socialista", es sin duda un momento del proceso económicosocial que se produce en occidente a partir de la segunda posguerra y la "guerra fría", y reconoce como antecedentes inmediatos las críticas al "modelo soviético" y los replanteos internos del marxismo posteriores a la muerte de Stalin, la rivalidad entre la URSS y China, las luchas por el poder mundial, dentro de las cuales aparecen las guerras neocolonialistas y la toma de conciencia de la realidad del "tercer mundo". Por otra parte, el sistema capitalista demuestra una agresividad y capacidad de adaptación que desalienta todo vaticinio de decadencia y muerte a fecha fija. Todo ello exige la redefinición y alineamiento de las fuerzas sociales en presencia y, naturalmente, de los marcos teóricos e ideológicos orientadores de su acción. Con el propósito de aportar elementos de juicio para esa compleja problemática social y su elaboración ideológica, el objeto de esta compilación es explicitar la componente históricamente interna al pensamiento anarquista que, adoptando los términos de la polémica, denominamos liberalismo de avanzada.

Anecdóticamente, la aparición de una nueva línea de tensiones dentro de la tendencia que disputó al marxismo la hegemonía en el campo socialista hasta comienzos del siglo xx se originó en un congreso que se llevó a cabo en la ciudad de Carrara, Italia, en setiembre de 1968. La participación en ese evento de jóvenes militantes de varios países -especialmente la presencia de Daniel Cohn Bendit, que - p. 8 - fuera promocionado a "estrella" por los "mass media"-, en las circunstancias ya señaladas, prestaron a dicha reunión una desusada publicidad. Desde entonces los medios de comunicación de masas orientaron la atención pública en otras direcciones, pero la cuestión que nos ocupa, las formas más radicales de la filosofía liberal surgida en el siglo xviii y que constituye uno de los puntales ideológicos de nuestra actual sociedad, interesa no sólo a determinada fracción política sino al conjunto de visiones del mundo, el hombre y la historia que explican y otorgan una finalidad a la acción y el devenir sociales. Hemos seleccionado una corta serie de textos, poco conocidos por el público, en buena medida incluso desconocidos por esa parte del público que podría considerarse especializada, que por su representatividad y contenido conceptual otorgan carnadura y apoyo demostrativo a la descripción que intentamos.

* * *

Las relaciones de conjunción y oposición entre socialismo y liberalismo dentro del anarquismo, así como sus consecuencias teóricas y prácticas, son de vieja data y nunca fueron totalmente ignoradas. A principios del presente siglo un historiador de la economía definía al anarquismo, en un estilo formalmente dialéctico, como criatura del liberalismo y del socialismo, por tanto negadora de ambos. En una enciclopedia editada no hace mucho en la Argentina hallamos al anarquismo definido como liberalismo extremista. Lo relativamente nuevo, originado sin duda en la reciente co - p. 9 - yuntura política, pero que debió madurar en la necesaria reflexión acerca del largo eclipse del anarquismo en el espectro político mundial, que el desenlace de la guerra civil española permitió suponer definitivo, consiste en que las actuales redefiniciones apuntan a las bases teóricas y sociales del anarquismo en tanto que movimiento histórico de opinión. Está claro, por otra parte, que el rótulo de anarquismo cubre un conjunto de elementos heterogéneos y en algunos casos incompatibles entre sí.

Es necesario tener en cuenta un factor que puede ser evaluado de distintas maneras, pero sobre cuya importancia práctica no caben dudas: el anarquismo carece del expositor y sistematizados cuya autoridad sea universalmente aceptada, comparable, en ese sentido, a Marx. De la misma manera, dentro del anarquismo no existe ni ha existido, por razones de elemental coherencia ideológica, una organización o cuerpo político que pudiera establecer eficientemente una ortodoxia. En realidad, la historia de esta corriente de ideas podría ser descripta como una ininterrumpida guerra entre ortodoxias opuestas: organizadores vs. antiorganizadores ; colectivistas vs. comunistas; sindicalistas vs. especifistas; participacionistas vs. antiparticipacionistas (en el gobierno republicano español), etcétera. Estos conflictos pueden ser considerados en buena medida como históricamente superados y subsumibles bajo la dicotomía de la cual uno de sus términos nos ocupa. Pero, asignarle un nombre a un fenómeno no es igual a definirlo; queda, ciertamente, el problema previo de establecer el objeto de nuestra investigación. - p. 10 -

En primer lugar, y en la medida que se acepte como verdadera la existencia de una vertiente liberal y otra socialista dentro del anarquismo, esa distinción no se refiere a cosas netamente separables sino a conceptos, niveles de análisis referidos a una construcción ideológica que, aun admitiendo su falta de sistematicidad, en tanto que explícitamente una visión del mundo es una totalidad relativa cuya realidad está dada por los individuos y las colectividades que la sustentan y la actúan. Puesto que nuestro análisis se refiere a textos, hemos seleccionado autores que expresen con la mayor claridad, al menos como tendencia dominante, el matiz que nos interesa al tiempo que su pertenencia al campo anarquista se preste a los menores equívocos posibles. Por las razones que explicitaremos en cada caso estos son: William Godwin, Max Nettlau, Rudolf Rocker, Benjamín Tucker y Herbert Read.

En este orden de ideas, la vertiente opuesta estaría representada por los autores que, partiendo de Proudhon y Bakunin, incluyen a Malatesta, Kropotkin, Gori, en cierta medida Pelloutier, etc. que plantearon al anarquismo como un "socialismo extremista".

* * *

Considerado por muchos historiadores y politicólogos el verdadero padre del anarquismo moderno, William Godwin es sin duda al mismo tiempo un caracterizado producto y representante de la corriente de ideas surgida en el suelo inglés en el siglo XVIII por el encuentro del racionalismo iluminista y la moral puritana. Godwin integra la pléyade de pensadores que elaboraron filosóficamente el utilitarismo, - p. 11 -cuyas derivaciones políticas y económicas confluyen en la doctrina del liberalismo. Hijo de un pastor calvinista, él mismo fue preparado para ministro de la iglesia independiente. Su fuerte anclaje en la moralidad puritana marcaría la esencia de su teoría político-social, aun bajo la forma de un total rechazo de toda orientación religiosa trascendente. Dice uno de sus biógrafos que para Godwin Dios era un tirano que debía ser destronado. En este aspecto la actitud de Godwin concuerda con el furioso ateísmo militante de tantos discípulos de los jesuitas en el continente y, dentro del campo anarquista, prefigura las célebres invectivas antirreligiosas de Proudhon y Bakunin de algunas décadas más tarde. Pero, fundamentalmente, su oposición a la Iglesia se inserta en la orientación general de la Ilustración en tanto que ideología de ruptura con el absolutismo y los restos del feudalismo que obstruían el desenvolvimiento de las nuevas fuerzas sociales y económicas, siendo que la institución religiosa constituía uno de los sostenes básicos del antiguo régimen. De la misma manera, hallamos en Godwin un exponente radical hasta las últimas consecuencias de otro componente ideológico de la Ilustración: la idea de la racionalidad esencial del hombre y de una "naturaleza humana" inalienable, de donde se postula la perfectibilidad y el progreso indefinidos de la sociedad y de sus integrantes. La radicalidad de Godwin en este aspecto lo lleva no sólo a esperar una sociedad justa a partir del desarrollo de la razón humana, sino a afirmar que por el desarrollo de sus cualidades físicas y morales el hombre podría alcanzar la inmortalidad.

Godwin es un hijo de la Ilustración, pero - p. 12 - bajo la forma del utilitarismo y el empirismo de Locke, Hume y Bentham. Para Godwin no es cuestión de una racionalidad puramente metafísica ni de un progreso que se realiza en la abstracción del espíritu objetivo. Se trata de una razón práctica, de un discurso actuante que orienta y modela el espíritu de los individuos para una vida realizadora de la virtud, esto es la práctica de la justicia entendida como equidad, que es el pivote sobre el que gira el conjunto de su filosofía política. La iniquidad, el vicio y el crimen son una consecuencia de la defectuosa organización de la sociedad, que obstruye el desenvolvimiento de la razón y el conocimiento de la verdad y que hace al hombre un esclavo de los prejuicios y de la mentira autoritaria. El instrumento privilegiado para lograr esta consecuencia nefasta, al mismo tiempo que medio potencial para la liberación, la felicidad, es la educación.

Las ilimitadas posibilidades formativas que Godwin asignaba a la educación de los individuos pueden resumirse en el precepto de Rousseau : "Se modela a las plantas por el cultivo y a los hombres por la educación". Pero, a diferencia del ciudadano de Ginebra, Godwin no trasladaba la función del dictado de normas y de aplicación de la justicia a un organismo supraindividual, supuestamente representativo de la sociedad en su conjunto. La educación, el desarrollo de una conducta conforme a la justicia, es una tarea reservada a la relación libre y voluntaria entre individuos. De la misma manera, los actos contrarios a la razón y la justicia, los vicios y los delitos, pueden ser corregidos por la persuasión y la explicación de sus causas, esto en una sociedad - p. 13 - donde habrán desaparecido los factores instítucionales del mal, de la iniquidad.

El mundo físico y moral es transparente y aprehensible para la conciencia individual dotada de razón, y la vida social se perfecciona en el conocimiento y la obediencia de las leyes de la naturaleza, fundamento eminente de los derechos de los hombres. La radicalidad que asume en Godwin el entronque del iluminismo con la ética puritana del libre arbitrio y la salvación individual, hace de la sociedad un agregado de individuos autónomos que entablan entre sí relaciones contractuales, bilaterales y provisorias, regidas por la equidad, pero de simple contigüidad, donde está ausente toda idea de conjunto o de totalidad. Incluso la cooperación para tareas de interés común es objeto de reservas, por cuanto, entiende Godwin, esto exige una coordinación supraindividual, luego autoritaria. Es en este rasgo de extremo individualismo donde se basan algunos críticos para ubicar a Godwin como antecesor del anarquismo -ciertamente, a partir de un concepto muy particular del anarquismo-, y no en su insistencia respecto de la nocividad fundamental de la institución gubernamental, en cuyo rechazo, por otra parte, no fue mucho más allá que otros pensadores liberales de su época, tales como Thomas Paine.

Sin embargo, lo que hace a William Godwin no sólo un precursor del anarquismo, sino en general del socialismo moderno, especialmente a través de su directa influencia sobre Owen, fue su aguda crítica a las instituciones de la familia y la propiedad. La familia reúne el doble vicio de ser una organización autoritaria, con relaciones de tiranía y servidumbre entre - p. 14 - sus miembros, y de suministrar la base moral y jurídica para la perpetuación de la injusta distribución de la propiedad. La justicia en la disposición de los medios necesarios para la vida humana es el determinante fundamental de las condiciones sociales que posibilitan o no el desarrollo de la virtud, esto es de la felicidad de todos los individuos. La crítica de Godwin a la propiedad parte de su concepto de la equidad, que prohibe a un individuo detentar y acumular elementos de los cuales otro individuo carece y que son necesarios para su felicidad. Todo miembro de la sociedad tiene el inalienable derecho a la búsqueda de su felicidad y a la disponibilidad de los recursos materiales e inmateriales a ello conducentes, sin más limitaciones que los recíprocos deberes de justicia.

Aquí no se trata de la socialización de la propiedad, sino de la desaparición de su concepto, lo que suele interpretarse como una especie de comunismo. Pero esto resulta contradictorio con otras proposiciones de Godwin, quien, por ejemplo, asigna al gobierno la función de salvaguarda de los derechos del individuo, entre los que incluye la libre disponibilidad de sus bienes, contra las posibles presiones y los abusos del conjunto de la sociedad, especialmente en sus expresiones mayoritarias. Esto nos conduce a las más clásicas propuestas liberales, que suponen utópicamente la universalización de la propiedad, es decir que todo individuo dispondría del mínimo de propiedad necesario para la preservación de su vida y su libertad. Esto último está reforzado por la visión de Godwin de una sociedad ascética, en la que se habrán eliminado el lujo y la ostentación -nó - p. 15 - tese, nuevamente, la relación con la moral puritana y con la contraideología burguesa frente al estilo de vida de la aristocracia-. Cuando se habla de propiedad, en este caso, se entiende primariamente la tierra. La sociedad imaginada por Godwin es un agregado de pequeñas comunidades rurales donde los individuos cultivan su parcela y proveen prácticamente a la totalidad de sus necesidades, con escasos y bilaterales intercambios de bienes y servicios. Hemos señalado más arriba sus objeciones a la organización colectiva del trabajo.

Hallamos al mismo tiempo sorprendentes rasgos de modernidad. Apartándose de uno de los rasgos característicos de la ética protestante, el trabajo no era para Godwin una virtud valiosa en sí misma, sino al contrario, una penosa necesidad que en una sociedad justa estaría repartida entre todos sus miembros, ya que habría desaparecido la dominación de algunos individuos sobre otros. Más aún, este discípulo de los enciclopedistas, súbdito del país donde primero se desarrolló el maquinismo en gran escala, preveía que el desarrollo de las artes mecánicas eximiría al hombre del esfuerzo penoso y la tarea ingrata.

Aunque, como vemos, la idea de una revolución violenta es totalmente ajena a su sistema, Godwin debió sufrir algunos inconvenientes al ser considerado en su época un jacobinista extremo. En realidad, Godwin rechazaba los argumentos conservadores contra la revolución francesa, en particular el derecho divino de los reyes; se declaraba republicano. Pero consideraba que la violencia revolucionaria de las masas ponía en peligro los progresos logrados por la civilización y que los hombres estaban - p. 16 - lejos de haber alcanzado el desarrollo de la racionalidad y el sentido de la justicia que les permitiera la práctica de la equidad. Por ello la revolución conducía inevitablemente al terror y a una nueva tiranía.

En el siglo transcurrido entre la investigación de Godwin acerca de la justicia política y los trabajos historiográficos de Nettlau surgieron y tomaron forma definitiva las ideologías políticas modernas, juntamente con el proceso de consolidación y de crisis de las actuales estructuras económicosociales. Max Nettlau fue el primero y durante mucho tiempo el único investigador dedicado a la compilación minuciosa de las fuentes, documentos y testimonios de la historia del anarquismo. Su vocación de archivista no se originó en su vinculación con el anarquismo, sino, antes bien, la identificación de Nettlau con la ideología anarquista, según su propia visión de la misma, fue una consecuencia de sus estudios sobre la primera internacional y la vida de Bakunin.

Evaluar la representatividad y la importancia relativa de Max Nettlau dentro del anarquismo, en tanto que corriente social de opinión, requeriría previamente la solución de un problema teórico: ¿Cuál es la relación entre un discurso y una práctica político-social? Como acota acertadamente un comentarista: "El método de Nettlau consiste en la historia de las ideas y de los hombres que fueron sus portadores; no es la historia del movimiento, ni la de una época y sus condiciones sociales y políticas, en la que apareció el anarquismo. [...] Todos los hechos generales, todo el movimiento obrero, los datos económicos, las referencias a la historia política, es preciso bus - p. 17 - carlos en otra parte. [...] Era el tipo de individualista que admira a los hombres de genio, los creadores de ideas, los constructores y demoledores aislados; que cree que las revoluciones son hechas por los intelectuales, no por el pueblo. . ." -1- Para Nettlau la fuerza de las ideas vale más que el número de los hombres.

Lo paradojal en todo esto, y lo que otorga aptitud demostrativa a su inclusión en el presente contexto es que la obra de Nettlau tuvo su mayor difusión en idioma castellano, en los países donde en las primeras décadas de la presente centuria el anarquismo obtuvo la mayor audiencia popular e influencia en el acontecer social. Pero ello ocurrió bajo formas organizativas y de acción diametralmente opuestas a las que se deducirían del ideario de ese autor, en las plazafuertes del anarcosindicalismo: la Argentina y España.

Sería prematuro intentar aquí un análisis exhaustivo de este fenómeno y sus consecuencias. Atribuir algún género de omnipotencia a los mensajes ideológicos sería incurrir en el extremo idealismo del cual Nettlau es un paradigma. Un idealismo paralelo, por otra parte, a la mitología de "los agitadores profesionales", o el voluntarismo de "el partido". Pero, el hecho de la difusión de una literatura en un medio dado no es aleatorio. Está suficientemente demostrado, desde los más diversos enfoques teóricos y metodológicos, que ninguna coyuntura histórica es inteligible sólo a partir de fenómenos de infraestructura, más aún, la estructura económica es una categoría concep - p. 18 - tual, un nivel de análisis dentro de una totalidad compleja. Entendemos adecuado, por lo tanto, adelantar la hipótesis que el efecto de un mensaje prestigioso sobre una práctica social nunca es nulo y que, teniendo en cuenta que los receptores directos de ese tipo de mensajes son las élites dirigentes, pueden dar origen a contradicciones profundas dentro de esa misma práctica.

Para Max Nettlau el anarquismo es una expresión del progreso hacia una vida libre. El proceso histórico progresista tiende irresistiblemente a la desaparición de las relaciones de poder entre los hombres; la condición para la existencia de la sociedad anarquista es el desarrollo y luego la práctica universal de sentimientos sociales positivos. Este paulatino mejoramiento de las relaciones sociales y de las posibilidades de la vida libre está acompañado por sacudimientos violentos, las revoluciones. Pero éstas no son necesarias. En ciertos casos la revolución puede producir consecuencias negativas, es decir regresivas en cuanto al desarrollo de la libertad, más aún, siempre e independientemente de las intenciones de los actores el hecho revolucionario supone la acción violenta, esto es autoritaria. "Como la guerra, la revolución destruye, consume o cambia a los hombres, los vuelve autoritarios, cualquiera fuera su disposición anterior, y los hace poco aptos para defender una causa liberal" - 2 -.

El texto de Max Nettlau que se incluye permite verificar la aplicación de ese marco ideológico al análisis de acontecimientos históricos que constituyen hitos en la formación de la - p. 19 - sociedad capitalista y, dentro de ella, del movimiento obrero organizado y las distintas corrientes del socialismo: las revoluciones de 1789 y 1848 en Francia; la aparición del nacionalismo y el romanticismo en Alemania; la primera internacional y la comuna de París. Como es de esperar, de acuerdo a la teoría de la historia sustentada por Nettlau, en estos acontecimientos juegan un papel preponderante y aun determinante los "creadores de ideas" Proudhon, Marx y Bakunin. El surgimiento del capitalismo y la contradicción entre burguesía y proletariado no son para Nettlau factores cualitativamente diferenciados dentro del proceso histórico. Invariablemente, con alternativas en las formas de expresión de la autoridad, continúa la milenaria lucha de los oprimidos por la conquista de la libertad.
Tiene particular interés su interpretación de la constitución de la primera internacional. Esta no aparece como la resultante de condiciones sociales estructurales (crecimiento numérico y concentración del proletariado industrial en los países del oeste de Europa), sino la consecuencia de la multiplicación de tomas individuales de conciencia movilizadas por la voluntad de un puñado de líderes. Del mismo modo, la Comuna de 1871, a la que la tradición historiográfica asigna un contenido esencialmente anárquico, es severamente juzgada como un semillero de autoritarismo. "Ahí comienza - dice Nettlau - cierta disgregación de la idea anarquista".

Junto con Max Nettlau, Rudolf Rocker es uno de los más notables expositores de la línea de pensamiento filosófico y político que nos ocupa. Ambos autores, de habla alemana, comparten - p. 20 - la circunstancia de ser más conocidos y tener mayor influencia en España y Latinoamérica. que en otras partes del mundo. Como en el caso de Nettlau, muchas de las obras de Rocker fueron editadas en castellano antes que en ningún otro idioma. Redactor de periódicos anarquistas durante muchos años, especialmente en Inglaterra, su obra más importante, "Nacionalismo y cultura", - 3 - se propone una amplia síntesis, a la manera de Spengler, de la historia de Occidente. Escrita en la década del 30, es una respuesta al entonces irresistible ascenso de la reacción que siguió a la posguerra revolucionaria en Europa y a la "gran crisis" de mercado mundial. Frente al triunfo del fascismo en Italia, el stalinismo en Rusia y el nazismo en Alemania, ante la complacencia de la grandes potencias capitalistas, Rocker sostiene la tesis de que las posibilidades de desarrollo, de una civilización en sus aspectos de creatividad cultural y social son inversamente proporcionales al grado de centralización del pode existente en cada momento histórico. El núcleo, teórico explicativo de tal regresión hacia formas perfeccionadas de esclavitud reside en e concepto de Estado nacional. La "razón de Estado" y la "soberanía del Estado" son meros instrumentos para el ejercicio del poder por lo grupos dominantes, y el nacionalismo es una "religión política", el opio de los pueblos por medio del cual en una sociedad secularizadq los opresores obtienen el consenso y aun la participación activa de los oprimidos, al tiempo que les oculta el camino de la liberación : la
- p. 21 - conciencia y la puesta en práctica de la fraternidad universal.

Aunque la visión historicista de Rocker tiende con mayor claridad que en Nettlau a percibir el acontecer social como un conjunto de elementos relacionados entre sí, esta sistematización la construye sobre un idealismo voluntarista. "Cuanto más hondamente se examinan las influencias políticas en la Historia, tanto más se llega a la convicción de que la voluntad de poder ha sido, hasta aquí, uno de los resortes más vigorosos en el desenvolvimiento de las formas de la sociedad humana" - 4 -.

Ciertamente, las proposiciones que estamos analizando, tipificadas por las obras de Nettlau y Rocker, no son el fruto de un pensamiento que se piensa a sí mismo, sino que provienen de la tradición intelectual de occidente ubicada en un contexto histórico preciso: la disputa doctrinaria entre marxistas y anarquistas que, iniciada en la primera internacional, se vio dramáticamente agudizada por el cariz ultraautoritario de los gobiernos bolcheviques en Rusia y finalmente por los conflictos entre stalinistas y anarcosindicalistas durante la guerra civil española. Esto dio lugar a una corriente reactiva que condujo al rechazo en bloque de todo lo relacionado con el marxismo, visualizado éste sobre todo en el simplismo mecanicista de la socialdemocracia de la segunda internacional y el crudo oportunismo de los secuaces del "socialismo en un solo país".

La derrota de la revolución española y los términos ideológicos que se utilizaron como justificativos de la segunda guerra mundial refor - p. 22 - zaron las tendencias ya existentes a la revaloración de expresiones fragmentarias del liberalismo clásico. La violenta intolerancia de las dictaduras fascistas y de la llamada socialista, la destrucción de toda organización que no respondiera a los fines inmediatos de los grupos dominantes, indujo a numerosos individuos y sectores políticos a la idealización, en cuanta a su vigencia real, de los derechos civiles que los pueblos habían conquistado en el pasado tras duras luchas.
Rudolf Rocker dedicó uno de sus últimos trabajos orgánicos, a fines de la segunda guerra, al estudio del pensamiento liberal en Estados Unidos. "El absolutismo moderno -dice Rocker- sólo puede ser combatido por el mismo espíritu al que debemos la supresión del absolutismo principesco. Este espíritu continúa todavía viviendo en las tradiciones, pero ha perdido su eco viviente en la conciencia de los pueblos. [...]Para muchos la democracia se ha convertido hoy en un simple asunto aritmético, que les confirma simplemente que tres son menos que cuatro y que, por consiguiente, cuatro tienen razón y tres no la tienen. Pero la verdadera democracia significa originariamente algo distinto.[...]Sus grandes representantes fundamentaron el principio de la mayoría en la equivalencia de las aspiraciones sociales. Sabían que no existe ninguna constitución perfecta, porque la imperfección está cimentada en la esencia del ser humano" - 5 -. En el texto que integra el presente volumen Rocker inter - p. 23 - viene en la siempre renovada polémica con Rousseau y su teoría del contrato social. En su crítica contra "el apóstol de una nueva religión política" concuerda en ciertos puntos con modernas exégesis de distinto signo ideológico, pero aquí nos interesa particularmente su confrontación con la doctrina liberal.

Para Rocker el error fundamental de Rousseau reside en su concepto de voluntad general, a partir del cual su concepción de la libertad resulta tan "inerte y esquemática" como la de Hegel. Esta categorización del interés general es una ficción que en la práctica constituye el cimiento del Estado soberano. Rousseau, escribe Rocker, "estaba firmemente convencido de que lo que importa es sólo la forma justa de gobierno y el mejor modo de legislación, para hacer de los hombres criaturas felices". Porque, agrega, "la democracia partió de una noción colectiva y valorizó después al individuo según ella; se convirtió al hombre, para sus representantes, en vaga entelequia, con la que se podía experimentar hasta que adquiriera la deseada norma espiritual y se adaptase como ciudadano modelo a las normas del estado". Frente a ello opone su propia definición del liberalismo: "Su noción de la sociedad es la de un. proceso orgánico que resulta de las necesidades naturales de los hombres y conduce a asociaciones voluntarias que existen mientras cumplen su cometido y se disuelven cuando ese cometido se ha vuelto ineficaz".

Independientemente del grado en que los liberales de ayer y de hoy puedan identificarse con la anterior descripción, y aparte del evidente malentendido en cuanto al proceso de socialización y de emergencia del individuo que - p. 24 - aparece en la discusión de Rousseau por Rocker, que inevitablemente retrotrae a este último a la aceptación de la teoría "del buen salvaje", su marco referencial lo lleva a negar las relaciones lógicas existentes entre los postulados generales del liberalismo y una realidad concreta que él mismo califica de "sistema económico basado en el monopolio y la división de clases". Su concepción paradójicamente hegeliana del estado, en tanto que ente sobreimpuesto al conjunto del cuerpo social y no como una forma de relación perteneciente a esa misma sociedad, le impide percibir, al menos con suficiente claridad y coherencia, que esa forma de relación social llamada estado no es solamente la causa, sino también el efecto de ese "sistema que tiene su raíz en la explotación desvergonzada de las grandes masas de la población".

El idealismo político de Nettlau y Rocker, y otros autores de la misma corriente, se hace lógicamente posible sólo a partir de una disociación cuyo grado de conciencia no interesa establecer aquí. Dadas las condiciones sociales y el estado del conocimiento a fines del siglo XIX, una ideología igualitaria que no sobrepasara los valores de la Ilustración debía negar toda relación necesaria entre la concepción de un estado reducido a sus mínimas funciones de garante de las libertades y los derechos individuales, por una parte, y por la otra las denunciadas iniquidades del capitalismo "de libre competencia", en la cúspide de su desarrollo, y al que se trataba al mismo tiempo de combatir. A partir de este sesgo ideológico, resulta un inadecuado análisis de la realidad sociopolítica y la persistencia de conceptos tales como "naturaleza humana" y "derecho natural". La diso - p. 25 - ciación ideológica del sistema liberal conduce, aparentemente, a los comentados autores, al olvido de que los principales representantes del pensamiento liberal clásico fueron al mismo tiempo los fundadores de la teoría económica del capitalismo, mejor aún, de lo que todavía es considerado la ciencia económica.

Heredero del pensamiento de Emerson y Thoreau, Benjamín R. Tucker presenta elementos que difieren significativamente de lo anteriormente comentado. Prácticamente desconocido en lengua española -los textos que se agregan se publican por primera vez en castellano- es un exponente del peculiar radicalismo norteamericano, que se desarrolló en buena medida al margen de las corrientes prevalecientes en Europa. Tucker ubica a la economía en el centro de su razonamiento político y, novedosamente, propone a Josiah Warren como integrante, junto a Proudhon y Marx, de un trío fundador del socialismo moderno.

Josiah Warren había colaborado con Robert Owen en la fundación de New Harmony. Fracasado ese experimento, Warren desarrolló una teoría social en la que, a partir de Owen -y a través de éste o por conocimiento de su obra, de Godwin-, postulaba la diversidad como ley de la naturaleza, de donde y en obediencia a dicha ley, la vida social debía basarse en la soberanía del individuo, realizada de lo diverso, y no en la soberanía del pueblo, que implica una tendencia a la uniformidad. La libertad del individuo es la condición necesaria para la armonía y el progreso, de ello resulta el rechazo de toda nivelación igualitaria. La sociedad debe garantizar la individuación de los intereses y las necesidades. La base económica de la li - p. 26 - bertad, de la armonía y del progreso reside en el libre acceso de los individuos a los recursos naturales, mientras cada uno dispone del fruto íntegro de su propio trabajo. Las relaciones económicas deben limitarse al intercambio equitativo de los productos del trabajo. El valor de cada producto está determinado exclusivamente por el tiempo necesario para producirlo, sin distinguir entre valor de uso y valor de cambio.

Miembro de la generación de pioneros que intentaron en Norteamérica los más diversos experimentos sociales, Warren se propuso aplicar, ya en New Harmony, las teorías de Adam Smith y R. Owen, fundando un "almacén de tiempo" (Time Store), en el que el valor de cambio de las mercancías era exactamente igual al tiempo empleado en su producción y eran intercambiados en función de esa medida del valor. Las experiencias de Warren sobre el valor-trabajo fueron anteriores a las propuestas de Proudhon sobre el "Banco del Pueblo" y al desarrollo por Marx de su teoría de la plusvalía. No parece que éstos hayan tenido noticias de su precursor americano. A juicio de G. D. H. Cole, más bien que al socialismo Warren pertenece a "la larga serie de reformadores del sistema monetario" - 6 -.

Naturalmente, dentro del sistema de Warren el estado queda reducido a su mínima expresión. "Cada uno debe sentir que es el árbitro supremo de sí mismo, que no hay poder en la tierra que deba elevarse por encima de él, que es y debe ser siempre soberano de sí mismo y de todo lo relativo a su individualidad. Solamente así - p. 27 - verán los hombres un día la seguridad de la persona y de la individualidad" - 7 -.

Redactor de varios diarios y revistas, Tucker editó durante casi tres décadas, de 1881 a 1907, su propio periódico, Liberty, que ejerció notable influencia en los medios políticos y literarios radicales norteamericanos de la época, con algunos ecos en Europa. Las obras de Warren, Tucker y otros miembros de su grupo, tales como S. P. Andrews, L. Spooner y W. B. Greene, adquirieron en los últimos años renovada notoriedad en los medios académicos de lengua inglesa debido a una serie de trabajos, ensayos y compilaciones, de origen universitario, realizados con el propósito de aportar material informativo para la generalmente aceptada filiación anarquista de los recientes movimientos de New Left.

El ideario de Tucker quedó sintética y coherentemente expuesto en el manifiesto liminar de Liberty: "Liberty -dice Tucker- insiste en la soberanía del individuo y en la retribución equitativa del trabajo; en la abolición del estado y de la usura; en la abolición del gobierno del hombre por el hombre y la supresión de la explotación del hombre por el hombre; en la anarquía y la equidad. El grito de guerra de Liberty es: ¡Abajo la autoridad! y su principal batalla está dirigida contra el estado, el estado que corrompe a los niños; el estado que pisotea la ley; el estado que sofoca el pensamiento; el estado que monopoliza la tierra; el estado que limita el crédito; el estado que restringe el intercambio; el estado que da al capital ocioso el - p. 28 - poder de multiplicarse y que roba al trabajo industrioso sus productos mediante el interés, la renta, el beneficio y los impuestos".

En el artículo "Socialismo de Estado y anarquismo", además de la señalada innovación en cuanto a una presunta fundación tripartita del socialismo, y a pesar de su afirmación de no haber traicionado las ideas de Marx y Proudhon "en ningún aspecto esencial", Tucker nos presenta un saliente ejemplo de lectura ideológica de dichos sistemas teóricos. En efecto, a los fines de una exposición "literaria" podría considerarse legítima la utilización del término monopolio con referencia al control por las clases propietarias de los medios sociales de producción y cambio, pero no es en ese sentido figurado como se emplea la palabra. Lo opuesto al "monopolio de clase" no es para Tucker una sociedad igualitaria organizada sobre la base de "los productores asociados", sino la libertad de competencia. Esto es claramente un retroceso frente a Godwin y una hipóstasis del librecambio que ni Adam Smith se hubiera atrevido a soñar. Por otra parte, Tucker no parece tomar en consideración elementales cuestiones referentes a la imposibilidad histórica, técnica y ética de fijar y distribuir el producto íntegro del trabajo de cada uno, ni cómo se forma el capital cuyo libre acceso reclama.

Tucker tuvo muy en cuenta el necesario correlato político de su teoría económica, que para él es el anarquismo, que define como la aplicación literal de las ideas de Jefferson, lo que desarrolla en "La relación entre el Estado y el individuo". Se trata, ya lo había declarado en el editorial de Liberty, de suprimir al estado, caracterizado por una serie de cualidades nega - p. 29 - tívas que resume en el concepto de agresión, o invasión. Pero, al mismo tiempo, su concepción puramente individualista y declaradamente egoísta de las relaciones sociales lo lleva, en una contradicción que no logra superar, a postular la necesidad de un organismo defensivo que "refrenará a los invasores por los medios que resulten adecuados", lo cual, unido a sus reclamos económicos y financieros, remite a las más clásicas definiciones liberales del estado, vaciadas esta vez de los supuestos éticos de la caridad cristiana o del humanitarismo del siglo XVIII.

Tucker comenzó su militancia política cuando la era del "capitalismo de competencia" tocaba a su fin. Durante su larga vida, murió pocas semanas antes de declararse la segunda guerra mundial, comprobó el crecimiento y la consolidación del odiado sistema monopolista sobre cuya relación con el estado tuvo tan clara visión. Así, refiriéndose al desarrollo de monopolios como la Standard Oil, escribía en 1937: "Entonces, el monopolio que pudiera haber sido controlado solamente por fuerzas económicas, está por el momento fuera del alcance de esas fuerzas y tiene que ser detenido algún día sólo mediante fuerzas políticas y revolucionarias. Hasta que, por medidas de confiscación forzosa, a través del estado o contra él, hayan sido abolidas las concentraciones que el monopolio ha creado, la solución económica propuesta por el anarquismo [...] será algo que debe enseñarse a la nueva generación, y las condiciones pueden ser favorables para su aplicación después del gran nivelamiento". Aquí parecería un giro copernicano en cuanto a la estrategia aconsejada, pero es necesario completar la cita: - p. 30 -

"Los anarquistas que se imaginan acelerarlo (el proceso) uniéndose a la propaganda del socialismo de estado o a la revolución, cometen realmente un grave error. Ayudan así a forzar la marcha de los acontecimientos y el pueblo no tendrá tiempo para descubrir, por el estudio de su experiencia, que sus males han sido debidos al rechazo de la competencia" - 8 -.

Herbert Read es más conocido como crítico y teorizador del arte que como filósofo político, aunque, como él mismo lo ha puntualizado, no se puede establecer una distinción neta entre la función simbólica del arte y los demás elementos constituyentes de una sociedad, notablemente su sistema de valores y, por tanto, su sistema de dominación. La reflexión de Read acerca de las relaciones políticas contemporáneas fue llevada a cabo durante una época particularmente oscura para el pensamiento social, las décadas del 40 y el 50, cuando todos los resortes del poder aparecían firme e irreversiblemente en manos de los detentadores de un estatismo centralista y autoritario. Como para la generalidad de los intelectuales de clase media de su generación, los mentores espirituales de Read no fueron ya los del racionalismo iluminista ni el cientificismo positivista, sino los provenientes del psicoanálisis y las filosofías de la existencia, con su fundamental escepticismo respecto del devenir del hombre y la sociedad. "Es tarea del filósofo anarquista -dice Read-, no probar la inminencia de una edad dorada, sino justificar el valor de la creencia en su posibilidad". Las políticas llamadas realistas han demostrado ser - p. 30 - un absurdo cuyo resultado concreto es la entronización de camarillas de psicópatas sedientos de poder. De ahí la futilidad de los propósitos de "una reconstrucción del cristal social según otro eje". La actitud coherente frente a la iniquidad social no es la revolución, en tanto que acción política, sino la rebelión, con directa referencia a Camus, en tanto que compromiso moral. "La rebelión o insurrección [...] pueden modificar la naturaleza humana en el sentido de crear una nueva moral o valores metafísicos nuevos".

La negación de la historia, vale decir del cambio de las estructuras sociales reales, como medio racional para la realización del hombre libre, conduce naturalmente hacia una filosofía de retirada hacia adentro, a la búsqueda de la felicidad en la vida espiritual privada. Esto, de hecho, concuerda funcionalmente con los requerimientos del sistema neocapitalista, que se concretan -por cierto que en forma nada espiritual- en la ideología de orientación al consumo, sustitutiva de la participación real en el acontecer políticosocial, tan activamente promovida por los medios de comunicación de masas. Desde luego, este resultado está en el polo opuesto de los fines conscientemente perseguidos por Read, quien, en estrecha relación con sus teorías acerca del objeto artístico, pensaba en un número de individuos, inevitablemente minoritario, que construirían una vida armónica al margen de la multitud consumidora de productos masivos.

No resulta claro, entonces, en qué instancia ubica Read la realización de una sociedad que resguarde la libertad necesaria, tanto para el desarrollo de la personalidad como para la crea - p. 32 - ción artística. Explícitamente, sostiene que la posibilidad de una vida social libre depende de la expansión de la conciencia, cuya concreción eminente es para él la creación poética, el hecho estético, del cual la sistematización racional es sólo una resultante secundaria. Pero, por otra parte, tenemos que esa misma facultad creativa está condicionada por las relaciones sociales imperantes, siendo necesario, por tanto, modificar esas relaciones. Lo más aproximado a una respuesta frente al problema que él mismo se planteara resulta ser un idealismo individualista con resonancias nietzscheanas : "La conciencia es social, fenómeno colectivo. La raza humana evoluciona en virtud de su colectividad, como un rebaño. Pero el rebaño genera en sí mismo puntos más agudos de conciencia, que son los espíritus de los individuos; estos individuos envían a la comunidad sus actos creadores de percepción. Se produce un gradual, muy gradual, cambio de conciencia en todo el cuerpo".

El ensayo "Revolución y razón", que integra este volumen, es propuesto por Herbert Read como un resumen y puesta en limpio de las diversas expresiones acerca de la vida política y social por él realizadas a lo largo de casi veinte años. Consecuentemente, hemos optado por extraer de ese trabajo las anteriores citas. Con el mismo criterio, resumimos de dicho texto sus propuestas positivas: preservación de la libertad individual para la expansión y la lucidez de la conciencia; la libertad sólo puede ser preservada en comunidades pequeñas, autónomas y cooperativas; la posibilidad de existencia de esas comunidades está frustrada y eliminada por "los métodos modernos de producción y organización social"; la única acción eficiente - p. 33 - frente a ello es la rebelión del individuo teleológicamente orientada, espontánea, imprevisible y no violenta. "Lo que se necesita es producir una revolución en los hábitos morales y mentales".

Importa señalar que Read rechaza los sistemas idealistas, interpretando el término "idealismo" en el sentido de "dogmatismo" y de falsa racionalización de la historia. Los valores son entidades puramente subjetivas, y no normas sociales para la orientación de la acción presente o futura. Siendo que niega la inteligibilidad de la historia y, por tanto, cualquier previsión en cuanto a estados venideros de la sociedad, rechaza asimismo toda forma de materialismo, sin mayores discriminaciones. En la medida que tuviera alguna significación el asignarle a Read un pensamiento político, ello sería en un sentido negativo, como él mismo lo calificara, una "política de antipolítico", cuyas fuentes ideológicas más coherentes provienen de Heidegger y Jaspers.

"La personalidad del hombre, esto es su subjetividad -escribe Read-, es la realidad existente y el ideal es una esencia hacia la cual el hombre se proyecta y espera realizar en el futuro, no por un planeamiento racional, sino por el desarrollo subjetivo interior. La esencia sólo puede captarse desde la particular etapa de la existencia que tú y yo hemos alcanzado en un momento particular cualquiera. De ahí la insensatez de los llamados `planes para el futuro’, el futuro trazará sus propios planes. . . " - 9 - - p. 34 -

Los autores que acabamos de comentar cubren una amplia gama de posiciones diferentes, a veces contradictorias, en cuanto a enfoques y propuestas concretas sobre aspectos parciales de la realidad social. Pero, al mismo tiempo, presentan rasgos comunes relevantes que nos permitirá ubicarlos en una categoría a partir de la cual estaremos en condiciones de fijar los límites conceptuales de lo que hemos denominado "liberalismo de avanzada".

En primer lugar, todos los autores que se incluyen en esta corta antología -y estamos persuadidos de que la misma podría ampliarse indefinidamente sin que, representatividad y calidad aparte, cambiaran por ello los datos básicos de la cuestión-, concuerdan en que ninguna forma de organización social puede ser considerada justa, equitativa y conforme a las siempre perfectibles cualidades humanas, si no es capaz de asegurar la vigencia y posibilitar el desarrollo de la libertad, la autonomía individual, de todos y cada uno de los integrantes de la sociedad. La imprecisión en cuanto a los caracteres específicos, estructurales, de una sociedad libertaria y, en concordancia con ello, la misma vaguedad, cuando no total omisión, respecto de los medios operativos adecuados para tales fines, constituyen, precisamente, uno de los factores definitorios del campo ideológico que nos ocupa. Pero donde la coincidencia es básica y total es en entender que la institución Estado es el obstáculo principal, sino el único, que se opone a la realización de la vida libre y el que es necesario remover. Hemos de volver sobre este punto.

Otro rasgo común a nuestros autores reside en la condena moral de los sistemas vigentes de - p. 35 - producción y cambio, al menos en sus formas monopolistas, en tanto que factores de explotación, de desigualdad y de trabas, a veces insuperables, para el desarrollo del individuo.

La presencia de esos dos elementos ideológicos es lo que permite la inclusión, quizás provisoria, de este grupo de pensadores dentro de la tendencia anarquista. Por otra parte, salvo, por razones obvias, el caso de Godwin, todos ellos se autodenominan anarquistas. En este mismo sentido, y dentro de las condiciones históricas que hemos señalado anteriormente, dichos autores participan en un rechazo generalizado de todo lo que tenga relación con el marxismo. Es decir, este rechazo no se refiere únicamente a las concreciones políticas marxistas, socialdemocracia, bolchevismo, etc., sino también a sus propuestas metodológicas, el materialismo histórico, la lucha de clases. Ese rechazo alcanza además a sus supuestos y sus antecedentes filosóficos: el materialismo dialéctico y prácticamente todo el idealismo alemán, de Kant a Hegel y sus respectivos continuadores. El mismo Stirner crea problemas - 10 -. Aunque, por supuesto aquí también, muchas cosas que se sacan por la puerta entran luego por la ventana.

Esto, consideramos, tiene consecuencias de la mayor importancia en cuanto a los medios y las posibilidades mismas de aprehensión y análisis - p. 36 - de la realidad, vale decir en cuanto a las categorías según las cuales se describe, explica y predice el acontecer social. En efecto, hemos visto que la posición metodológica de los exponentes del "liberalismo de avanzada" oscila desde el racionalismo objetivista de Godwin al irracionalismo voluntarista de Read, pasando por el vago psicologismo de los sentimientos de Nettlau y Rocker y el pragmatismo de Tucker. Pero todo esto sumado cubre un sector epistemológica e históricamente limitado del saber de occidente, lo que nos conduce al elemento estructural de mayor nivel de generalidad dentro del sistema ideológico liberal de avanzada. Esto es que :

Las ideas son el determinante primero y último de toda realidad política y social.

Hemos visto que el tema de las relaciones económicas aparece particularmente inconsistente y contradictorio. Por un lado existen las condenas morales humanistas de las flagrantes injusticias del sistema vigente, mientras que las restricciones metodológicas y políticas de estos autores los llevan a reducir la estructura económica a un epifenómeno, una categoría residual, no esencial, de la realidad. El carácter netamente ideológico de este desplazamiento de la economía hacia la periferia de la reflexión sociopolítica, explica el criterio errático con que este punto aparece entre los distintos textos - a veces en un mismo autor, según enfoque su atención sobre la iniquidad en el reparto de la riqueza o generalice sobre la historia o el sistema social -.

Un ejemplo de esta actitud, en que el rechazo de toda causación económica, unido a un concepto muy empobrecido de "materialismo", con - p. 37 - duce a una posición poco menos que mística, lo ofrece Herbert Read : "Cualquier forma de materialismo, al hacer depender los valores humanos de las condiciones económicas o sociales, priva al hombre de su libertad. La libertad es el poder de alzarse sobre el ambiente material" - 11 -.

Pero, el anterior es un caso extremo. La misma condición asistemática del factor económico dentro del conjunto de ideas que estamos tratando, obliga a tomar en cuenta otras posiciones más "centralistas" al respecto. Rudolf Rocker declara que: "El reconocimiento de la significación de las condiciones económicas en la conformación de la sociedad es la esencia misma del socialismo". Sin embargo, se retira inmediatamente hacia un excepticismo metodológico.

"Hay millares de fenómenos en la historia -escribe Rocker- que no se pueden explicar o no se explican sólo por razones puramente económicas. Se puede, en última instancia, someterlo todo a un determinado esquema; pero lo que así resulta, en general, es muy poca cosa. Apenas hay un acontecimiento histórico en cuya manifestación no hayan cooperado también causas económicas; pero las fuerzas económicas no son nunca los únicos resortes que ponen en movimiento todas las demás. Los fenómenos sociales se producen por una serie de motivos diversos que, en la mayoría de los casos, están entrelazados de tal modo, que no es posible delimitarlos concretamente. Se trata de efectos de causas múltiples, que casi siempre se reconocen claramente, pero que no se pueden calcular de acuerdo con métodos científicos." - 12 - - p. 38 -

Dentro de este panorama, el economismo de Benjamín R. Tucker marca un límite "hacia la derecha", muy coherente, por otra parte, con la tradición política norteamericana. Como es sabido, en USA nunca existió un movimiento obrero masivo de orientación revolucionaria ni logró consolidarse un partido socialista al estilo europeo. Los movimientos de protesta social de signo marxista o anarquista tuvieron sustentación sólo en grupos minoritarios de origen inmigrante, y estos desaparecieron dentro del proceso de "americanización" que incluye la reabsorción de la IWW por la tendencia capitaneada por Samuel Gompers de obtener lo más posible del capitalismo, y la corta vida y escasa influencia del partido socialista de Daniel de León. El político más aproximado al socialismo que haya tenido real audiencia en los medios populares norteamericanos a fines del siglo xix, Henry George, mantenía su fe en la competencia, la empresa privada y el libre cambio, rechazando la intervención del estado en la economía.

Cuando nos referimos a la influencia lograda por Tucker en los círculos radicales norteamericanos, es necesario tener en cuenta el sentido concreto de esa tendencia, dentro de su marco social específico, y su estrecha relación con los movimientos populistas de base predominantemente agraria.

"El radicalismo norteamericano -dice Richard Hofstadter- extrajo gran parte de su fuerza de los heréticos hombres de negocios, los empresarios aldeanos y los pequeños capitalistas de los pueblos. Esa tradición era empresarial en el sentido de que aceptaba los principios que se hallaban en la base del capitalismo privado [ ...]. También era radical en su - p. 39 - insistencia continua en la democracia y el igualitarismo, en sus amplios sentimientos humanitarios, en sus agudas críticas a las prácticas de los intereses creados, y en su expresión de las continuas sospechas norteamericanas relativas a la concentración del poder [...]. Un excesivo aparato comercial y bancario, una tasa desmedida de gasto público [...]. no podían ser otra cosa que el medio a través del cual `la voraz aristocracia de los papeles’ explotaba al honesto agricultor o labrador." - 13 -

No cabe duda de que nada de alguna importancia en la vida sociopolítica se explica "sólo por razones puramente económicas", pero, dejando de lado las posiciones límite de la negación total de la economía como determinante de las probabilidades de realización individual, por un lado, y la mera idealización del capitalismo de competencia, por el otro, y conviniendo que, en efecto, "la significación de las condiciones económicas" hace a la "esencia misma del socialismo"; queda sin respuesta este problema ¿Cuáles son y qué status tienen en los actuales o futuros sistemas sociales dichas "condiciones" o "razones" económicas para ideólogos que se ubican subjetivamente dentro del socialismo? Esta ausencia, o presencia negativa señala otro de los parámetros definitorios del "liberalismo de avanzada".

Lo anteriormente comprobado tiene sentido, es decir funciona lógicamente, en razón del principio ordenador fundamental de este sistema de ideas, el idealismo. Pero, conviene insistir en ello, no se trata aquí de una Idea que - p. 40 - se realiza a sí misma en la Historia a través de la contingencia, de los destinos humanos como meros vehículos de lo absoluto. Se trata de un idealismo eminentemente psicológico, de las ideas entendidas como ideales perseguidos por conciencias individuales y autónomas, capaces de conocer y de realizar el bien, conforme la mejor tradición humanística de la Ilustración. Esta visión del mundo tiene el indudable valor de sustraer los destinos individuales y colectivos de la arbitrariedad sobrenatural tanto como de la fatalidad de pretendidas leyes ineluctables de la naturaleza o de la sociedad. Las probabilidades y las condiciones de la vida humana, personal y social, son ante todo la obra de la voluntad de los propios actores de la historia. Sin embargo, este acto de voluntad teleológicamente orientada hacia la plenitud de la vida del hombre, no halla una vía eficiente de realización, por cuanto no aparece una teoría que relacione tales aspiraciones con las estructuras sociales que condicionan la acción posible, los valores que le dan su sentido y el acceso, por esa conciencia individual, al conocimiento de la realidad.

Esta limitación conceptual tiene particular importancia para lo que constituye el núcleo de las formulaciones políticas del grupo considerado. El Estado aparece reificado, como una cosa artificialmente enquistada dentro del cuerpo social. La inadecuada percepción de las bases estructurales del poder y los determinantes de la concentración y distribución relativas de ese poder entre los distintos grupos y clases sociales, lleva a identificar al estado con el poder mismo o, lo que es equivalente en la práctica, a atribuir a esa forma particular de un sistema - p. 41 - de dominación la posesión efectiva de la suma del, poder social, sin tomar en cuenta las fuerzas reales en presencia. Esta forma de falsa conciencia tiene consecuencias no sólo teóricas sino políticas concretas, pues en ocasiones históricas en las que grupos portadores de esta ideología, o influidos por ella, han debido tomar decisiones organizativas dentro de situaciones críticas, al igual que en general los políticosliberales, optaron por contribuir al refuerzo del aparato estatal existente, incluso bajo formas fuertemente autoritarias.

El razonamiento que aparentemente subyace en tan paradojal actitud podría resumirse como que: si el poder social está en manos del Estado, en el sentido de poseedor exclusivo de los medios político-jurídicos de dominación y detentador del monopolio de la violencia legitimada, en una coyuntura de conflicto agudo, en el que los bandos enfrentados deben maximizar sus recursos coercitivos sobre el adversario, no se alcanza a percibir la pertinencia teórica ni la conveniencia práctica de remitir el poder político real a las organizaciones sociales primarias. Sólo se atina a fortalecer el sistema vigente de dominación.

Claro está que esto es perfectamente coherente con el liberalismo en tanto que ideología de la burguesía en su etapa ascendente y concuerda con sus intereses objetivos. Pero resulta abiertamente contradictorio para un pensamiento político cuyos portadores manifiestan su adhesión al anarquismo. Es necesario recordar -y esto nos permite acotar otro de los límites conceptuales del conjunto de ideas que estamos analizando-, que desde los inicios del anarquismo como tendencia política definida, sus - p. 42 - principales expositores han formulado definiciones del Estado sobre bases netamente sociológicas. Tal, por ejemplo, Proudhon:

"Por esencia el poder se halla en relación ambigua con la sociedad que le da vida real: no es más que el organismo de la fuerza colectiva, pero se mantiene desde fuera. Esta relación de exterioridad se acentúa como consecuencia de la tendencia del hombre a dar carácter mítico al Estado. Siendo éste de por sí un mito, por no tener más realidad que la que le otorga la sociedad, es únicamente un símbolo de lo social y sin embargo los pueblos lo rodean de atributos sagrados, cayendo en un autoengaño que parece ser condición de la existencia del Estado." - 14 -

De la misma manera, Bakunin explicita las bases sociales de esa alienación

"En razón de que toda abstracción sólo puede existir mientras esté respaldada por los intereses concretos de un ser real, la abstracción Estado representa en realidad los intereses concretos de las clases gobernantes y poseedoras de la propiedad, a las clases explotadoras y pretendidamente esclarecidas, y asimismo representa la inmolación sistemática, en beneficio de esas clases, de los intereses y de la libertad de las masas esclavizadas." - 15 -

Los anteriores análisis no deben hacernos perder de vista que, si bien toda práctica política debería ser la resultante de una adecuación recíproca de teoría y acción, no es menos cierto - p. 43 - que el proceso histórico consiste en las acciones reales, que las acciones son verdaderas en tanto que tales y en ese sentido son eficientes con independencia de su adecuación a formulaciones normativas previas o a los análisis post festum de su pertinencia teórica. De ahí que todo sistema proposicional que aspire a ser una teoría, y no un mero ejercicio de la fantasía, debe necesariamente referirse a la realidad tal como ésta existe y someter sus explicaciones y predicciones a la determinación fundamental de las prácticas a las que alude. Pero esto es, simplemente, la contrapartida de la relación dialéctica entre las acciones y sus orientaciones teóricas y valorativas dentro del proceso político, en general orientaciones ideológicas -.

Respecto del caso que nos ocupa, el orden que hemos seguido: la fijación del máximo nivel de abstracción del sistema y su relación con otras categorías relevantes de menor nivel, tiene por objeto, precisamente, demostrar que la puesta en práctica de una acción política y su eficiencia relativa dependen no sólo de las motivaciones conscientes de los actores, sino también en gran medida de la adecuación al objeto del marco ideológico en el cual se inscribe, y que todo proyecto político posee en última instancia una coherencia interna, que es la de la estructura lógica y cognitiva que le dio origen.

Para completar el cuadro de los condicionantes ideológicos de la acción política propia del liberalismo de avanzada, es importante tener en cuenta que éste rechaza en bloque toda participación activa en la política parlamentaria - lo - p. 44 - que dentro de esa esfera marca una neta diferencia con el liberalismo a secas y con su actual versión política positiva: la democracia parlamentaria-. En realidad, para ese grupo el término política denota casi exclusivamente las luchas de fracciones por el acceso al poder, típicamente los partidos, sea en las formas institucionalizadas de la democracia parlamentaria o los otros recursos operados con el mismo fin en el presente o en el cercano pasado.

Finalmente, la deficiencia de una estrategia adecuada para la acción política dentro de condiciones históricas dadas que permitiera algún grado de eficiencia a un proyecto de cambio social en la dirección deseada; la falta de percepción de los elementos estructurales determinantes de la situación social existente; la negación de cualquier posibilidad de cambio positivo a través del aparato del Estado; el rechazo de la violencia, ergo del autoritarismo implícito en los conflictos actuantes dentro de la esfera del poder, conducen a la racionalización de una ideología de retirada hacia la vida interior de los individuos que, excluida la fe trascendental en el milenio, confía el advenimiento de una sociedad justa al perfeccionamiento moral de la humanidad. Racionalización ésta justificatoria del abandono del campo de la acción política a fuerzas sociales actuantes, y que como tales no pueden ser totalmente ignoradas, y cuyo efecto concreto es una contribución a la conservación del existente estado de cosas.

Esta retirada del mundo es recurrente en la historia universal, y ha signado momentos com - p. 45 - pletos de la aventura del hombre. Ahora, como entonces, esas racionalizaciones de la retirada pueden valerse, reordenándolas, de los mismos elementos ideológicos prestigiosos orientadores de una participación activa, aun revolucionaria, dentro del acontecer social.

Buenos Aires, febrero de 1973.

1 Marianne Enckel, Boletín de C.I.R.A. N° 24, Lausana, 1972.

2 Cf. infra, pág. 108.

3 Rudolf Rocker, Nacionalismo y cultura, Buenos Aires, Imán, 1942.

4 Ibidem, pág. 20.

5 Rudolf Rocker, El pensamiento liberal en los Estados Unidos, Buenos Aires, Américalee, 1944, págs. 10-11.

6 C. D. H. Cole, Historia del pensamiento socialista, México, F.C.E., 1957-63, t. II, pág. 337.

7 Citado por Rudolf Rocker, El pensamiento liberal.. . , pág. 118.

8 Citado por R. Rocker, El pensamiento..., pp. 221-222.

9 “Existencialismo, marxismo y anarquismo”, en Herbert Read, Anarquía y orden, Buenos Aires, Américalee, 1959, pág. 157.

10 Afin de evaluar la relatividad de la anterior conclusión, o exclusión, es necesario tener en cuenta las ya mencionadas diferencias formativas e ideológicas en relación a los más típicos representantes de la corriente principal del anarquismo, como por ejemplo Proudhon y Bakunin y, sobre todo, con las acciones sociopolíticas históricas -reales- del movimiento anarquista, particularmente el anarcosindicalismo. (Nota del autor.)

11 op. cit., pág. 151.

12 Nacionalismo y cultura, p. 26.

13 En Ionescu y Gellner (comp.) Populismo, Buenos Aires, Amorrortu, 1970, págs. 15-17.

14 Citado por Pierre Ansart, Sociología de Proudhon, Bs. As., Proyección, 1971, pág. 129.

15 Bakunin, El Sistema del Anarquismo, Bs. As., Proyección, 1973. [pp. 160-161. Dicho libro es una parte del libro de G.P. Maximoff The political philosophy of Bakunin, Nueva York, Free Press, 1953].