Azaretto 3 - 4

Sábado 16 de junio de 2007, por Azaretto Manuel

Las cabriolas de un fatuo .....................107

Los trágicos sucesos de Mayo en Barcelona .. 117

El camaleonismo de parabienes ................ 133

Presión cenetista en la AIT ..................139

Fascismo y antifascismo ....................159

Las inquietudes de la FAI ................. 167

LAS CABRIOLAS DE UN FATUO

Tal vez se interprete como una irreverencia la biografía que nos proponemos bosquejar en estas páginas, de uno de los más destacados representantes de la CNT, responsable y solidario de todos los desaciertos, desviaciones y claudicaciones de que en este mismo libro se mencionan. Nos referimos a D. A. de Santillán.

No negaremos que es un buen plumífero y más a su favor diremos que, además de su preparación intelectual, físicamente es muy fotogénico; pero todas sus bellas cualidades no borran la impresión decepcionante que causa en nosotros su vida de militante anarquista llena de veleidades y su producción sociológica plagada de desconcertantes contradicciones.

Parecería que poseyera una mentalidad abierta a todas las sugestiones; adaptable a las influencias del ambiente, del clima y de los hombres que lo tratan; plasmado de un exagerado impresionismo que le hace perder el control de sus facultades reflexivas, al extremo de negar hoy lo que afirmaba ayer, para volver mañana a decir lo contrarío de la víspera. / p. 107 /

Allá por el año 1925, Santillán refrendó -conjuntamente con Emilio López Arango- el libro El anarquismo en el Movimiento Obrero, en el que, haciéndose historia de los acontecimientos sociales producidos en la Argentina, se ataca valientemente a los sectores marxistas y a los elementos camaleones que tomaban como bandera de sus ’innovaciones" el "frente único". Si bien Santillán no fue más que un mero colaborador en la redacción del libro no son menos suyos los conceptos que se exponen en él. En dicho libro, en la página 179, Santillán, combatiendo el neutralismo y el sindicalismo amorfo en las organizaciones obreras, manifiesta:

"¿Somos anarquistas o no lo somos? Si lo somos, hemos de serlo a todas horas y en todos los lugares; si no lo somos, mal haríamos en simular en ciertos días de fiesta o entre ciertos contertulios, ideas y sentimientos que no abrigamos.

Se nos dice que el sindicato es para los obreros asalariados que quieren luchar contra el capitalismo. ;Otra frase hecha! Ahí está el ejemplo ruso de la primera hora, para demostrar a los que no tienen voluntad de ser ciegos, que el capitalismo es un adversario menos fundamental que el estatismo, que el principio de autoridad. La revolución rusa destruyó las vejas formas capitalistas, llevó a la ruina el capital privado, pero dejó en pie una máquina estatal y el capitalismo arrojado por la ventana volvió dos años más tarde, por la puerta, acompañado de los honores y genuflexiones de sus pretendidos enemigos de ayer, recibido como el salvador del país. Ser enemigo del capitalismo no / p. 108 / es bastante para ser revolucionario, después, sobre todo, de la experiencia rusa. Y los que se esfuerzan por sugerir a las masas obreras que su enemigo principal es el capitalismo se esfuerzan simultáneamente por desviar al proletariado de su guerra instintiva al Estado. Por lo demás, las luchas de cada día no nos ponen frente al capitalismo una sola vez, que no tengamos que contar con la huéspeda: la intervención del Estado en forma de gendarme, de soldado, de juez, etc. Los intereses del Estado, aun en los países que se pretenden regidos por gobiernos "obreros" se identifican con los del capitalismo. Lo ve todo el mundo. Y hacía falta que vinieran unos señores sofistas en nombre del sindicalismo a separar las dos cosas y a agrupar a los trabajadores para la lucha contra el capitalismo, dejando intacto al Estado, sus instituciones y las ideas que lo fundamentan, en loor a una pretendida unidad de clase que se quebrantaría cuando los anarquistas, enemigos del principio de autoridad, atacáramos el Estado y el estatismo."

* * *

A raíz del indignante y alevoso asesinato del compañero López Arango, que fuera en su época el más fiel intérprete de la concepción finalista del comunismo anárquico en los gremios y valiente defensor de la FORA, Santillán se puso al frente del diario anarquista La Protesta y de inmediato se notó un brusco cambio de apreciación de los hechos sociales. En el suplemento semanal que editaba dicho diario, se publicaban, en su mayoría, artículos de escritores que negaban la obra polémica y de afirmación hecha por Arango desde las columnas de esa publicación, durante tantos años. / p. 109 /

Se produce en la Argentina el golpe cuartelero de Uriburu. Santillán se convierte en un entusiasta propagandista de una alianza entre los sindicalistas radicalizantes, los partidos políticos marxistas y grupos anarquistas especifistas con la FORA.

* * *

En 1932 publica un folleto La bancarrota del sistema económico y político del capitalismo, del cual copiamos los siguientes párrafos:

"Parodiando a Proudhon y a Bakunin diremos que todo principio de autoridad, cualquier principio, donde quiera que se exprese, es incompatible con la dignidad y la libertad del hombre y es preciso elegir: O bien la persistencia de la autoridad política, de nociones y derechos superiores al hombre, y en consecuencia la esclavitud, la indignidad, la degradación del individuo, o bien la libertad, la dignidad, la afirmación humana y por consecuencia la supresión en los espíritus de todo fantasma divino, político, económico o moral superior al hombre.

Todos los regímenes políticos y económicos de clase, todas las tiranías se han fundado siempre sobre la anulación del hombre.

... Hay que suplantar la dominación del hombre por la administración de las cosas; hay que producir la desaparición del Estado gubernativo, suprema expresión hoy de la autoridad del hombre sobre el hombre, el instrumento más poderoso de la esclavitud de los pueblos para su esquilmamiento por una minoría privilegiada. Mientras exista el Estado gubernativo habrá ricos y pobres, amos y esclavos, opresores y oprimidos y mientras esa desigualdad / p. 110 / reine no podrá reinar la paz, la solidaridad y el buen acuerdo entre los hombres.

Sin la supresión del Estado y en general de todo principio de autoridad política organizada e impuesta existirán privilegiados y desposeídos, porque no se concibe un gobierno más que como expresión de defensa de los privilegios de una dada categoría de gentes contra las reivindicaciones de los demás".

Como consecuencia de algunas medidas tomadas por la policía uriburista, que presagiaba peligro para los que abusan del lenguaje truculento para aparecer como revolucionarios, Santillán tuvo que escapar para Montevideo y aquí lo vemos en rueda de café con los políticos exilados.

El presidente del Uruguay, Terra, se declara dictador y desaloja a blancos y colorados batllistas de los puestos de gobierno. Santillán se codea con los que pasaron a ser "opositores" y en una vergonzante amalgama con blancos, batllistas, socialistas, bolcheviques y anarco - dictadores crea el "Comité de Agitación contra las Dictaduras", pretendiendo arrastrar a la FORU a ese confuso terreno, hecho que dio motivo a que se distanciara abiertamente de los anarquistas del Uruguay.

Después de su "brillante" actuación en Montevideo y de exponer conceptos aliancistas -reñidos con los que sostuviera en sus escritos- desapareció "alegre y confiado" de este ambiente, en el cual no le fue posible hacer prosperar su "nueva" tesis "circunstancial".

Poco tiempo después hace su triunfal aparición en la / p. 111 / Península Ibérica. Y es de imaginar que, un hombre de tantos prestigios intelectuales y con un cargamento de experiencias captadas en sus andanzas con los políticos "democráticos", habrá sido recibido como se merecía por los trabajadores españoles, brindándosele la oportunidad de ensayar sus "descubrimientos" sociológicos. El ambiente le ha de haber sido propicio.

Llega el 19 de julio de 1936. Estalla la revuelta militarista encabezada por Franco.

Santillán hace su aparatosa entrada - armado y con escolta - al palacio de la Generalidad, a realizar una entrevista con el presidente Companys, "demócrata sincero", y en ese momento se le pone el sello oficial de la CNT a la "primera" claudicación.

De sus actividades, de sus flamantes concepciones y de su comportamiento en las alternativas de la guerra civil, damos algunos pormenores en lo que se transcribe en este libro del informe que presentó el camarada Besnard al Congreso Extraordinario de la AIT y en otros capítulos.

Y en Tiempos Nuevos, revista editada en Barcelona, de junio de 1937, Santillán, en el artículo "¿anarquistas en el gobierno o anarquismo gubernativo?", toca afanosamente la pandereta de su apostasía para brindarnos esta desafinada partitura:

"No obstante la correlación y la dependencia; no obstante la armonía que debe reinar siempre entre lo que se dice y lo que se hace, entre las ideas y los hechos que sus citan, entre las doctrinas y la conducta práctica de quienes la sustentan, no siempre van a la par, contundidos, los prin¬ / p. 112 / cipios generales, que son la esencia, con los medios tácticos, que dependen de las circunstancias y son influidos por ellos.

Los principios, el ideal, son como la brújula que guía los pasos hacia la meta. Son la línea recta trazada en nuestras abstracciones. La táctica es la aplicación de estos principios, de esa trayectoria, a las contingencias, sinuosidades, escollos del camino. Ocurre a menudo que no es la línea recta la que lleva más prontamente y con más seguridad al objetivo; a veces se llega primero haciendo zigs¬zags. Incluso acontece que se adelanta más y se llega primero desandando lo andado.

En todo ello lo que importa es no perder de vista ni aún cuando se retrocede, el ideal, el norte señalado por la brújula de nuestra razón de ser. Pero a Roma se va por mil caminos y la elección del más adecuado depende de multiplicidad de circunstancias y de factores del momento preciso de la elección".

Esta tesis es una copia fiel de la consigna bolchevique: "Cualquier medio es bueno, con tal de llegar al fin". Y el fin que los obsecuentes servidores de Stalin se proponen, es el Estado.

Lo más risueño de esta inconsecuencia santillanista es que, para suavizar su letanía santónica, afirma que para llegar a Roma: al ministerio de Economía, ha tenido que "dejar a un lado ciertos escrúpulos", como si estos escrúpulos no los hubiera abandonado ya hace mucho tiempo, con sus andanzas entre los políticos de estos lares.

* * *

Pero esto no es todo. Falta el rabo por desollar. / p. 113 /

Casi al final de la tragedia que vivió el pueblo español, Santillán publica su libro póstumo La revolución y la guerra en España, en el que, describiendo los más importantes acontecimientos de aquella guerra civil y muchos entretelones bastante denigrantes, se interroga él mismo si ha procedido bien o mal en todas las claudicaciones que refrendó y ejecutó con los demás dirigentes de la CNT y al final de cada capítulo vierte un quejumbroso comentario sobre la insinceridad que demostraron los políticos en el bloque "antifascista"!

Y por ese libro conocemos los últimos "descubrimientos" hechos por Santillán. El entiende que la revolución social es una "dictadura en daño de los demás" y por eso prefirió aceptar la dictadura de los políticos. Claro, si actúa como anarquista, no hubiera tenido la satisfacción de sentarse en la mullida poltrona del ministerio de Economía.

Descubrió, además, que a la pequeña burguesía no se le "debía quitar ese mínimo de comodidad y de seguridad de vida a que estaban habituados..." "como una condición esencial de toda victoria".

¡Pobre Santillán! Había perdido muchos de sus mejores años propagando métodos de lucha y concepciones de una mejor convivencia social para la humanidad y recién se le caía la venda de los ojos, ante la cruda realidad: el hermoso despertar, los gestos de heroísmo del pueblo español, su rotundo triunfo, para comprender que la revolución social que presenciaba era "una dictadura" en perjuicio de los burgueses y autoritarios.

Esto nos trae a la memoria las piruetas de un poeta "revolucionario" que actuaba en nuestro ambiente allá por / p. 114/ el año 1906: Angel Falco. Enterado éste de que su colega Santos Chocano hacía de bufón por los palacios reales de Europa, le dedicó el célebre soneto "De luchador a palaciego". Tiempo después, Ángel Falco entró a desempeñar un cargo diplomático y no hizo más versos revolucionarios.

Santillán, en cambio, en su obra póstuma - plagada de sofismas, incongruencias y negaciones - parece juntar los dedos de sus manos, y golpearse el pecho, como las beatas, rezando "Por mi culpa, por mi grandísima culpa". / p. 115 /

LOS TRAGICOS SUCESOS DE MAYO EN BARCELONA

No obstante los llamados a la cordura, a la sensatez y a la rectificación de conducta, dirigidos desde todos los rincones del mundo a los cenetistas y faístas, éstos seguían impertérritos poniendo en práctica sus nuevas doctrinas y modalidades y cuidando de no herir "la susceptibilidad de sus aliados "antifascistas". La palabra revolución social se había suprimido del léxico español. Había sido reemplazada por el de "hay que ganar la guerra" que halagaba enormemente a los políticos marxistas, mientras éstos declaraban públicamente que luchaban por una república democrática.

Mientras tanto, una mano, invisible solamente para los que sufrían de miopía también "circunstancial", manejaba los hilos del plan madurado por el gobierno central de Largo Caballero - en connivencia con la diplomacia "democrática" - de eliminar por completo la ya escasa influencia de los anarquistas en Cataluña y Aragón. Plan que fue proseguido luego por Negrín, Prieto, etc.

Un mes antes de los sucesos que más adelante se describen, se había producido una "crisis" en el gobierno de : p. 117 / la Generalidad, la que fue "solucionada" por el "demócrata" Companys en forma caprichosa - según Souchy - porque pretendió disminuir el número de los "ministros" de la CNT Pero, como éstos demostraban su complacencia y gran dosis de paciencia y "para no quebrar el frente antifascista, tragaron también esta amarga píldora’ (Frases de Souchy).

A fines de abril de 1937 fue asesinado Antonio Martín, militante anarquista de Puigcerdá y varios de sus compañeros de esa localidad.

La CNT, sin embargo, hacía gestiones con la UGT para celebrar el 1° de mayo en conjunto, pero no prosperó en sus propósitos "unionistas".

* * *

En los primeros días de mayo aparece muerto, en Barcelona, el camarada Camilo Berneri - junto con su compañero Giovanni Barbieri -, quien ya en noviembre de 1936 había hecho una valiente crítica a las desviaciones que comprobaba, llegando a decir "que era de lamentar, cierto proceso de bolchevización en el seno de la CNT" y que en el periódico Guerra di Classe, de esa fecha, escribió un profético artículo, del que reproduciremos algunos párrafos llenos de evidencia en ese momento para todos aquellos que observaban las cosas con los ojos de la realidad y no con los lentes ahumados de las "circunstancias especiales". Berneri, decía:

"Los republicanos, los jefes socialistas y los comunistas ya están unidos sobre la base "constitucionalista". El Comité Ejecutivo del Partido Comunista español declaró re¬: p. 118 / cientemente que en la lucha actual, él se propone la defensa de la democracia y de la propiedad privada. Esto empieza a oler a Noske. Si no tuviéramos Madrid en llamas nos veríamos obligados a pensar en Kronstadt. Pero la politica de Madrid está por triunfar. No armó y no financió la Cataluña revolucionaria.

¿Esto se ha hecho acaso para poder dirigir a la URSS que envía armas y cuadros destinados a controlar la lucha revolucionaria y a detener el desarrollo de la revolución social, encauzándola sólo en el canal de la lucha armada contra el fascismo? El chantaje: Madrid o Franco, paralizó al anarquismo español. Hoy Barcelona está entre Burgos, Roma, Berlín, Madrid y Moscú. Un sitio.

Se acumulan nubes negras en el horizonte; la niebla nos ciega.

Afinemos la mirada y tengamos el timón con mano de acero. Estamos en alta mar y hay tormenta. Pero nosotros sabemos hacer milagros. Entre los prusianos y Versalles, la Comuna encendió una llamarada que aún ilumina al mundo.

Entre Burgos y Madrid, está Barcelona.

Piensen en eso los Godet de Moscú. C. Berneri. "

Berneri había firmado su propia sentencia de muerte, la que fue ejecutada por los mercenarios que estaban a las órdenes del "frente antifascista", mejor dicho, de los emisarios de Stalin.

* * *

Lo que sucedió en esos dias y los posteriores, en Barcelona, nadie mejor que la CNT y la FAI lo pueden historiar. Leamos fragmentos del extenso informe publicado / p. 119 / en el “Boletín de informaciones” de as mismas y que tomamos de Solidaridad, de Montevideo, correspondiente a la fecha, con un acápite hecho por la redacción de esta última publicación, en el que con acierto esboza una explicación de las causas de las que fueron consecuencia estos hechos de mayo:

Tomamos del “Boletín de informaciones” de la CNT y FAI, de Barcelona, el comunicado que en fecha 17 de mayo, publica el Comité Nacional de la CNT, relatando los sucesos de Cataluña y las causas que los produjeron. Conceptuamos interesante este informe por ser la palabra oficial del CN de la CNT, lo que ofrece a los camaradas un elemento de juicio para interpretar los hechos y comprender los móviles que han guiado a quienes pusieron todo su empeño en producirlos.

Nosotros, sin embargo, hemos de destacar una vez más, que ellos son la consecuencia natural de esa tendencia “aliancista”, que surge a veces en nuestro movimiento, llevado por la ilusión del mayor número, sin comprender que desde el momento que nos aliamos con un enemigo, ya no lo tratamos como a tal, y por consiguiente, los obreros que integran una institución que combatimos y que han empezado a sentir el efecto de nuestra prédica, en vez de abandonar esa institución por sentirse hermanados con nuestros principios, se sienten de nuevo en paz con su conciencia, porque nuestro acto ha valorizado a esa institución enemiga, y mucho más, desde el momento que en lo, sucesivo y en virtud de esa alianza, ya no diremos que esa institución es mala, son que guardaremos silencio, para mantener la UNIDAD. / p. 120 /

Es más o menos, lo que les ha pasado a los compañeros españoles, con su alianza en un “frente antifascista”, con el agravante peor e injustificable de su intervención en los órganos de gobierno.”

“HABLA EL COMITÉ NACIONAL Estimados camaradas: los acontecimiento que han tenido lugar en la regional catalana, obligan a que sirvamos a la organización el informe de los hechos, y muy particularmente, cuál ha sido la intervención que en los mismo ha tenido este Comité Nacional.

El lunes tuvimos noticias de que ocurría algo grave en Barcelona. No nos decidimos a intervenir, porque ya hacia días que anormalidades existían, y estábamos convencidos de que no era fácil lograr que nuestra intervención paralizara los hechos. Por conocer que la Organización de Cataluña atravesaba una etapa de experimentación, consistente en aplicar en las actuales circunstancias los mismos métodos que dieron vida y consistencia a la CNT, sin recordar los camaradas, que hoy, en un plan de intervencionismo gubernamental y de colaboración obligada, los métodos requerían un cambio, coincidente con el cambio de oposición a intervención. Por otra parte, el adversario político actuaba de forma provocativa, con la idea fija en lograr que la Organización confederal volviera por los fueros de lucha en la calle. El proceso era largo, y habíamos tenido ocasión de intervenir, viendo que eran inútiles nuestros esfuerzos, ya que en las reuniones y plenos se planteaban las cosas de FORMA INOPORTUNA.

El martes, día 4, los camaradas que intervienen en el gobierno de valencia fueron llamados por el presidente del / p. 121/ Gobierno, el cual les informo de que la situación en Barcelona era grave, que requería una intervención decisiva, para que se paralizara la guerra civil que había estallado con toda violencia. Expuso Largo Caballero, que el Consejero de Seguridad Interior de Cataluña, había solicitado del Ministro de la Gobernación el envió urgente de 1.500 guardias, indispensables para sofocar el movimiento. Ello no podía hacerlo el Gobierno ya que era entregar unas fuerzas para que operasen al servicio de quien tal vez tuviera que ver con el conflicto planteado. Antes de acceder a ello, procedería a la incautación de los Servicios de Orden Público, tal y como le facultaba la Constitución. Era necesario que los Comités nacionales de la CNT y la UGT se desplazaran, inmediatamente a Barcelona, para ver si lograban que se depusieran las armas, sin perjuicio de que posteriormente se discutieran las causas y buscaran soluciones. Se reunió el CN decidiendo ir a Barcelona con la misión ante todo, de que cesase el fuego, para evitar la incautación de los Servicios de Orden Público por el Gobierno central y amortiguar en lo posible, el desastre que en el orden internacional y en el interior, significaba la guerra civil que había estallado.

Designamos a los compañeros Juan García Oliver y Mariano Vázquez, para que se desplazaran a Barcelona. Por la Ejecutiva de la UGT fueron los camaradas Hernández Zancajo y Muñoz. En avión se realizó del viaje.

... Las constantes PROVOCACIONES habían producido el choque en la calle. La ultima era el envió de fuerza publica a la Telefónica, para adueñarse de ella, e, perjuicio del Comité de Control UGT-CNT. En el Consejo / p. 122 / de la Generalidad últimamente celebrado, todos coincidieron en reconocer que Ayguader había extralimitado a mandar la fuerza publica. Pero nadie quería apechugar con la responsabilidad de cambiar, sancionando, al responsable Ayguadé y Rodriguez Salas.

En la Generalidad una reunión con todos los sectores. Iniciada la misma, plateamos, como cuestión previa, la conveniencia de que los representantes de las organizaciones dirigiéramos por radio una alocución, lanzando la consigna de alto el fuego. Era preciso ganar tiempo, evitar victimas. Y previendo que la discusión podía prolongarse, adelantábamos tiempo, al propio tiempo que dábamos a conocer a todos que estábamos reunidos y dispuestos a encontrar solución al problema gravísimo planteado en la calle, Fue aceptada nuestra proposición por las demás representaciones. Suspendióse la reunión. Hablamos por radio. Y volvimos a reunirnos. Después de amplio debate, propusimos la fórmula de que se constituyese un Consejo provisional, con cuatro representantes, en el cual no interviniera nadie de los que habían intervenido en anteriores Consejos. .... Este Consejo tendrá carácter provisional y estaría presidido por Companys. Su tarea seria de 10 a 15 días, tiempo que las organizaciones emplearían para discutir sus puntos de vista y llegar a la elaboración de un programa de actuación que obligara de forma responsable, a que cada cual lo cumpliera y no se repitiera lo que hasta aquel momento, que los pactos y acuerdos fueran letra muerta. Se aceptó, después de discutirse ampliamente, la proposición. Nosotros defendimos el criterio de que se constituyera inmediatamente a fin de que al conocerlo la / p. 123 / opinión supiera que había quedado el conflicto resuelto, y se imponía que cada cual se retirara. Los representantes de la UGT - comunistas en Cataluña - se oponían, alegando que era preciso que primero cesara totalmente el fuego en la calle; convenía, según ellos, dar tiempo a que se normalizara la situación. ....Agotamos los argumentos en defensa de nuestra tesis. Creíamos que era preciso ganar tiempo, para impedir que el Gobierno se viera obligado a incautarse de los Servicios de Orden Público. Pero no hubo manera de entenderse. La Ezquerra y los Rabasaires aunque no llevaban el debate, se adherían al criterio de los comunistas. Y al final, dos e la madrugada, terminó la reunión decidiendo hablar de nuevo por radio, dando cuenta de que llegábamos a entendernos y que era necesario cesar totalmente el fuego, normalizando la situación. Por la mañana Companys daría la nota dando cuenta de la constitución del nuevo Consejo de la Generalidad, Consejo de pacificación y provisional. Al terminar la reunión, comunicamos al gobierno que las cosas iban por buen camino. El Gobierno había estado reunido en sesión permanente, tratando del problema de Cataluña y discutiéndose el Decreto de incautación de Servicios de O. Público. La compañera Federica Montseny llevó la oposición durante cuatro horas a los comunistas y a los republicanos que defendían la incautación de los S. de O. Público y Defensa. Fue un debate movido que a la hora de votación perdimos, decidiéndose la incautación con la condición de que se esperaría al último momento para ponerlo en práctica. El Consejo siguió reunido hasta que a las dos de la madrugada informamos de que la situación iba normalizándose. / p. 124 /

... En Barcelona, a la madrugada, observamos que la situación se agravaba. Nuestra primera alocución por radio había sido tenida en cuenta. Pero a las pocas horas volvió a recrudecerse la lucha. Y al amanecer el miércoles, presentaba mal cariz el panorama de Barcelona.

... Claramente pudimos observar con la disimulada satisfacción que acogían todos la decisión del Gobierno. Al poco tiempo llegaba a la Generalidad la noticia de que al puerto de Barcelona habían anclado unos barcos de guerra franceses y otros ingleses. A pesar de todo seguimos intentando parar el fuego.

... El miércoles por la noche, de acuerdo con todos los camaradas que estábamos en la Generalidad, decidimos hablar por radio junto con Vidiella de la UGT para hacer un nuevo llamamiento terminante concretando que la CNT estaba dispuesta a desautorizar a quienes siguieran con las armas en la calle, transcurrida una hora.

La Federación de Sindicatos, de acuerdo con la Local de la UGT, redactaron la orden de vuelta al trabajo. Pusimos de acuerdo a que los directores de los diarios de la CNT y la UGT para que el jueves aparecieran dando la voz de concordia. El jueves amaneció con relativa tranquilidad por las calles; la gente empezaba a circular. El transporte dio la orden de vuelta al trabajo; pero como las líneas estaban averiadas, hubo necesidad de que antes que los tranvías, salieran los coches de reparación. Salieron, y al correr de la mañana, tuvieron que retirarse por haber sido tiroteados. También fue tiroteado algún tranvía que intentó salir. El metro tuvo que suspender la circulación porque en algunas entradas los policías comunistas y Estat Catalá, / p. 125 / asediaban a los viajeros. En los centros y barricadas de los otros sectores que forman el frente contra nosotros, se detenía y cacheaba y rompía los carnets de la CNT. En algunos lugares aparecían grandes cantidades de carnets confederales rotos. En otros lugares se hostilizaba a los camaradas. Centros nuestros eran asediados. Los adversarios dominaban posiciones, aprovechándose de la tregua que ofrecían los camaradas, ansiosos de poner fin a la lucha fratricida. Esta situación dio por resultado que al mediodía la situación se hubiera agravado y ya la lucha de nuevo se generalizaba. Por la tarde, el Secretario del Comité Nacional se desplazó al Comité Regional, donde tenía lugar una reunión. Inmediatamente nos dimos cuenta de que la situación era más gravísima que nunca. Los camaradas estaban dispuestos a echar por la calle de en medio ...

No era posible por muchas provocaciones y por mucho que se nos hiciera, que cerráramos los ojos y decidiéramos entablar la batalla definitiva ... No podíamos olvidar que la visión de los hechos demostraban con toda precisión que habíamos hecho el juego al adversario. Querían que saliéramos a la calle, que el Orden Público pasara al Gobierno, convencidos de que éste, por interés de la guerra, por necesidad interior y exterior, había de aplastar al movimiento. De esta forma, el Gobierno Central lucharía contra nosotros y después ellos aparecerían, eliminada la CNT y si antes no venia la intervención extranjera, lavándose las manos y dueños de la situación en Cataluña, ya que nadie les podría decir que la represión la llevaron ellos a cabo ... Comprendíamos perfectamente la tragedia de los camaradas que se veían acorralados y provocados. Que / p. 126 / contemplaban la caída de sus camaradas y amigos. Pero por ENCIMA DE TODO estaba la necesidad de que en un momento no se hundiera estrepitosamente todo el esfuerzo realizado por el proletariado español desde el 19 de julio, sirviendo en bandeja la victoria a Franco, por una parte, y haciendo el juego al adversario por otra. ...

Inmediatamente se desplazó la delegación del Comité Nacional, junto con una Comisión, a la Generalidad, para ponernos al habla con la Gobernación por teléfono. Al habla con el ministro, expusimos con toda claridad, lo grave de la situación. Denunciamos actitud de los mandos de Orden Publico. Indicamos que Rodriguez Salas aún seguía al frente de la Comisaría de Orden Público, lo cual justificaba la actuación provocativa de la fuerza pública, ya que seguia bajo las ordenes suyas. Planteamos con claridad que el problema de Barcelona no era un problema de fuerza pública, sino de tacto. Era imprescindible para que terminara la lucha, que se estableciera un plazo de tregua. Tres horas serían suficiente. Precisaba que durante ese tiempo la fuerza pública no interviniera para nada. Que no efectuara cacheos. Que no detuvieran a nadie. Que no hiciera absolutamente nada. Entonces podrían los que estaban en armas abandonar las barricadas, los locales y cuántos lugares ocupaban. Galarza aceptoo nuestra sugerencia. Se determinó que de seis a nueve de la mañana del viernes la fuerza pública no se metería con nadie. Ya desde aquel momento se darían órdenes terminantes para quien no hiciera fuego. En cuanto a los mandos nos anunció que al otro día llegarían en avión los nuevos jefes con órdenes por escrito que serían enseniadas ... para que / p. 127 / tuviéramos la seguridad de que no se iba el plan de represión sino de pacificación. Sobre el comisario de Orden Público, Rodríguez Salas, había ordenado que INMEDIATAMENTE fuera destituido. La fuerza pública que venía de Valencia, que era necesario, según Galarza, que se la dejara pasar. Su llegada a Barcelona era imprescindible, ya que los guardias que habían eran una fuerza parcial, apasionada y que significaba un peligro para la pacificación. En estas condiciones quedamos de acuerdo con el ministro de la Gobernación. Únicamente concretamos, por ser importante, que la fuerza pública no entrara en Barcelona hasta después de las nueve de la mañana, para evitar incidentes. Aceptoo Galarza la idea y se comprometio en hacerlo así.

Pusimos en conocimiento de la u organización catalana las conclusiones a que habíamos llegado, ordenando que los camaradas estuvieran preparados para las seis de la mañana retirarse.

La Federación Local de Sindicatos, junto con la Local de la UGT, redactaron otra nota, dando la orden de vuelta al trabajo. Por otra parte, hablamos con Arrando, para concretar sobre las órdenes del ministro de la Gobernación. Al propio tiempo propusimos y se aceptó, que las patrullas de control, fuerza pública que se había puesto a las órdenes del Delegado de Orden Público, y que no había intervenido en los sucesos, salieran a las seis de la mañana a patrullar por las calles de Barcelona, para evitar que se produjese ningún incidente.

... Aquello era un golpe muy duramente asestado a sus cálculos. Todo el plan se hundía, desde el momento en que el llegábamos a un acuerdo con el gobierno central. / p. 128 /

Por la mañana, los camaradas, teniéndose a las órdenes cursadas, se retiraron inmediatamente a sus casas. Mucho antes del plazo indicado, ya no había nadie en armas. Sin embargo, los otros aprovechaban todas las oportunidades para provocar. Se hacía difícil en algunos casos contener la indignación de los camaradas atropellados, a pesar de las órdenes que había. Esa era una prueba más de que los adversarios no querían la tregua. A toda costa deseaban que siguiera la lucha. Era el plan concebido. Pero les falló porque el buen sentido se iba imponiendo a los camaradas y no se le replicó a las provocaciones. De esta manera quedó liquidado un grave problema de Barcelona.

En los pueblos, los camaradas dejaron circular a las fuerzas que venían de Valencia; pero en algunos lugares, los adversarios, siempre en el plan de provocación y revancha, aprovecharon la retirada de los camaradas después de haberse liquidado el problema de Barcelona. En otros lugares se ejercía represión. Era que los mandos actuaban en los pueblos bajo las órdenes del Partido que había llevado la guerra a Barcelona, en contra de la CNT. Nada fue suficiente para detener el sentido de responsabilidad y la sensatez que se imponía a nuestro movimiento.

... Esta es la situación. Ahora sólo falta que la Organización reflexione profundamente sobre lo ocurrido. Es una experiencia más, que nos marca con claridad que no basta la buena voluntad. Precisa que nos situemos en el plano de no hacer jamás el juego al adversario. La situación política es cada vez más compleja. Sólo un análisis / p. 129 / detenido, efectuado por quienes conocemos las interioridades y el complejo de esas situaciones, puede llevarnos por el camino que interesa al movimiento, a la evolución y al triunfo de la guerra. Ante todo, no ir nunca de manera inconsciente al lugar que nos quieren llevar, sino al que tenemos que ir y al que nos convenga.

Frenemos los impulsos. Y por entremos las cosas tal como interesan.

Ahora mismo todos desbarran; los partidos pierden la brújula, particularmente el partido comunista, ante el fracaso estrepitoso de su maniobra. Orientemos la ofensiva en el plano de la sensatez y la exposición ordenada de hechos, abandonando el tono de agresividad y dejémosles que griten. En su obra perecerán. Y el movimiento libertario se abrirá paso por su capacidad y enormes sentido objetivo.”

* * *

Eligiendo detenidamente y sin ninguna clase de prevenciones este informe del Comité Nacional de la CNT, ser vierte con una claridad meridiana, la más absoluta negación de raigambre anarquista y los suicidas propósitos de entregamiento que abrigaban e iban ejecutando con torpeza y cobardía los cenetistas y faistas gubernamentales, llegando no sólo a desautorizar la resistencia armada de los compañeros anarquistas, que se manifestaba valientemente en las barricadas levantadas en las calles de Barcelona, sino que, valiéndose del injustificado prestigio e influencias que ejercían sobre nuestros camaradas, tuvieron por medio de engañosas maniobrar, hacerlos desistir de que su digna actitud y entregarlos a merced del / p. 130 / bloque autoritario que con sus desmanes había provocado la indignación de los anarquistas y del pueblo barcelonés.

“los camaradas estaban dispuestos a echar por la calle del medio ...”. No era posible por muchas provocaciones y por mucho que se nos hicieran, que cerráramos los ojos y decidiéramos entablada la batalla definitiva ...” “Frenemos los impulsos. Y orientemos las cosas tal como interesan”, afirman con toda frescura los “ministerialistas”. “Hay que derrumbar las barricadas ... Un adoquín cada ciudadano, y fuera las barricadas, que son recuerdos de horas trágicas, recuerdos que tienen, que es necesario que desaparezcan en holocausto a la unidad y fraternidad que tienen que mantenernos estrechamente abrazados” les transmitían por la radio de la CNT-FAI.

Y así, con discursos radiales y volantes saturados de frases del mismo tenor, ser frenaban, de nuevo, los impulsos redentores y de la justa indignación de los anarquistas y de una sana parte del pueblo español que, reaccionando altivamente contra el engaño de que habían sido víctimas por parte de los cenetistas y faistas, dispuestos a impedir se siguiera asesinando a sus propios compañeros y queriendo contrarrestar la prepotencia autoritaria de todos los políticos se habían lanzado a la calle a jugarse la vida por su libertad.

Más aún. Si nos fuera posible destinar más espacio para hacer conocer otros tristes y desagradables episodios acaecidos en ese lapso de tiempo, se pondría al descubierto ampliamente el cáncer traicionero que había minado la moral, la valentía y la bondad del pueblo español. Y si se tiene oportunidad de ver el folleto La semana trá / p. 131 / gica de Mayo en Barcelona, escrito por el equilibrista A. Souchy se podrá apreciar cuán cobarde ha sido el comportamiento de los “ministerialistas”; cuanto desvergüenza encierran sus andanzas y coqueteos con los políticos “antifascista” y hasta qué punto se traicionó la noble causa de la emancipación humana.

EL CAMALEONISMO DE PARABIENES

Jamás se le ofrecerá mayores satisfacciones al camaleonismo internacional, en la frondosa gama y de denominaciones: anarco-dictadores, faquistas, sindicalistas, aliancistas, “antifascistas” y otros istas, que las que les brindaron, a manos llenas, los hombres que ejercían cargos de responsabilidad en la CNT y en la FAI.

Y no sólo fueron obsequiosos con el ejemplo dado en su actividad durante todo el período de la guerra civil en España, sino que, con una obstinación digna de mejor causa, iniciaron una ofensiva radial, periodística y telegráfica con el suicida propósito de contagiar con sus ”circunstanciales” modalidades y conceptos los ambientes obreros internacionales saneados del virus confusionista y comprometer su solidaridad y divulgación entre quienes siempre están prontos a hacer un gesto o una frase que coincida con su veleidosa característica.

Veíamos algunos conceptos vertidos, fruto de la ofensiva circunstancial:

Ha de conseguirse a costa de lo que sea, y cueste lo que cueste la unidad de criterio en las luchas antifascistas, y la coordinación de todos los esfuerzos. Ha de conseguirse, pasando por encima, si es preciso, de cuantos ciegos, abúlicos, inconscientes o criminales, se oponen a ella y le ponen obstáculos", les tramitía Federica Montseny.

"Los antiguos enemigos de la patria se convirtieron en sus defensores... Aceptamos la militarización y con ella aplazamos, pusimos a segundo término, nuestra lucha contra la disciplina militar. Hemos reconocido la autoridad del Estado, cesando temporalmente en nuestra vieja lucha contra toda institución estatal. Hemos participado en el gobierno y colaboramos con él, en las tareas de ganar la guerra contra el fascismo”, escribía A. Souchy.

"Acerquémonos más a la realidad. Y apartémonos un poco, aunque sólo sea un poquito, de las barbas venerables... Ellas ya cumplieron su misión. Nosotros tenemos hoy que cumplir la nuestra. Y si ellos volvieran, nos censurarían nuestra incompetencia, nuestro sectarismo, nuestra cerrazón, por mantenerse rígido al pasado, cuando tanto han variado las circunstancias", afirmaba, como secretario general de la CNT, Mariano R. Vázquez.

La CNT no ha querido apartarse de la realidad. Sin renunciar a sus objetivos finalistas, adapta su táctica a las exigencias de la hora", les decía Manuel Villar.

"Por primera vez en la historia del movimiento social hemos entrado, los anarquistas, a formar parte de un gobierno con toda la responsabilidad inherente a esa función. Pero no es porque nos hayamos olvidado de nues¬/ p. 134 / tros postulados fundamentales", les espetaba Diego Abad de Santillán.

"¡Bienvenidos, pues, los ministros cenetistas!", les decía Luis Heredia, en La Protesta, de Chile.

"Nuestra patria, la patria de los trabajadores, es el patrimonio que hoy tenemos en nuestras manos". "La patria está en peligro", expresaba en público el ministro de "Justicia", Juan García Oliver.

"Felizmente, la actuación de los anarquistas españoles ha tenido profunda influencia en el pueblo de ese país... El hecho de que Largo Caballero haya adoptado una actitud revolucionaria recogiendo los anhelos de grandes multitudes, cansadas, decepcionadas ya del parlamentarismo, de la legalidad burguesa implica uno de los más grandes triunfos de la posición de la CNT y de la FAI" expresaban los faquistas de la Argentina en Acción Libertaria.

"Los anarquistas no han rectificado nada, absolutamente nada; ni en la teoría ni en la práctica... La CNT fue al gobierno forzado por una situación y circunstancias especiales creadas por una revolución que no estaba enteramente en sus manos...", afirmaba el camaleonismo del Uruguay por medio de su órgano la revista Esfuerzo.

"El anarquismo - no los maestros, sino el anarquismo contemporáneo - padece de visión histórica y cultiva una ideología abstracta que siempre ha de ser estéril. La solemne declamación de principios eternos y de los cuales no se puede quitar ni una tilde, no hace cambiar al mundo... / p. 135 /

Hay que estudiar la posibilidad de salir, en muchos países del aislamiento sectario...", nos espetó H. Rudiger.

"Yo, es tanta la fe y la esperanza que tengo en la CNT y en la FAI y sus militantes que digo que al terminar la guerra, España, a pesar de haber intervenido la organización confederal en la dirección oficial del gobierno, para salvarla de la invasión del fascismo mundial, continuaraa siendo la cuna del anarquismo y anarcosindicalismo", dijo Mascarell.

"Nosotros, los anarquistas, aun teniendo nuestra representación en ese gobierno formado provisionalmente, para representar diplomáticamente fuera de España el derecho de defensa, de independencia y libertad..." argumentó Cultura Proletaria, de Nueva York.

* * *

Muchos otros mensajes y proclamas del mismo o parecido tenor fueron esparcidos a los cuatro vientos y los camaleones batían palmas estruendosamente. No era para menos.

Con la torpe y claudicante actuación de los cenetistas y faístas en los diversos puestos burocráticos del gobierno de España se le daba a aquéllos la mayoría de edad; se oficializaba todo su pasado "innovador", veleidoso, confusionista y temperamental. Podían seguir codeándose y actuando, con más desenfado, "incorporando valiosas tácticas revolucionarias", aunque sin la "circunstancia especial", con todos los políticos de derecha o de izquierda. En España, con republicanos, socialistas, comunistas. En la Ar¬/ p. 136 / gentina con radicales, conservadores, etc. Aquí, en el Uruguay, con batllistas, blancos, frugonianos y bolcheviques. Con todos los que hablen de "democracia". Extender el frente "antifascista" a través de todos los mares.

Así se explica la unanimidad en el aplauso, en la defensa y en la justificación que surgió de las filas camaleónicas hacia los cenetistas y faístas. Era la voz de su conciencia que estallaba de alegría al comprobar que se agregaba a la larga lista de los "ismos ’ el "gubernamentalismo anárquico".

Era la materialización de sus proféticas concepciones. La ruptura del viejo cascarón "principista", que abría nuevos horizontes a la avasallante inquietud "unionista".

Con el refuerzo de tan multicolor y copiosas concepciones "circunstanciales", el camaleonismo se rejuvenecía en cuerpo Y alma para ensayar nuevas incursiones por el campo obrero, esperando mientras tanto, la reincorporación de los que habían ido a España a comprobar la bondad y la eficacia de sus "tácticas" y de sus interpretaciones ideológicas.

Felizmente, pasados los primeros ;estantes de confusión, en el campo obrero y anarquista se ha producido una rápida y saludable reacción y es muy difícil que prosperen las nuevas tácticas y las nuevas modalidades irradiadas y exportadas desde y la Península ibérica, después del fracaso recibido.

PRESION CENETISTA EN LA AIT

Es innegable que el Secretariado de la Asociación Internacional de los Trabajadores, institución a la cual están adheridas la FORU y la FORA, pasó por momentos angustiosos y desagradables al pretender defender la orientación ideológica y las prácticas de lucha aprobadas en su congreso de constitución.

Nobleza obliga declarar que el compañero Pierre Besnard, secretario desde antes de iniciarse los acontecimientos españoles hasta hace poco, de la AIT, se esforzó en mantener la línea de conducta que emerge de su declaración de principios y pugnó incansablemente para evitar las desviaciones producidas y para que los cenetistas se rectificaran de su claudicante posición gubernamental.

Esto, que en realidad, significa un sincero elogio para la labor desarrollada por el compañero Besnard en esa emergencia, no implica coincidencia con su manera de pensar con respecto al movimiento obrero, pues nosotros no aceptamos ni el término de anarcosindicalismo ni la misión finalista que le atribuye a los sindicatos.

Sería interesante para los trabajadores conocer am¬/ p. 139 / pliamente la agobiadora tarea del Secretariado de la AIT, pero como ello implicaría extender más de lo que ya es este trabajo, nos limitaremos a describir en forma por demás sintética algunas de sus intervenciones ante la CNT española.
* * *

La mayor parte de lo que transcribimos en este capítulo pertenece al informe presentado por el camarada Besnard al Congreso Extraordinario de la AIT, realizado en París en diciembre de 1937.

En su primer viaje a España pudo observar la animosidad y los aviesos propósitos que demostraba el gobierno central de Largo Caballero hacia las columnas cenetistas, al extremo de negarles armas para el frente de Aragón, que defendían. El Secretariado hizo notar esta grave anomalía a los responsables de la CNT y de la FAI y les alentó para que se las procuraran. Así fue que las entidades mencionadas iniciaron gestiones ante un vendedor de armas, pero el negocio fracasó y Bernard manifiesta

"Así pues, España no recibió las armas que necesitaba inmediatamente y Rusia se las proporcionó al gobierno de Madrid, pagadas al contado, de un valor discutible, y poca a poco, con la promesa de que no serian distribuidas a las columnas de la CNT y que el partido comunista podría desarrollarse y actuar en condiciones particularmente favorables. Me di cuenta de cómo la influencia rusa había ganado terreno. García Oliver y Santillán, el primero especialmente, no veían más que por los ojos de Antonof Ovsenko, cónsul general de Rusia en Barcelona... Ante tal / p. 140 / sumisión a Rusia, el Secretariado de la AIT no tenía más que hacer sino marcharse sin discutir a París".

* *

Mientras tanto, la CNT, "iniciándose" por el tortuoso sendero de las claudicaciones, se reúne en pleno de regionales el 23 de octubre de 1936 y resuelve:

"1° El nombramiento de una comisión del Pleno, compuesta por Levante, Centro y Cataluña, para celebrar en Barcelona una entrevista con el Presidente de la República, Azaña, exponiéndole en ella la necesidad de que se plantee la crisis del gobierno para que la CNT entre en este último con el propósito y las condiciones aprobadas en el pleno de las regionales del 15 de setiembre último. Esta comisión ha de fijar un plazo de 48 horas para obtener contestación.

2° En el caso de que sea rechazada, tomaremos las medidas de tipo militar para asegurar las comunicaciones entre Madrid, Levante, Aragón, Andalucía y Cataluña y controlar el pasaje de los hombres y del abastecimiento de estas regiones hacia Madrid. Para el cumplimiento de este acuerdo el C. Nacional nombrará una Comisión de Guerra Nacional. Por medio de este Comité se procederá a la unificación de los frentes de Cataluña, Aragón, Levante y Andalucía.

3° La CNT ha de proceder a la movilización de las fuerzas confederales hasta los 100.000 hombres. Esta movilización se efectuará de acuerdo con los Comités Regionales y el Comité de Guerra Nacional.

4° Organizar una acción de conjunto con todas nues¬/ p. 141 / tras fuerzas regionales para llegar al control de la economía y la coordinación de las reservas.

5° Acentuar las gestiones iniciadas cerca de los representantes diplomáticos de Rusia, para llegar hasta donde sea preciso a los acuerdos adoptados por nuestro Pleno.

6° Rectificar los acuerdos anteriores e intensificar la campaña de opinión a favor de las determinaciones tomadas por el pleno del 15 de setiembre".

La parte esencial de lo resuelto el 15 de setiembre, que se menciona en lo transcripto anteriormente, dice así

"Constitución en Madrid de un Consejo Nacional de Defensa compuesto por elementos de todos los sectores políticos en lucha contra el fascismo y con esta proporcionalidad: cinco delegados de la UGT, cinco de la CNT y cuatro republicanos. Presidencia del Consejo Nacional: Largo Caballero. La constitución de este C. N. de Defensa, propone la continuidad de la presidencia de la república en la persona del que la detenta y con el mismo espíritu de gestión que viene observando hasta la fecha”.

Se debe tener en cuenta que, sobre lo solicitado al gobierno central para la formación del Consejo Nacional de Defensa y sobre las medidas resueltas en el pleno del 23 de octubre de 1936, no fue más que pirotecnia barata, no cumpliéndose nada de lo resuelto, pero, no obstante no haber surtido el efecto dadivoso que de esas "tremebundas" poses esperaban, poco más tarde entraron al gobierno central, explicando la CNT y la FAI este hecho, en estos términos:

"El Pleno Nacional de Regionales celebrado en Madrid / p. 142 / el 28 de setiembre de 1936, informado de las gestiones realizadas por el C. N. para lograr la formación del C. N. de Defensa, vistas las múltiples dificultades que para ello se encontraban, y ante la necesidad apremiante de intervenir directamente en la dirección de la guerra, la política y la economía, con objeto de evitar el continuo sabotaje que se hacía a nuestra Organización, colectividades y columnas militares, daba un amplio voto de confianza al C. Nacional para que, ante la imposibilidad de que se constituyera el C. N. de Defensa acordado en el Pleno del 15 del mismo mes, pudiera ser lograda la intervención de la CNT en el gobierno".

Es de destacar que, - en lo que se refiere a las milicias -, a los pocos días después del 19 de julio, la CNT y la FAI dieron el primer visible "tropezón", formando parte del Comité de Milicias Antifascistas, el que pronto desaparecía para refundirse en el Consejo de la Generalidad, justificando su intervención en esta forma:

"Se consideró que, para evitar la duplicidad de poderes que constituían el Comité de Milicias Antifascistas y el Gobierno de la Generalidad, debía desaparecer aquél y constituirse el Consejo de la Generalidad de Cataluña, desarrollando más positivas actividades, sin la cortapisa del choque de poderes y para que terminara el pretexto de las democracias al no ayudarnos porque mandaban los anarquistas".

El Secretariado criticó estas agachadas y dice en su informe que: "levantaron la indignación de los compañe¬/ p. 143 / ros españoles de la CNT, que no aceptaban ni consejos, ni críticas por parte de nadie".

Alarmado por el cariz que tomaba el pésimo comportamiento de la CNT, el Secretariado convoca a un pleno de las entidades adheridas a la AIT y éste se celebra del 15 al 17 de setiembre de 1936.

La resolución adoptada en esa reunión, con respecto a las desviaciones de la CNT, fue bastante frívola y confusa, notándose ya, a esta altura de los acontecimientos, la influencia de los cenetistas en el seno de la AIT.

Más adelante, el compañero Besnard continúa:

"A pesar de la seguridad manifestada por la delegación de la CNT y de la confianza manifestada por el voto de la resolución conciliadora adoptada por el Pleno, la central española no modificó en nada su línea de conducta. Al contrario, acentuó un poco más cada día su política de conciliación y. de colaboración con el gobierno. Tuve ocasión de darme cuenta de que el retroceso de las posiciones revolucionarias había aumentado considerablemente. En el curso de mi viaje, que duró 26 días, he recorrido Cataluña, Cerdaña y Aragón.

En todas partes he podido darme cuenta de que la acción de las masas en el terreno económico y social tendía a mantener y desarrollar las conquistas revolucionarias, a pesar de las concesiones cada vez más peligrosas concedidas a los partidos políticos para que se mantenga intacto un frente antifascista que nunca fue otra cosa que un engaño... cuya víctima fue la CNT Claro que a pesar de estar la CNT representada en los gobiernos de Valencia / p. 144 / y Barcelona, iba perdiendo influencia e inmediatamente ello tuvo su repercusión en el plan político.

Los compañeros extranjeros ya eran, en diciembre de 1936, perseguidos y detenidos, imponiendo su censura Ovsenko".

En el mes de junio de 1937 se celebró otro pleno de las centrales adheridas a la AIT, cuya resolución primordial es la siguiente:

"Que la conducta de la guerra revolucionaria, al mismo tiempo que la realización social, tendría que excluir por parte de la CNT toda participación directa así como toda inteligencia indirecta con los gobiernos de Valencia Barcelona y haría necesario que la CNT abandonara todas las concesiones políticas, económicas y doctrinarias hechas a dichos gobiernos para mantener intacto un pretendido frente antifascista compuesto por sectores que tratan con el enemigo de clase para liquidar la guerra y ahogar la revolución. Considera que el retiro oficial de la CNT del frente antifascista se impone cada vez más, dejándole sin embargo el derecho de aceptar o iniciar acuerdos circunstanciales con los elementos verdaderamente antifascistas de dicho frente, deseosos de qué se termine la guerra por una revolución emancipadora del proletariado español, dirigida contra el fascismo y también contra la llamada democracia republicana".

Otra medida de fundamental importancia se tomó en ese Pleno, como es la de mantener a raya a los "revolucionarios leninistas", los de Kronstad y Ucrania, que por esa / p. 145 / fecha andaban de coqueteos con elementos de la CNT La resolución decía así:

"Que la oposición del proletariado revolucionario de todos los países, unida en el seno de la AIT, al marxismo en todas sus formas, queda inquebrantable como antes, dado que la social democracia, así como el bolcheviquismo dictatorial de la escuela de Stalin o de Trotski, con todas sus ramificaciones y subdivisiones, sean PSUC o POUM, son igualmente nefastos y peligrosos para la realización de la revolución".

* * *

Estas resoluciones ahondaron más aún las diferencias y las discusiones entre la AIT y la CNT, y se agravaron al conocer esta última la resolución del Pleno con respecto al Fondo Internacional de Solidaridad de la AIT, que era de destinar el 80 % para sostener la revolución española y el 20 % para ayudar a los compañeros en otros países.

La CNT no aceptó este temperamento y ya en franca rebeldía y rompiendo con normas orgánicas y pactos solidarios, da vida a otra institución con objetivos aparentes a los de la de Fondo Internacional de Solidaridad, pero sin el control de la AIT, o lo que es lo mismo, abrogándose atribuciones de institución internacional..... heterogénea, pues se dirigió a "personalidades", comités e instituciones específicas, algunas de éstas saboteadoras de las centrales obreras regionales adheridas a nuestra Internacional. Mejor que nosotros, lo dirá la nota que transcribimos:

"Valencia, 3 de julio de 1937. - Al Secretariado de la / p. 146 / AIT, París. - Estimados camaradas: Contestando a vuestras cartas de los 15 y 17 de junio, os comunicamos los acuerdos siguientes que así como lo podréis comprobar, no emanan de este Comité, pero sí de toda nuestra Organización. En el curso del Pleno N. de Regionales celebrado los días 15 de abril y siguientes, se acordó la necesidad de constituir un organismo para hacer la competencia al Socorro Rojo Internacional, el cual no es más que un vehículo no solamente para fondos utilizados después por el partido comunista para su propia propaganda, sino también un método de atracción, de proselitismo y de propaganda.

Se admitió que dicho organismo no había de tener un carácter partidista y cerrado, sino que se le había de dar el máximo de margen posible, contando en él con unas figuras de prestigio nacional e internacional, siendo entendido que siempre ha de ser orientado por el movimiento libertario. He aquí, en pocas palabras la génesis de "Solidaridad Internacional Antifascista" (SIA). Pues comprenderéis que SIA no puede ser adjunta a la AIT, para no cortarle las inmensas posibilidades de extensión que se le ofrezcan a ella. Vosotros mismos tenéis que reconocer que allí donde no se reconoce a la AIT, se reconoce a la CNT. Y más aún se reconocerá a la SIA por ser, o a lo menos parecerlo, un organismo al margen de todo partido u organización obrera, presentando un carácter de organización de la solidaridad antifascista.

Por consiguiente, hemos de deciros que no podemos aceptar el acuerdo del Pleno de la AIT. Seguimos, pues, con la SIA y su C. General residente en España creará secciones en todos los países, contando, para hacerlo, con los / p. 147 / compañeros y no con las organizaciones, dado que es el único modo para realizar una labor seria y lograr el objetivo perseguido. No dudamos tampoco que sea igualmente un campo abierto a nuestra propaganda y una facilidad para nosotros de crear ciertas posiciones favorables entre ciertos sectores del proletariado que puede beneficiar a la AIT para su desarrollo.

Importa mucho señalar que la SIA tendrá el deber de ayudar a los compañeros refugiados y otros; ésta es la finalidad de SIA y necesita esta solidaridad fondos considerables. Por esta razón consideramos que la AIT no puede torpedear nuestra decisión sino todo lo contrario: tiene la obligación de pedir a sus centrales que apoyen el desarrollo de SIA por un lado y por otro su creación.

He aquí, a nuestro juicio, lo que se ha de hacer. Fuera de todo ello, cuando la AIT necesitara fondos, tendrá que sometérnoslo y según sus posibilidades le proporcionaremos los fondos precisos.

En resumen: es imprescindible que los fondos en poder del Secretariado de la AIT y destinados a la CNT y FAI sean remitidos a nuestro camarada Nemesio Galve, delegado nuestro en París. Y nada más por el momento. Con saludos fraternales, Por el C. N. de la CNT, MARIANO R. VAZQUEZ, secretario".

* * *

La SIA central, tenía personalidad legal, siendo sus estatutos aprobados y firmados por el gobernador de Valencia. Sobre lo que fue en España y lo que es todavía, en los demás países, esta institución, podríamos tejer algunos comentarios. Sólo diremos que la Sección Uruguaya, ajus¬ / p. 148 / tándose estrictamente al artículo 2° de sus estatutos: "Para la realización de los mencionados objetivos, la SIA desarrollará su actividad en el más puro terreno de la solidaridad humana, despojándose de toda ingerencia política y religiosa", tenía, en el mes de junio de 1938, un Consejo General compuesto por vanos doctores que actúan en los partidos blanco y colorado, varios socialistas y de relleno muchos otros de filiación incolora o variable.

Además, hace pocos meses se celebró en Montevideo una velada organizada por la SIA, Sección Uruguaya, y pudimos observar, corno al descuido, que en los alrededores del local donde ella se efectuaba había en más de dos cuadras dos filas de autos estacionados. No eran autos "proletarios". Los comentarios al lector.

Y para remachar el clavo, y demostrar la arrogancia y los propósitos de la CNT, léase el siguiente comunicado de ésta que señala el completo divorcio con la AIT y la maniobra de pretender desviar los fondos destinados a la Internacional para apoderase de ellos:

"Avisamos a todas las organizaciones, comités, ateneos, sociedades culturales y personalidades del Exterior que desean ayudar al movimiento anarcosindicalista de que no deben enviar más fondos a la dirección A. G., en París, como lo han hecho hasta la fecha. Los fondos enviados a esta dirección no se remiten a la CNT Rogamos se envíen hasta nuevo aviso los fondos a la dirección siguiente : N. Galve, 30 Rue St. Augustin, París". (Del Boletín de Información de la CNT del 13 de agosto).

Se siguió a estos hechos una campaña de calumnias e / p. 149 / intrigas contra el Secretariado y cuando éste pidió explicaciones tuvo el silencio por respuesta.

Se producen los graves y vergonzosos hechos de Barcelona en el mes de mayo de 1937 y al respecto dice Besnard:

"Los acontecimientos de Barcelona, la llegada al poder del gobierno Negrín, agente de las voluntades anglofrancesas y por consiguiente rusas, trajeron un cambio radical en la actitud observada hacia las masas confederales, los militantes de la CNT-FAI y los extranjeros. El predominio del poder central en Cataluña se hizo notar a tal extremo que toda seguridad fue suprimida para nuestros camaradas, especialmente aquellos que habían acudido del exterior para ayudar a la revolución española.

Pronto se pudo constatar que el gobierno Negrín estaba a las órdenes de los comunistas completamente y sus elementos se apoderaron oficiosa pero seguramente de todos los puestos directivos del Estado: policía, ejército, administraciones públicas. Los policías de la Checa realizaban sus encuestas contra nuestros compañeros, al lado de los policías españoles que sólo estaban allí para guardar la forma. En pocas semanas, 60 militantes de la CNT desaparecieron, 2.000 fueron detenidos y centenares de extranjeros encarcelados o expulsados.

De Barcelona, las expulsiones de los compañeros italianos se efectuaron con la colaboración del cónsul de Argentina, que era el encargado de la defensa de los intereses de los gobiernos fascistas de Roma y Berlín. Este cónsul tenía la audacia de encomendar a los antifascistas italianos / p. 150 / y alemanes que se presentaran a sus colegas, representantes de Hitler y Mussolini en Francia para que sean repatriados a sus países de origen.

Es imposible, me parece, caer más bajo de lo que hizo el gobierno Negrín". - París, 29/7/37.

Y a continuación remite una nota a las Centrales adheridas a la AIT, enterándolas de estos episodios y adjunta copia de una carta de varios presos, aconsejando que las centrales intervengan ante la CNT para que solucione la situación. Decían los presos:

"Valencia, 21/1/37 [sic, por deducción 21.06.1937]. - Estimado H. - Te escribo en el nombre de siete compañeros que se encuentran encarcelados ilegalmente en el convento de Santa Ursula... Aquí se encuentran en un calabozo H. K., E. I., F. H., H. L., M. y G., todos en la celda. L. y G. se encuentran actualmente hospitalizados en el hospital provincial de Valencia. H. está muy enfermo. Yo tengo una pneumonía. La cárcel es muy sucia y malsana. Nos faltan jabón, toallas, ropa y no podemos disponer de nuestro dinero. Se nos ha negado entrar en relación con nuestra organización (DAS) y nuestras familias. Nos han interrogado. Algunos lo han sido dos veces.

Nos tratan de espías, de haber tenido relaciones con la Gestapo durante los acontecimientos de mayo en Barcelona. Es una cosa absurda y no hemos de extrañarnos de que hayan necesitado meses para formar esta abominable acusación.

En el convento de Santa Ursula estamos 150 presos, con un 60 % de extranjeros, alemanes en su mayoría. Esta cárcel es un verdadero campo de concentración. / p. 151 / Si no se nos ayuda del exterior, quedaremos enterrados vivos y para mucho tiempo. Hagan todo lo posible por ayudarnos. Tendrías que pensar en vernos, o bien un compañero español que trabaje enérgicamente para conseguir nuestra liberación. El 29 de julio empezamos la huelga del hambre. Somos interrogados por españoles, pero los comisarios siempre son rusos y alemanes...

Queridos compañeros, no nos olvidéis. A todos salud. - X. X.

El Secretariado pone en conocimiento de la CNT el contenido de la carta de dichos presos y el texto de un telegrama urgente enviado por el Comité Regional de Cataluña, en el que se le pedía hiciera gestiones para impedir que los anarquistas alemanes deportados hacia Marsella por el gobierno de Negrín fueran entregados a los cónsules nazistas, pues llevaban documentos otorgados por el cónsul argentino encargado de los asuntos alemanes e italianos en España.

Teniendo relación con lo que antecede, es conveniente conocer estas dos notas de la CNT:

"Confederación Nacional del Trabajo. - Comité Nacional. - Valencia 22 de setiembre de 1937. - Al Secretariado de la AIT, París. - Contestando a vuestro comunicado del 23 de agosto referente a las gestiones en consecuencia del telegrama enviado por el C. R. de Cataluña con objeto de las expulsiones de compañeros extranjeros antifascistas, estamos muy satisfechos de las gestiones realizadas acerca de L. J. y de la Liga de los Derechos del Hombre. En lo que concierne a las dos demandas concretas que habéis hecho, / p. 152 / os comunicamos también que la CNT desde el 19 de julio de 1936 se ha cuidado de los compañeros extranjeros venidos a España y que sigue en su misma línea de conducta en cuanto le es posible hacer. Pero comprenderéis que es problema que se refiere también a la situación política y que obliga llegar a la conclusión de que la acción más o menos eficaz que puede desarrollar la CNT en defensa de los camaradas extranjeros depende de su intervención más o menos efectiva en el gobierno español. Importa mucho pedir el derecho de asilo para los compañeros extranjeros, pero también es mucho más importante - lo comprenderéis - solucionar arar el problema interno, poner fin a la fin a la represión y realizar una acción solidaria y de conjunto para ganar a guerra y mantener las conquistas del pueblo.

Tiene mucha importancia el problema de los extranjeros, pero en relación con el sostenimiento de la lucha encarnizada y terrible que llevamos contra el fascismo es DETALLE MUY INSIGNIFICANTE.

Os comunicamos también que el problema de los extranjeros es muy complejo porque el fascismo ha tomado sus puestos y colocado sus agentes. Vamos a hacer las peticiones precisas para lograr la liberación de los compañeros extranjeros que verdaderamente son antifascistas, mereciendo la confianza del movimiento libertario, por su larga actividad de militantes.

A la segunda cuestión contestamos que reconocemos el buen propósito de la AIT para ayudarnos en la lucha contra los ataques contrarrevolucionarios, pero la verdad es que mientras ella no sea debidamente encuadrada, terminando con sus discrepancias internas y determinándose a / p. 153 / trabajar activamente para apoyar la guerra antifascista y revolucionaria de España, podrá hacer poco a pesar de sus buenos deseos. El apoyo decisivo que deseamos y necesitamos por el momento para luchar contra la contrarrevolución en España, es el que nos puede procurar el proletariado mundial desarrollando una acción eficaz contra el fascismo invasor. Si la marcha de nuestra querrá es buena cambiará y se irá mejorando nuestra situación, y los ataques y el predominio de la contrarrevolución serán más débiles. Todo esto habéis de tener en cuenta.
Con saludos revolucionarios. - M. R. Vázquez, Srio
."

"Confederación Nacional del Trabajo. - Comité Nacional. - Valencia 22 de setiembre de 1937. - Al Secretariado de la AIT, París. - Apreciable compañero: Recibimos vuestra circular N° 8 del 23 de agosto. Lamentamos que el Secretariado de la AIT al recibir un telegrama de una Regional de nuestra sección y dando atención a su contenido, lo utilice como bandera, dando a las secciones adheridas a la AIT la impresión de que la CNT se descuida del asunto de los compañeros extranjeros. Creemos que el Secretariado de la AIT, según las normas federativas, se ve obligado a reconocer que él no puede hacer caso de ningún comunicado de España que no proceda del C. N. de la CNT, teniendo como misión este último de mantener las relaciones con el Secretariado de la AIT.

Después de manifestar nuestro sentimiento por está actitud, pasamos a formular nuestra protesta contra la decisión ligera de orientar a las secciones hacia la constitución de / p. 154 / Comités de Ayuda y Socorro para las Víctimas de la Contrarrevolución en España. Ello nos da la impresión de que el Secretariado de la AIT utilice un incidente para torpedear la creación y el funcionamiento de las agrupaciones de Solidaridad Internacional Antifascista, que han sido creadas por el movimiento libertario español.

No podemos aceptar el último párrafo de vuestra circular que dice: "Y, por fin, intervenir cerca de la CNT para que sume su protesta y su acción a la nuestra". Esto significa una censura para este Comité Nacional que rechazamos enérgicamente, porque siempre hemos atendido a los compañeros extranjeros perseguidos en España y porque no necesitamos presiones para cumplir con nuestro deber. Pero también el C. Nacional no puede intervenir contra los ultrajes que han sufrido los compañeros extranjeros SI NO ESTA ENTERADO de los hechos. El C. Nacional siempre ha prestado la atención debida a todos los asuntos de que ha sido informado y se ha cuidado directamente de ellos.

No dudamos de que en el porvenir el Secretariado de la AIT seguirá la norma de nuestro movimiento y que sólo prestará la debida atención a los comunicados oficiales de nuestro Comité Nacional.

Una vez más protestamos contra vuestra circular y las insidias que contiene porque hieren el CRITERIO REVOLUCIONARIO y solidario de la CNT que en cada momento vigila y presta la debida atención a los compañeros extranjeros venidos a España para luchar.

Con saludos anarco - sindicalistas. - Por el C. Nacional, Mariano R. Vázquez, secretario".

De exprofeso hemos puesto en mayúsculas algunas frases de estas notas de la CNT por las que se descubre la obsesionante preocupación de volver a ocupar los ministerios que habían perdido y el poco valor que representaba para ellos la triste situación de los perseguidos la reacción comunista, que presidía el testaferro Negrín.

* * *

En vista del grave problema que se le planteaba a la AIT para ayudar a los anarquistas que huían de "la sangrienta represión que se había desencadenado en Barcelona después de los hechos de Mayo y a los que el gobierno de Negrín deportaba, vía Perpiñán a Marsella, el Secretariado , - teniendo en cuenta que los representantes de la CNT; en París, habían negado su contribución para ayudar a Ios milicianos heridos y a las familias de los combatientes, no obstante haber recibido 1.400.000 francos de la tesorería de la AIT -, se dirigió, como era lógico, a las centrales adheridas para que activaran el envió de dinero y al mismo tiempo les sugería constituyeran en sus respectivas regiones “Comités de Ayuda y Socorro a las Víctimas de la Contrarrevolución española”.

Nos consta que así se hizo en la Argentina y Uruguay. Aqui, en Montevideo, la FORU publicó en Solidaridad la constitución de ese comité, pero no se contaba con la huéspeda. El plenipotenciario cenetista en el Uruguay — las había también en muchos países - pretendió desautorizar la existencia del Comité citado más arriba, y además, se expresó en términos despectivos e hirientes en contra de esos anarquistas perseguidos, encarcelados o fusilados por los esbirros de Negrín. No podemos asegurar si había reci¬/ p. 156/ bido informes oficiales al respecto, pero, es casi seguro, que se basaba para expresarse así, en las impresiones personales recogidas en la retaguardia, pues había vivido unos meses en España, desempeñando algunas delegaciones.

Para terminar este capítulo, diremos que, no conformes los cenetistas con las claudicaciones y maniobras constatadas, se dedicaron a prepara e ambiente obrero internacional con el fin de conseguir que en el Congreso Ordinaria de la AIT fueran modificados los principios y las prácticas de esta institución, adaptándolas a las modalidades practicadas y conceptos vertidos por los “ministerialistas” de la CNT y de la FA I.

En dicho congreso, que se celebró en noviembre de 1938 - sin la asistencia de las delagaciones de la FORA y FORU, debido a factores insalvables - triunfoo en forma muy pronunciada la tesis “circunstancial” de los cenetistas ya expresada con anterioridad a la realización de dicho congreso.

En la revista de la AIT, N° 6, un cenetista - fallecido - decía que se “tiene que operar en cada país, con arreglo a las circunstancias, psicología, posibilidades y características”. “En la declaración de de principios, no podemos seguir sustentando la tesis de apoliticismo rabioso. No tenemos porqué hacer declaración política. Pero no debemos cerrar la puerta herméticamente, para que, quede excomulgada la Sección que en determinadas circunstancias obre en política, con el bien entendido, de que política equivale para nosotros a colaborar con otros sectores en la dirección político - social - económico de un país". / p. 157 /

Desgraciadamente, en las modificaciones introducidas en la Declaración de Principios de la AIT se advierte -no tenemos el texto íntegro de ellas- que se deja la puerta abierta para que se opere de acuerdo a las "circunstancias" hasta en política. Así lo deja entrever el nuevo Secretariado de la AIT, en forma bastante vaga, en su informe a las Centrales, al decir que se fijó que: "la finalidad y la tendencia del anarcosindicalismo quedan fieles al federalismo", y que, en consecuencia, "la AIT concede a sus Secciones la mayor libertad de acción posible en la lucha por las finalidades".

Los momentos angustiosos que atraviesa el proletariado mundial no permiten esperar que la AIT pueda desenvolverse con normalidad. Por lo tanto, es de anhelar que cuando las circunstancias faciliten el intercambio de opiniones, la FORA y la FORU han de atacar esas reformas colaboracionistas y trabajarán para que no sólo se tachen de la Declaración de Principios esas "innovaciones", sino que se refirme el concepto anarquista que sustentan, con orgullo, ambas instituciones. / p; 158 /

FASCISMO Y ANTIFASCISMO

Dado el modismo que se ha contagiado en algunos sectores políticos y obreros, contrarios todos al movimiento forista de la Argentina y Uruguay y a la persistente utilización del vocablo antifascista por los °`ministerialistas" españoles e internacionales, creemos del caso hacer algunas consideraciones sobre lo que entendemos por fascismo y por su negación, por la aparente antítesis: "antifascismo".

El fascismo, mejor dicho su esencia, no es nada nuevo en la historia de los pueblos. Es la máxima, la más refinada, cruel y brutal manifestación del sistema autoritario; opresivo y avasallante desde su base a la cúspide. Se han encadenado todos los medios coercitivos a fin de darle al Estado la potencialidad de predominio necesaria; para centralizar ampliamente la fuerza bruta en el mecanismo gubernamental. Se han reglamentado todos los medios de "°persuasión" para amordazar la conciencia pública y se ejecutan las consignas con una "unanimidad" absoluta, "amoldando" las más diversas opiniones a las necesidades políticas del Estado.

Los mismos procedimientos, para acallar las voces de / p. 159 / los herejes, puestos en práctica por los verdugos a órdenes de los inquisidores Arbués y Torquemada, adaptándolos al "progreso" de nuestro siglo, han sido utilizados por los regímenes omnímodos impuestos en Italia, Rusia, Alemania y en la actualidad en España.

Aquella frase del político uruguayo apodado "Rasputín": "Amansarse para vivir, o rebelarse para morir", es la norma de convivencia impuesta a los pueblos para que éstos soporten silenciosos el armatoste estatal. El Estado soy yo, yo ordeno y se me debe obedecer, dicen los dictadores y los pueblos obedecen, sonríen, aplauden y callan para evitar las consecuencias de Ia ira o la sospecha de los esbirros de la autoridad.

La conciencia humana se mecaniza. Las frases son de tipo standard. Los gestos resultan estereotipados. Las bocas tienen que enmudecer si no profieren palabras de con,formidad y servilismo. Se regimenta a los habitantes, sabiéndose cuaando, doonde y coomo se trabaja o se deja de trabajar, se piensa, etc.; doonde se concurre y se relaciona. El estado lo sabe todo por medio de legiones de espias o soplones y para todo tiene su "solucion". El fusilamiento, la horca, el hacha, el garrote vil, la guillotina y la silla eléctrica, son los argumentos definitivos y "bien convincentes" que hace "admiradores" y que todos los días los aumenta...

En Alemania, se cortan cabezas. En Rusia, se "expurga" a la oposición y al pueblo. En Italia, se receta el aceite de Riccino; luego el garrote o los cuatro tiros. En España, en la actualidad, se rebasa la medida; se fusila sin sumario previo a "convictos" hasta de "800 asesinatos... / p; 160 /

Esto es en cuanto se refiere a los regímenes totalitarios; a lo que se puede pluralizar por fascismos.

* * *

Veamos ahora en las "democracias". En Francia funciona la guillotina. En Estados Unidos se elimina a los seres humanos por medio de la electrocución o el linchamiento. En los demás países, iguales u otros procedimientos "ejemplarizantes". También se tortura con gomas o la picana eléctrica que conocemos por estos lares.

En algunos Estados se exhibe una amortiguación del sufrimiento, una vistosa etiqueta, un disfraz con ribetes plebeyos, pero siempre cimentado en la violencia, la osadía, lo inhumano y el crimen: el cascarón estatista.

Fascismo, nazismo, comunismo de Estado, nacionalismo, democracia, socialismo, son denominaciones distintas pero un solo vértice: el principio de autoridad; una sola finalidad: el Estado.

No cambia, pues, la finalidad con llamarse dictadura, imperio, reinado, república presidencialista o parlamentaria, ni tampoco con el pomposo título de: república de los "trabajadores" o de los soviets -dictadura "proletaria" ¬u otro cualquier "puente transitorio", como del que insinuaron los "antifascistas" de la CNT -FAI

Hechas estas simplísimas deducciones sobre lo que se ha dado - por snobismo - en llamar régimen fascista, cabe afirmar que idéntico origen tiene la palabra antifascismo, porque ni las potencias que, llamándose democráticas, aparentan combatir a aquel régimen se diferencian en / p. 161 / nada de él ni las fracciones políticas que le hacen oposición, por demagogia, pueden negar su esencia autoritaria.

* * *

¿Quiénes se presentan ante la opinión de los trabajadores llamándose antifascistas?

¡Los socialistas, que adoran, apuntalan y propagan la estructura estatista! En Francia, gobernando el socialista Briand, el ejército y las policías a sus órdenes liquidó la huelga de los ferroviarios franceses persiguiendo, encarcelando y masacrando a los obreros huelguistas. En Alemania, un ministerio socialista presidido por Noske, mandó masacrar al pueblo de Baviera, asesinando, además, a destacados militantes anarquistas, entre ellos, al camarada Landauer. En España, antes de la sublevación militar, los socialistas formaron en los gabinetes republicanos y está muy fresco el recuerdo de Casas Viejas, Arnedo, la choza de Seisdedos donde se quemó viva a una familia campesina compuesta de ocho personas y la persecución y asesinato de afiliados de la CNT y de la FAI y del pueblo español.

¡Los comunistas! En Rusia, - cuyo pueblo, místico y estoico, conoce los rigores y omnipotencia de la dictadura impuesta por el partido gobernante: Lenin ayer y Stalin ahora-, el ejército "rojo" a las órdenes del "generalísimo" Trostky, -hoy exilado "voluntario" del lugar de sus "hazañas"-, masacró despiadadamente a los marineros de Kronstad, que habían sido, en épocas del zarismo, una tea de libertad y rebeldía y los primeros en cuanto gesto revolucionario se realizó durante aquel nefasto régimen. Se / p. 162 / exterminó a los bravos guerrilleros makhnovistas, que habían expulsado de Ucrania a los ejércitos mercenarios. Se fusiló o se tiene soterrado en las cárceles de inhospitalarias regiones a los anarquistas y opositores a la dictadura y en estos últimos tiempos se han realizado repetidas "expurgaciones" contra los afiliados a su propio partido, fusilando como "traidores y espías de los nazis", a algunas intelectualidades que fueron compañeros de Lenin.

¡Los radicales, de la Argentina! Nos viene a la memoria la huelga en los talleres metalúrgicos de Vasena, donde se produjeron violentos choques con la policía irigoyenista, en los que cayeron muchos compañeros, episodio que derivó en lo que conocimos por "Semana de Enero" y que el periodista burgués Juan J. de Soiza Reilly - sin entrar al aspecto netamente proletario, que era por demás angustioso y cruel - describió, reflejando pálidamente algunas escenas, en estos párrafos:

"Acabo de hacer un viaje doloroso. He visitado algunos hogares israelitas donde se llora sangre. He visto ancianos inocentes a quienes se les ha arrancado la barba, de raíz, a tirones. He visto un viejecito pálido y sonriente que se levantó la camiseta para mostrarnos dos costillas. Salían de su piel como dos púas, sangrando... He visto obreros laboriosos y humildes -como todos los obreros judíos- con ambas piernas rotas, en astillas. Rotas a patadas, como leña, contra el cordón de la vereda. He visto bibliotecas científicas quemadas... He visto a una mujer heroica a quien obligaron a comer sus propios excrementos. He visto casas saqueadas y bolsillos vacíos por el robo. / p. 163 / He visto pobres chiquilinas de 14 y 15 años llorando en los rincones. Se cubrían la cara con las manos. Tenían vergüenza. Habían perdido entre las garras de las fieras, el tesoro santo de las inmaculadas... Una de ellas me mostró la mano derecha partida de un hachazo "porque intentó defenderse del bruto"... He visto, además... Pero, ¿para qué reproducir los horrores que he visto, el asco que he sentido?

Si mojara mi pluma en ese asco, escribiría esta crónica con bilis... "

¿Y los tristes episodios de la Patagonia, donde la soldadezca al mando del coronel Varela hacía cavar la fosa a los propios huelguistas para luego fusilarlos a su vera? ¿Y las masacres del Chaco, las persecuciones y deportaciones de militantes foristas?

¡Los batllistas, colorados oficialistas y blancos! Las calles de Montevideo y de algunos pueblos del interior han sido manchadas con sangre obrera; se ha apaleado a los que han hecho huelga y las cárceles han encerrado a muchos anarquistas.

¿Por qué se titulaban "antifascistas" las fracciones políticas que formaban el "Frente Popular", en España, que antes del 19 de julio y durante la guerra civil asesinaron a los anarquistas que se negaban a obedecer a los autoritarios?

Todo esto es villanía, prepotencia, violencia y crimen, aunque sus ejecutores se llamen socialistas, comunistas, radicales, blancos, colorados o antifascistas y no se diferen¬/ p 164 / cian, en nada absolutamente, de los procedimientos fascistas. Es siempre el Estado.

Luego, pues, no tiene ninguna lógica, ningún argumento valedero, convincente la alianza que hicieron los "responsables" de la CNT y de la FAI con los elementos autoritarios de España, ni la que pretendían que hiciéramos nosotros con los marxistas de estos lares.

* * *

Un acontecimiento político reciente, que produjo "sensación" en ciertas esferas estatistas y en mentalidades simplistas viene a reforzar nuestra argumentación : el abrazo de Hitler y Stalin. Se han hermanado en un sólido haz el rabioso anticomunismo con el cínico antinazismo.

Este hecho no debiera haber sorprendido a las personas sensatas, porque si bien son ideologías políticas que aparentemente se repelen, en los métodos, en los regímenes y en los intereses se identifican y no pueden permanecer distanciados.

El abrazo de Stalin con Hitler podrá impresionar a quienes, ocultando sus sentimientos y sus modalidades autoritarias, habían tomado como bandera proselitista una denominación y unpropósito sin sentido, engañoso y pueril, pero no tiene importancia para los que, como nosotros,los anarquistas, no aceptamos diferenciaciones en los regímenes y consideramos los actos, las maniobras y la palabra falaz de los que gobiernan a los pueblos como la lógica consecuencia de la podredumbre que encierra el sistema capitalista.

Lo cierto es, que el antinazismo y el anticomunismo / p. 165 / firmaron un pacto militar y luego se hartaron con los despojos sangrantes del pueblo polaco, repartiéndose, además, las tierras, las riquezas y los habitantes encuadrados en los límites que el mapa geográfico asignaba a Polonia, como anteriormente -los mismos u otros Estados- se habían repartido las tierras de Checoeslovaquia, Hungría, Abisinia, El Transvaal, La India, Marruecos, etc., y se sigue avasallando a los respectivos pueblos. / p. 166 /

LAS INQUIETUDES DE LA FAI

Estas tres iniciales son la abreviatura que corresponde a la Federación Anarquista Ibérica, institución especifica del anarquismo español, que tuvo destacada actuación en los acontecimientos guerreristas desarrollados en España, pero negativa en cuanto a la valorización de los postulados ideológicos que emergen de su denominación.

Surgió a la vida activa en el año 1927. con un programa definido - según declaraciones publicadas para justificar su organización específica - de trabajar en el seno de la CNT a fin de reforzar la orientación anarquista de que estaban impregnados los trabajadores adheridos a esa central obrera y ganar conciencias para la causa emancipadora.

Es innegable que la labor de capacitación y divulgación de nuestras ideas emprendida por la FAI fue auspiciosa y que sus componentes tuvieron que soportar la enconada persecución de los gobiernos de derecha e izquierda que se sucedieron en España, en estos últimos años. Pero este reconocimiento no nos inhibe para exponer, con toda franqueza, nuestro criterio de oposición a la / p. 167 / contagiosa modalidad aparecida hace algún tiempo entre los anarquistas, de organizarse específicamente, porque ello trae aparejado un desdoblamiento de actividades, un prurito infundado de aparecer como "orientadores" y un peligroso foco "innovador" para el movimiento obrero con finalidad anarquista.

En Sud América conocemos al dedillo las "inquietudes temperamentales" y las actividades de algunas instituciones similares: la Alianza Libertaria Argentina, reencarnada luego en la FACA, en la Argentina y la Federación Anarquista del Uruguay, en este país - ya desaparecida -, instituciones que han engendrado un semillero de desviaciones y más de una escisión entre la militancia anarquista. En lugar de contribuir al engrandecimiento de las centrales obreras foristas, han entorpecido su normal desenvolvimiento federalista y han llevado la confusión al seno de muchas organizaciones obreras, facilitando su absorción por los elementos marxistas.

Pero, como no es nuestro propósito ahondar en el problema especifista, sigamos haciendo conocer las distintas facetas que presenta la FAI en su desconcertante peregrinaje entre la teoría y la práctica.

Las contradicciones son múltiples y las claudicaciones de tal magnitud, que bien merecen destacarlas para borrar de la mente calenturienta de los panegiristas de la FAI de que esas tres letras son: "un sol que alumbra a los que sufren persecuciones y una fuerza que alienta a los que tienen sed de justicia; una antorcha para los parias y una / p. 167 / promesa para los oprimidos", como afirmaba Tierra y Libertad de Barcelona.

* * *

Cuando ya revoloteaban sobre el suelo hispano las aves agoreras, de rapiña y destrucción, alimentadas por el militarismo, el clero y el capitalismo españoles, la FAI se sintió acicateada por el hálito de su patrimonio ideológico para martillar - por última vez - la conciencia del pueblo español con su alerta impregnado de conceptos redentores, instándolo a la defensa de sus derechos, conculcados por la prepotencia estatista, y de su libertad amenazada por la reacción.

He aquí la resolución aprobada en el pleno de regionales de la FAI, realizado en 1° de febrero de 1936:

"Considerando la extrema gravedad del momento presente en España, tanto por las dificultades económicas y políticas internas, como por la influencia y las repercusiones de la situación internacional, y aleccionados por la experiencia ajena y por la misma lógica de los acontecimientos y de las cosas.

Considerando que, por la magnitud del proletariado revolucionario en España, existe para éste una responsabilidad mayor que en otros países ante cualquier eventualidad reaccionaria.

Que el fenómeno del fascismo, encarnado en el Estado totalitario, es un sistema de reacción del cual las violencias de la calle y los golpes bestiales de la reacción no representan más que un aspecto de un vasto complejo de ideas y de aspiraciones liberticidas, que se manifiestan en / p. 169 / la supresión absoluta de todo derecho de crítica y de toda dignidad humana y que tiende, además, a persistir por la captación desde la primera hora. Que la reacción fascista es el resultado directo de la quiebra del sistema económico del capitalismo, que no se le puede resistir eficazmente más que en el terreno de la supresión del capitalismo y en la instauración de un régimen de vida que haga imposibles las contradicciones monstruosas de la economía, del privilegio y del monopolio.

Que las experiencias históricas mundiales han evidenciado la impotencia y el engaño de la llamada democracia, supuesta igualdad política injertada en la más irritante desigualdad económica, para modificar la, esencia deI orden constituido.

Las Federaciones regionales de la Federación Anarquista Ibérica fijan su posición del siguiente modo:

a) Deploran que organismos obreros que han fijado en octubre de 1934 una ruta francamente revolucionaria y proletaria, se alíen a los partidos democrático-burgueses para encontrar una solución donde no puede haberla.

b) Propugnan el rompimiento total del proletariado con todas las ilusiones democráticas estatales, y su concentración en torno a la solución obrera y campesina, que implica la posesión de la riqueza social y natural por los productores mismos.

c) Sostienen que solamente en el mundo del trabajo, en los lugares de producción, se puede encontrar remedio eficaz y definitivo contra todas las formas de reacción.

Afirman que el acuerdo de los productores es posible en estas condiciones: / p. 170 /

1° Exclusión de los lugares de trabajo de los elementos afiliados a organismos fascistas, mediante la acción mancomunada de las centrales sindicales anticapitalistas.

2° Empleo del método insurreccional para la conquista de la riqueza social usurpada por minorías privilegiadas, y su administración por los productores mismos.

3° Implantación de un régimen de vida, de trabajo y de consumo que responda a las necesidades comunes de la población y no consienta bajo ninguna forma la explotación y la dominación del hombre por el hombre.

4° La defensa de ese nuevo régimen de vida, no se encomendare a ejércitos profesionales ni a cuerpos políticos, sino que ha de estar en manos de todos los trabajadores, sin que éstos pierdan el contacto con sus lugares de trabajo.

5° El respeto y tolerancia de las diversas concepciones sociales proletarias y revolucionarias y sus garantías de libre ensayo.

6° La lucha contra el fascismo, fenómeno internacional debe llevarse a cabo internacionalmente, por los organismos obreros y revolucionarios, con exclusión de toda idea y de todo sentimiento nacionalista".

* * *

Como puede apreciarse por el documento transcripto, ya se nota en su esencia una caída al "aliancismo" y la utilización del término "antifascista"; pero esto no tiene ninguna importancia si lo parangonamos con las claudicantes posturas posteriores.

Veamos lo que manifiesta la FAI cuando ya se había ubicado en la "pendiente fatal": / p. 171 /

"Toda la propaganda y toda la acción del anarquismo está fundada sobre el anticapitalismo y sobre el antiestatismo. Estas dos formas de dominio económico y de dominio político implican la negación de los derechos del productor y de la libertad del individuo.

El capitalismo encuentra en el Estado su instrumento de defensa. La explotación de los operarios, de los campesinos, de los técnicos, permite la acumulación de la riqueza y del poder económico -l a fuerza mayor con la cual se somete a los desheredados - en manos de una minoría improductiva. Por medio de las leyes que aseguran a la burguesía el derecho de propiedad con todo su sistema represivo, con su fuerza armada, el Estado constituye el más sólido baluarte del sistema capitalista. Frente a la posición marxista que atribuye al Estado funciones transitorias en la creación de una sociedad nueva, sosteniendo que el Estado se irá debilitando paulatinamente hasta desaparecer cuando hayan desaparecido a su vez la diferencia de clases, el anarquismo proclama la inutilidad del Estado y afirma que su presencia después del hecho revolucionario, significa reacción de un nuevo poder, de una nueva dictadura, con el consiguiente origen de una burocracia privilegiada y la instalación lógica de un gobierno de partido o preferentemente de los jefes del partido dominante.

La organización económica sobre bases socialistas, siendo factible, hace que el nuevo orden económico requiera nueva forma política. La posición anticapitalista y antiestatal del anarquismo está consolidada por la experiencia histórica y por la certeza de poder organizar la vida colectiva, dando a todos la posibilidad de satisfacer sus / p. 172 / propias necesidades, a cambio del trabajo en un régimen de socialización de los medios de producción.

La organización federativa, de abajo a arriba, -de la base al vértice, ocupará el puesto del sistema estatal. Esta reafirmación de principios tiene su razón de ser en el actual momento. Constreñidas por las circunstancias propias de la guerra, la FAI y la CNT han debido ingresar en el engranaje gubernativo. La colaboración impuesta por la suprema e ineludible necesidad de derrotar al fascismo; la coexistencia al lado de los sectores antifascistas, nos indujeron a abandonar con sacrificio nuestra posición ideológica. Pero esto no significa haber hecho renuncia al ideal y a la táctica anarquista. La ocupación de puestos de responsabilidad en las dependencias del gobierno central y de la Generalidad, puestos que hemos debido ocupar obligados por las circunstancias bélicas, no implica en manera alguna un cambio en nuestras concepciones teóricas. No; continuaremos siendo anarquistas como antes, y tenemos del Estado y de la solución dictatorial (cualquiera sea su nombre), siempre la misma opinión.

Ante el mundo entero, ante nuestros compañeros del movimiento anarquista, ante aquellos que deliberadamente han deformado la interpretación de los acontecimientos de España, y de nuestra momentánea participación en el gobierno, podemos afirmar sin exageraciones, que esta resolución de la FAI tiene un incalculable valor histórico".

* * *

Los conceptos expuestos por la FAI, aparte de las muchas incongruencias y contradicciones, marcan un record en el desenfado. / p. 173 /

Podríamos publicar, para reforzar nuestro criterio, un sensato comentario escrito por el compañero A. Schapiro, relacionado con el enternecedor llamado lanzado por la FAI al movimiento anarquista internacional, en el sentido de que la imitaran, haciendo, también, la "alianza" con los sectores políticos de sus respectivas regiones, pero nos abstenemos de hacerlo por ser ya conocido ese trabajo.

Pero, eso sí, vamos a transcribir, porque nos ahorra hacer objeciones de fondo y resulta un estacazo lapidario, las resoluciones que sobre la delicada y ridícula posición de la FAI y de la CNT tomó el Congreso de la Federación Anarquista de Lengua Francesa realizado los días 14 y 15 de agosto de 1937, conjuntamente con el comentario hecho por la redacción de Solidaridad, órgano oficial de la FORU, (N° 143, abril 1938):

"Transcribimos algunos acuerdos de la Federación Anarquista de Lengua Francesa, tomados en el Congreso realizado los días 14-15 de agosto de 1937, -en la ciudad de Clermont-Ferrand. Ante el caos reinante en el anarquismo internacional, derivado de los acontecimientos españoles, que llevó el confusionismo a gran parte de nuestro movimiento, merece destacarse la firme posición de los anarquistas que integran la F. A. de Lengua Francesa, que con toda valentía se colocan de frente a las mistificaciones revolucionarias, saliendo en defensa de la propaganda y de las prácticas de lucha consecuentes con los principios del anarquismo. Aun cuando no compartimos totalmente la interpretación que tienen de la aplicación práctica del anarquismo en el movimiento obrero, pues mientras que ellos tratan de dar a éste carácter anárquico desde afuera, des¬/ p. 174 / de los grupos, nosotros, basados en la experiencia de un largo historial revolucionario, que demuestra la superioridad de la interpretación forista, optamos por este sistema que aconseja que los anarquistas no deben actuar en los gremios como componentes de grupos a su margen, sino como integrantes de los mismos gremios, con lo cual se consigue imprimir al movimiento obrero una orientación definidamente anárquica, previa adopción de las prácticas de lucha de acción directa, sistema de organización federalista por oficio y principios y finalidad anarquistas, no obstante eso, decimos, consideramos de gran importancia el retorno de los anarquistas franceses a actuar en los gremios, con lo cual podrán lograr adquirir la influencia entre los trabajadores de que han carecido, debido a la práctica errónea de organizarse en grupos específicos al margen de la organización obrera.

Algo que merece destacarse, también, es el haber roto con el prejuicio de las alianzas con los políticos y el fusionismo sindical que sostiene el absurdo de pretender amalgamar a todos los trabajadores en un solo block, "al margen de toda ideología", cuando declaran abiertamente trabajar por el engrandecimiento de la CGTSR (adherida a la AIT ), dándole cada vez mayor pujanza material e ideológica, que pueda contrarrestar la obra castradora de la CGT reformista, salvando al proletariado de las ambigüedades camaleonas y la demagogía política y librándolo de toda traba que pueda impedirle la marcha hacia su emancipación.

Atribuimos suma importancia a esos acuerdos, tanto en lo que se refiere a la posición frente al "anarquismo esta¬/ p. 175 / tal", como a la militancia en el movimiento obrero, puesto que es de esperar que esa actitud sea por lo menos imitada, sino superada, por los anarquistas de los demás países, que perdieron la brújula o que vegetan en el círculo vicioso del "especifismo", abandonando esas aberraciones revolucionarias y decidiéndose resueltamente a la creación de un movimiento gremial propio, en el que la actividad de los anarquistas que por diversas causas no pertenecen a los gremios, no sólo sería admitida sino deseada, desde el cual se pueda trabajar libremente en la forjación de conciencias anarquistas, a fin de poder irradiar en el conjunto de la población con los destellos de nuestro ideal, haciéndole concebir la posibilidad de la existencia de una sociedad sin Estado, basada en el libre acuerdo y el apoyo mutuo, que lo determine a luchar concientemente por la destrucción de los regímenes autoritarios y por la instauración del Comunismo Anárquico".

Resoluciones del Congreso de la Federación Anarquista de Lengua Francesa:

"Sobre la posición de la CNT y FAI y del movimiento anarquista en España.

Considerando que, frente a la situación, una parte de la CNT - FAI ha cometido, desde el principio, errores deplorables en cuanto a la actitud a tomar, el Congreso estima que el único medio de encauzar la situación de España, tanto desde el punto de vista anarquista como desde el de la victoria final, es abandonar inmediatamente toda actividad gubernamental, política, militarista y diplomática y volver a los métodos de lucha revolucionaria. Que todos los elementos no conformistas de ambas organizaciones podrán solamente hacerlo, pero que / p. 176 / el movimiento anarquista internacional se halla en la obligación de romper con los elementos políticos y politiquistas de la CNT-FAI, que aún hablan en nombre de la organización y de la revolución.

El Congreso de declara profundamente apenado e indignado por la carencia oficial de la CNT -FAI ante las persecuciones contra los anarquistas en España, e invita a una campaña de enérgica protesta en todos los países.

En favor de los anarquistas presos y víctimas de la represión staliniana. - Se denuncia ante el mundo obrero internacional la odiosa represión que existe en España y repudia la campaña difamatoria hecha por la Tercera Internacional contra los que se dieron por entero a la lucha contra el fascismo y realizaron durante más de un año prodigios de heroísmo para aplastar a las bandas mercenarias de Franco, Mussolini e Hitler.

Invita a las organizaciones CNT-FAI a reaccionar con firmeza y a ocuparse de la solidaridad material y moral que se debe a los camaradas extranjeros detenidos desde las jornadas de mayo de 1937, en Barcelona, a defenderlos con energía y a impedir por todos los medios que sean ejecutados, decidiendo emprender una campaña para romper el silencio tramado al amparo de los frentes "antifascistas" y "popular", a fin de denunciar la organización del asesinato de los mejores revolucionarios por los lacayos a las órdenes de Moscú".

* * *

Está comprobado que en el nombre de la FAI, se enviaron a los "esclarecidos" a gobernar al pueblo espa¬/ p. 177 / ñol. Más aún; cuando los políticos marxistas no necesitaron de sus buenos servicios y fueron "exonerados" de sus puestos, la FAI intentó convertirse en partido político para estar en condiciones de ocupar de nuevo algunas careras ministeriales, en caso de ser llamados - se consideraban imprescindibles - por los "antifascistas".

No obstante anhelarlas vehementemente, las "crisis" ministeriales que se produjeron, no dieron oportunidad a los faístas de seguir demostrando sus grandes aptitudes como estadistas, diplomáticos y sociólogos. / p. 178 /