CONTRA LA CONFUSION 1967 - editorial de Noir et Rouge (con notas de 2007) hacia mayo de 68 y algo más

Miércoles 26 de diciembre de 2007, por Lagant Christian, Noir et Rouge

Cuatro razones destacan la importancia de este artículo:

- Una reflexión sobre la burocratización en las organizaciones anarquistas;

- Una aclaración sobre la FCL y la OPB ;

- Las señas de identidad del movimiento anarquista francés antes de mayo de 1968 y el rol del grupo y de la revista Noir et Rouge ;

-  - Un nuevo aporte histórico -la FCL y la OPB - y ético de Christian Lagant, cuyo texto aceptamos como editorial del número, prácticamente sin cambio alguno.
- 
Frank, junio de 2007.

“Contra la confusión” se puede de dos maneras, un elemento importante en la preparación del 68 francés y como ver la paja en el ojo del vecino y no la viga en el suyo.

De hecho, lo principal es la jerarquizacion que se impuso en el movimiento francés en nombre de la pureza ideológica (con un calco de la presunta eficacia marxista leninista por una parte - siendo el líder máximo Fontenis -, de la presunta sapiencia de los ancianos por otra, - con el líder máximo Joyeux -).

A la diferencia del marxismo leninismo, la teoría y la práctica anarquista brindan la rebeldía contra los aprendices de Lenin, Trotsky y Stalin. Por eso se rompieron la dictadura rojinegras en ciernes de la FCL y de la FA 1967.

A partir de 1924 la Fora pretendió imponer su hegemonía al movimiento libertario argentino con pistoleros y los análisis en gran parte delirantes de López Arango y Abad de Santillán sobre Argentina y España.

En la España posfranquista, nuevos aprendices de lideres máximos, siempre en nombre de la pureza, (y la huella de los servicios policiales con el caso Scala) provocaron el culto de la intolerancia (¿estará declinando en los 2000?)

Por eso, la lectura de este artículo podría ir acompañada del recuerdo de algunas páginas de Malatesta sobre la necesidad de relaciones y construcciones de organizaciones, siempre y cuando se parte desde la base y con los explotados (eso lo escribieron unos llamados Bakunin y Kropotkin). Perogrulladas que Makhno y los cenetistas españoles de base de los 1930 (no hablo de los ministros y sus adictos) aplicaron. Y en el 1967 1968 los compañeros libertarios de la Universidad de Nanterres (en gran parte de Noir et Rouge) lo tenían incorporados.

Frank, diciembre de 2007.

CONTRA LA CONFUSION editorial de Noir et Rouge

Desde luego, existen en la superficie de la tierra eventos mucho más importantes, guerras, graves conflictos sociales, trastornos políticos, el hambre de la que todos hablan porque de algo hay que hablar, hay todo eso, desde luego. Y sin embargo vamos a tratar larga y duramente de otro tema, menor en apariencia, pero que, más allá de nuestra reacción de anarquistas, parece superar nuestras historias « de familla » para relacionarse con un conflicto que toca a « todo » el movimiento revolucionario: a las cuestiones esenciales se responde con evasivas o « personalizaciones » que ocultan lo esencial. En la medida de nuestras fuerzas, siempre hemos obrado (o por lo menos intentamos hacerlo, con lagunas de que hablaremos) por gritar las verdades poco amenas que decir. Estamos obligados de hacerlo en particular hoy en día esperando que el debate, incluso los ataques que surjan, se queden en el terreno constructivo, el único que nos interesa. Que el conjunto de los compañeros del movimiento anarquista estén persuadidos que, en lo que nos concierne, estamos resueltamente decididos a permanecer en este terreno, cueste lo que nos cueste.

PREMISAS DE UNA CRISIS

Inútil es ocultar los hechos: unos graves acontecimientos acaban de suceder en el movimiento libertario y muy especialmente en el seno de la Federación Anarquista (FA) que provocaron una escisión durante el Congreso nacional, celebrado los 13, 14 y 15 de mayo [de 1967] en Burdeos. Aunque no formemos parte de la FA, como militantes anarquistas esos hechos nos afectan también directamente, de ahí nuestra intervención actual. Y luego nuestro grupo debe igualmente intentar situar sus propias responsabilidades, por no pertenecer a quienes se satisfacen perpetuamente de sí mismos...

Dicho eso, y antes de los detalles que van a seguir, se puede decir que la crisis que está sacudiendo al movimiento anarquista « oficial " en Francia se vincula directamente con una intentona de toma de posesión de la FA por determinados elementos reunidos en el seno de un organismo (la Asociación por el estudio y la difusión de las filosofías racionalistas o A.E.D.P.R., en adelante la Asociación...) con tendencia a erigirse en burocracia dentro de esa misma Federación. Se nos dirá que el fenómeno de la burocratización no es nuevo, aún entre los libertarios, y ya y precisamente en esta revista examinamos la Revolución española (1), por cierto. Mas es curioso, para no decir inquietante, que padezcamos por periodos los mismos males, que no sepamos sacar las consecuencias de lo que ya sufrimos. ¿Será una carencia de nuestra teoría o una dimisión nuestra antes ciertos deberes? Cuestiones a las que acaso ya sea tiempo de responder...

Sea lo que sea, otro fenómeno de burocratización, reciente, se produjo en los 1950 en el seno de la FA de la posguerra, fenómeno que desembocó en la transformación de ésta en Federación comunista libertaria (FCL), la cual se convirtió rápidamente en un casi partido neo leninista cuya apoteosis iba a ser la participación en las elecciones legislativas de 1956 (2) con consecuencias materiales como la desaparición de la FCL, del periódico “Le Libertaire”, de la sede, etc. Mucho más graves aún eran las secuelas sicológica, políticas... Este lindo balance era el resultado de un trabajo de zapa llevado a cabo dentro de la FCL por un organismo clandestino, la OPB (Organización Pensamiento Batalla), creado por algunos personajes que se autoproclamaron como « designados » para velar por la pureza ideológica de la Organización, para protegerla de las « desviaciones ».

Algunos viejos compañeros hablan, con un aire de enterados, de provocación, es posible y la amenaza del nucleamiento, hasta de polizontes [canas], pesa sobre cualquier organización revolucionaria inconsecuente, pero, además de que sea difícilmente verificable, e incluso en este caso, esta tesis nos parece también una facilidad, otro medio de evitar las cuestiones fastidiosas y que no impide nada, por ejemplo eso: todo organismo creado dentro de un grupo u organización para proteger contra una desviación sólo puede esclerotizarse burocráticamente, « ser el mismo una desviación ». ¡Con más razón entre los anarquistas! Precisemos por fin que la OPB, buró político secreto, supo aprovecharse de la voluntad de cambio manifestada por cierto número de jóvenes (y hasta menos jóvenes) que deseaban insertar el anarquismo de los anios 1950 más en su tiempo, y quienes entre nosotros participaron en esta larga y triste aventura nunca renegamos de nuestra convicción de aquel momento, ni de nuestra responsabilidad. Pudimos equivocarnos, pudimos excluir (por eso lejos estamos de volver a participar en tentativas de exclusión o en justificarlas), pero nunca actuamos con deslealtad, deshonestidad, participando, por ejemplo, en la OPB. Dicho esto, bien quisiéramos que los « gloriosos mayores », los « sabios » (para emplear una palabra oída en el Congreso de Burdeos, al cual asistimos a titulo de invitados) tomaran ellos también sus responsabilidades, que no se descargasen noble y cobardemente de los errores y flaquezas acumulados a pesar de su “experiencia“ ¡a expensas de los jovencitos que éramos en esa época ! Que dejen de explicarlo todo, mágicamente, con este coco que se esgrime periódicamente: Fontenis. En efecto, al final, si las responsabilidades de éste siguen importantes y dan incluso su nombre a un sistema, ¿quiénes incitaron sin reflexiones al mismo Fontenis, creador y pivote de la OPB, hacia los puestos responsables? Quiénes cerraron los ojos demasiadas veces, por el miedo a responsabilizarse: los chicos de los años 1952 o los « sabios » que presidieron en la posguerra el relanzamiento de la primera FA? No tenemos el culto del pasado, pero es necesario a veces que se digan algunas cosas. Continuaremos diciéndolas, muy claramente, hablando de nuevo de nuestra responsabilidad. Pero eso en otro plano.

NUESTRA RESPONSABILIDAD

Sí, a la luz de los acontecimientos actuales. Reconocemos una muy grave laguna, pero demos primero algunas explicaciones. En 1956, nos reconstituimos, tras la fuerte derrota de la FCL para seguir a pesar de todo y contra todo la lucha anarcocomunista, primero bajo la denominación de G.A.A.R. (Grupos Anarquistas de Acción Revolucionaria), con « Noir et Rouge » como órgano teórico. Luego con el único nombre de grupo « Noir et Rouge », tras la salida de algunos de nuestros compañeros que ingresaron en la FA número 2, reconstituida, por su parte, en la navidad de 1953 con son propio periódico, « El Monde libertaire », en dualidad además con la FCL et « Le Libertaire ».

Entre otros objetivos, nos habíamos comprometido en acometer el máximo de temas juzgados difíciles, incluso tabús en nuestros propios medios y tratar de dar una respuesta, por lo menos « nuestra » respuesta. Tuvimos así la oportunidad de abordar la famosa (la inevitable) cuestión masónica que, entre paréntesis y según nosotros puede ayudar a comprender mejor los comportamientos y métodos de otra pandilla que perjudicaba, también, entre los anarquistas. Los problemas del nacionalismo y del colonialismo - ¡recordemos la polémica con Leval a propósito de Cuba! - así como el estudio de las equivocaciones parlamentaristas de los compañeros líderes en España. Todo esto, entre otros temas, podían hacernos creer que habiamos alcanzado algunos de nuestros objetivos. Pero faltaba una cosa, que habríamos querido estudiar, intentar analizar: la desviación burocrática de la FCL lo que se denominoo el « fontenismo ». Claro, a menudo aludimos a la crisis de la FCL en nuestros editoriales de los primeros años, incluso señalamos un aspecto con el articulo sobre las elecciones de 1956 (que podríamos reimprimir. completándolo, si nuestros lectores lo desean), pero todo eso era fragmentario y estamos consciente que quedaba en vilo una explicación de fondo, con un necesario estudio bastante largo y numerosas investigaciones. Se podía vacilar: ¿acaso no eran muy viejas historias, ya polvorientas?

. Ante la « utilización » del fantasma fontenista hoy practicada por algunos para justificar sus propias maniobras, reconocemos nuestra laguna. Habríamos debido » realizar este estudio, sean cuales sean nuestros escrúpulos sobre la objetividad o nuestra repugnancia a tomar el papel de historiadores. Porque el fenómeno burocrático, después de la OPB y su finalidad de tipo leninista, “ se reprodujo” con la constitución de la Asociación creado en su origen, por supuesto, a título de cobertura jurídica pero también como asamblea de algunos personajes elegidos (por ellos mismos y por cooptación) entre las diferentes tendencias (sic) del anarquismo para evitar que la FA número 2 vuelva a caer bajo el dominio de una tendencia. En suma, se ve esta barbaridad: una organización anarquista dirigida por una selección de militantes extraordinarios [literalmente fuera de serie] ¡Y este principio quedaba admitido en el Congreso de reconstitución de 1953 ! Desde luego, durante mucho tiempo, la susodicha Asociación no tuvo, al parecer, que intervenir, pero la esclerosis y con la casi perennidad de los responsables en algunas secretarías, era normal, « inevitable », que la dominación se tradujera un día u otro, con motivo del más nimio pretexto.

Fue lo que se produjo ese año con la expulsión de dos miembros del Comité de lectura del “Monde Libertaire” por el Secretario general, miembro de la Asociación, bajo el pretexto de broncas y de un « clima malo » de dicho comité. Por supuesto, y para nosotros que no somos maniqueos, un montón de otros hechos pudo añadirse al fenómeno burocrático: se habló de desviaciones « marxistas " (3), de complot situacionista et se explicó que había que defenderse contra este tipo de gente, etc. Nos queremos cerrar los ojos ante las posibles responsabilidades de cada uno y todas las desviaciones pueden estudiarse y ser criticadas luego; combatidas (por lo menos, como lo dijo René Furth en el congreso, cuando se bloquea una discusión molesta tratándole al otro de « marxista " o de « situacionista ", ¿acaso tendría miedo el anarquismo de estar con estos « ismos » ?). Pero, para nosotros la causa esencial de la crisis permanece en la creación, el desarrollo y el mantenimiento, a pesar de las « garantías » obtenidas durante el reciente congreso de la FA, del organismo burocrático ¡con nombre de Asociación! « Este Mantenimiento lleva en sí, ineluctablemente, las crisis por venir. » Algunos compañeros, que quedan en la FA, no lo creen. Deseamos estar equivocados.

Sea lo que fuere, lamentamos no haber explicado en detalle el mecanismo del fenómeno OPB. Por supuesto, tal vez no habríamos cambiado muchas cosas al hacerlo, por lo menos algunos compañeros habrían sido preparados ante el fontenismo esgrimido justamente para practicar un fontenismo ¡añada 1967! Mas nunca es demasiado tarde para obrar bien. Por otra parte, Maurice Joyeux, pintoresca figura de los medios anarquistas, en un folleto multicopiado y remitido por él mismo, antes del congreso, « a los militantes anarquistas » - o la selección del líder (in)digesta, ¡disculpen! - e intitulado « L”Hidre de Lerne o la enfermedad infantil de la anarquía ", promete escribir su versión del movimiento anarquista de la posguerra, dándole palos a la OPB de pasada. Tiene razón y como pensamos que nunca somos demasiada gente para emprender tamaño trabajo de Hércules, esperamos aportar nuestra pequeña contribución a la Historia dando « nuestro » punto de vista sobre la experiencia vivida por algunos de nosotros.

Lo haremos a nuestra escala, la de nuestros cuadernos, tomando nuestro tiempo y sopesando nuestras palabras, con los documentos en mano y los recuerdos en la cabeza. Así los militantes, los a quienes se considera « inexperimentados », podrán juzgar con pruebas, escuchando si se puede decir dos variantes, o por lo menos nuestra diminuta versión. Que les sirva para forjarse su propia opinión. Esto es lo que queríamos aportar a un dossier que podría ser muy constructivo, instructivo también... Hablemos ahora del mismo congreso.

SOBRE EL CONGRESO

Este congreso fue, para nosotros, sumamente revelador. En el sentido de que enseñó una cristalización de las diferentes tendencias que componen la Asociación (dado que ésta cuenta, al parecer, con las tres principales tendencias anarquistas : individualista, comunista libertaria, anarcosindicalista) unidas, con todas las edades mezcladas - por tanto no es forzosamente una querella de generaciones como algunos lo explican con autosatisfacción - en una misma terca defensa de la Organización en sí, con todos les riesgos burocráticos que conlleva, como lo iba a subrayar un joven compañero en el curso de su intervención al fin del primer día. En cuanto a nosotros sacamos otra conclusión: no sabemos si el anarquismo es inalienable (4), pero lo que sabemos es que el hombre, alienado en su trabajo, sus ocios, su vida diaria, puede estarlo igualmente « por su propia organización revolucionaria. » Esta cuestión nos parece bastante importante, bastante grave, como para dar pie a amplios debates, inclusive, y lo esperamos, en el seno de la misma Federación Anarquista. El mismo fenómeno parece aplicarse a un grupo, por eso esperamos pronto bosquejar una « teoría de las capillas ». Pero no anticipemos demasiado y volvamos al congreso.

., Hemos dicho, al principio de este artículo, que no somos maniqueos: sí, es imposible para nosotros que todo sea negro de un lado, blanco del otro, la vida incluye también y afortunadamente grises de todos los matices, es su riqueza y su dificultad, hay que tenerlo en cuenta si se quiere evitar el fanatismo. Por eso, si reprochamos su esclerosis a los incondicionales de la FA, se puede igualmente observar los errores de algunos opositores, sea lo que sea además el valor de varias intervenciones y críticas de fondo aducidas por quienes iban pronto a dejar el congreso, y la FA.

Pensamos que una crítica, incluso violenta y sobre todo si es violenta, debe quedar en el terreno teórico. Consideramos que es preciso soslayar a cualquier precio « personalizar » los problemas, hasta si algunos individuos plantean un problema en sí, por la fosilización de su pensamiento o su « mal carácter » (volveremos más lejos sobre este punto). No es pegando un cartel, por ejemplo, contra tal personaje como se resuelven las cuestiones molestas, sobre todo durante un congreso y, actuando así, se contribuye a esquivar los problemas, a tensar de modo ridículo el debate y, en definitiva, a hacer el juego de la burocracia. Sobre este ultimo punto nos dirigimos, ¿por qué ocultarlo, a determinados grupos particularmente influenciados por les situacionistas, que formaron parte también de los que dejaron la FA el 14 de mayo. Nos sentimos cuanto más cómodos para hacerlo que no consideramos, por nuestra parte, que sea antianarquista estudiar las posturas situacionistas, como cualquier otra por lo demás. Lejos está de nosotros por consiguiente la idea de insultar a nadie con este epíteto, aun menos la de bloquear la discusión. Tratamos simplemente de ver las cosas con claridad.

A PROPOSITO DE LOS SITUACIONISTAS

Se puede observar que no hemos hablado nunca de los situacionistas en « Noir et Rouge »; ¿indiferencia o desconfianza de parte nuestra? Sinceramente no, lisa y sencillamente por falta de lugar y por las urgencias de acuerdo a nuestras elecciones, lo que no significa desinterés y es posible que confrontemos nuestros enfoques sin ocultar nuestras diferencias, porque pensamos que existen. Y ya veremos si el diablo nos va a devorar.

Dicho esto, el problema situacionista sirvió de detonador en el seno de la FA a propósito de artículos polémicos (5) y otras grescas entre algunos situacionistas y anarquistas. ¿Pretexto parar « activar » la crisis que incubaba? Es de todos modos notable constatar la confesión involuntaria de algunos « sabios » que se creen muy astutos al hablar de complot situacionista contra la FA. Después de la UNEF [organización estudiantil], sería el turno de la FA Pero es, en este caso, reconocer un « parecido entre la Organización UNEF y la FA », una misma degeneración burocrática, dado que les situacionistas se proponían precisamente hacer estallar las contradicciones internas de tales organismos. Nos parece que no se debería temer la crítica o las empresas situacionistas si se supiera inatacable en los planos ético y téorico, ¿verdad? Terminemos esta digresión recordando que los anarquistas ya colaboraron con los surrealistas, estando no obstante lejos de estar siempre de acuerdos con nosotros. Hasta se vio; en el « Monde libertaire » (6), artículos sobre el letrismo, con el Lemaître de turno [juego de palabras entre el apellido y su significado de camarero], extraño tipo entre los hubo. ¿Acaso esto provocó dramas? No los hubo, que sepamos. El anarquismo que es o debería ser una doctrina abierta a la vida, a los intercambios, a las discusiones enriquecedoras, ¿se va a replegarse con miedo en sí mismo, rehusar la confrontación para guardar su « pureza " ? Como para los compañeros que quieren estudiar el marxismo y que otros tildan de « marxistas », eso significa paralizar el diálogo, es una señal de debilidad y no de fuerza, es lo contrario del anarquismo. Es así mismo favorecer, allí llegamos, el reino del insulto.

EL INSULTO, ARMA POLÍTICA

Dado que estamos tocando el fondo de los problemas tratando de no dejar nada de lado, aun lo que parece más fútil, dediquemos algunas líneas al insulto con el riesgo de que haga chillar a algunos de nuestros lectores. Estamos resueltamente, del todo, contra el insulto, como se practica todavía demasiado en los grupos y organizaciones revolucionarias y por supuesto entre nosotros, anarquistas. No nos oponemos al insulto porque es « malo », no somos bellas almas, como dice un comentarista, aún menos santitos, pero pensamos, en eso también, que es demasiado fácil, que pone fin, también, a toda discusión y con eso aplaza las charlas difíciles, favoreciendo los pequeños conflictos de individuo a individuo. No pensamos que el « argumento » de « gilipollas [giles] marxistas » aplicado a algunos opositores, o « viejas putas » remitido a los miembros de la Asociación, trae algo positivo...

¡Oh! no estamos en contra de cualquier insulto por principio y, como arma política, nos podemos referir a las cartas famosas remitidas antes por los surrealistas a Paul Claudel [escritor católico de derecha], a los directores de clínicas siquiátricas o al primer alumno de la promoción de Saint-Cyr [academia militar], para no hablar del escándalo a propósito del « cadáver » [calificativo dirigido al escritor] Anatol France. Pero ello tenía otra dimensión... ¡y comportaba igualmente más riesgos! Et luego, hoy en día, la palabra “gilipolla [giles]" se emplea en tantos usos que termina por embotar lo que le quedaba de valor explosivo... Pensamos que si unos compañeros quieren absolutamente desahogarse con insultos, lo pueden hacer además útilmente yendo a ver a su director, en el instituto, en la Universidad, en la oficina o la fábrica; gritando también en público varios insultos al presidente de la República u otros famosos, ya verán lo que sucederá.. En lo que concierne la confrontación, incluso brutal, entre revolucionarios, estamos contra este método.

Del insulto a la calumnia sólo hay además un paso y no podríamos clausurar esta parte sin responder a Joyeux (no lo vamos a citar más, estén tranquilos) a propósito de una venenosa alusión en cuanto a la honorabilidad del difunto compañero Zorkine, en su “Hydre de Lerne". En la página 27 de este folleto, se menciona al compañero Paul, « muy discutido en los medios de la emigración », repetición directa de infamias lanzadas contra un compañero que conocimos (7) después que nos dejó para sumarse a la FA número 2. Paul Zorkine era a veces arisco en sus relaciones y además no practicamos el culto del « querido desaparecido », pero nos parece inconcebible envilecer a un compañero, con mayor impunidad cuando está muerto. Sin embargo no hubo oposición al articulo publicado en el « Monde libertaire » (8), ¿entonces? Se apreciará como es conveniente el modo como algunos intentan, de modo ridículo, quitarse de contradictores que tal vez fueron demasiado coriáceos durante su vida ... No vamos a recalcar lo que es para nosotros una suciedad, pero estas cosas también se tienen que decir, porque el « mal carácter " no lo explica todo!

TENTACIÓN DEL EXCLUSIVISMO

Para continuar sobre el congreso, diremos que excepto las intervenciones constructivas, demasiado escasas, también se escucharon cosas extrañas. Así luego de la salida de los opositores, puestos en la obligación de dejar la FA dado que la adhesión a la misma supone de hecho la existencia de la Asociación, el congreso por fin « entre conocidos » podía creerse sereno, con todas las pasiones apagadas, y algunos ya se alegraban ... Ahora bien, éstas se volvieron a encender con algunas que otras peregrinas propuestas, entre otras un proyecto de reclutamiento en siete puntos a petición del grupo Louise Michel. Con este motivo, se ve todo el mal que un concepto, « organizativo " a toda costa, corre el riesgo de provocar, porque se llega, y es lógico, a medidas restrictivas, drásticas, apreciadas en todos los partidos políticos y se reintroduce mediante cláusulas la exclusión. Así la mención que seis meses de retraso del pago de las cotizaciones (excepto explicación válida del secretario del grupo al tesorero, ¡seamos justos!) podrían poner « fuera de la FA » a todo grupo, hasta individualidad, culpable de tal carencia. Se probará toda la sal de la situación cuando se sepa que el grupo Louise Michel fue precisamente excluido de la primera FA por semejantes motivos burocráticos, rígidamente estatutarios, en tres puntos esta vez. Pero, el segundo de estos puntos mencionaba la exclusión del grupo Louise Michel por no abonar sus cotizaciones y el Comité Regional de la FA pedía « SOLO en este punto en que está habilitado para hacerlo » la radiación de dicho grupo (9). No insistamos.

Tras varias glosas sobre los compañeros que se fueron, sobre los « válidos » o no, otra proposición, no menos extraña, era presentada por otros: poner a punto una lista de los « escisionistas » para controlarlos ¡caso de volver a la FA! Con respeto a la verdad cabe decir que, como los siete puntos, esta « lista negra » (¿y roja?) iba a ser rechazada, y con rudeza para algunos, por una gran mayoría del congreso, lo que muestra que hay aún compañeros honestos en la FA. Pero lo que no aceptamos, es la postura tomada por demasiados compañeros hacia los que, lógicos consigo mismos, prefirieron dejar la FA. Para nosotros que estuvimos a la vez en el congreso y en la asamblea de los « salidos » reunidos enseguida después de su salida con el fin de ver las posibilidades de trabajo (nos ayuda para comprender mejor la situación), consideramos que no pocos compañeros que quedan en la FA se engañan muchísimo si se creen que quienes los abandonaron se van a quedar ociosos ¡suspirando por volver a la casa que dejaron por un capricho! Por lo menos así lo vemos. Al lado de los eternos seguidores o de algunos individuos encastillados en su patriotismo de organización, no negamos la sinceridad y la honradez de compañeros que permanecen en la Federación para seguir allí la lucha anarquista. Nosotros pensamos que tal lucha parece difícil. Ya se verá. Sea lo que sea, queremos comunicar al movimiento libertario en su conjunto que los escisionistas - disculpen esta palabra incorrecta - no son ni los desquiciados ni los payasitos descritos por algunos, tras su salida. Además dichas acusaciones son ridículas, nos parecen profundamente deshonestas, porque, mediante una sutil dialéctica, se presenta como culpables a quienes tuvieron el único deseo inoportuno de oponerse contra una situación burocrática inaceptable y de sacar las consecuencias. Acaso un día los anarquistas en su conjunto les rendirán justicia, porque su acción habrá contribuido a poner a la luz del día nuestras debilidades. Y de esto, por lo demás, pensamos que un gran número de compañeros militantes están conscientes...

Por nuestra parte, a estos compañeros que se fueron, les dirigimos nuestro saludo fraternal: van a continuar su acción de militantes anarquistas, sin, lo esperamos, rencor excesivo. Sin voluntarismo activista tampoco. En lo que nos concierne, guardamos un contacto estrecho con todos, en provincia como en Paris. Mantendremos a nuestros lectores al tanto.

En tanto que grupo, nuestra contribución a lo que « puede » ser un relanzamiento, si lo deseamos todos, quedará al nivel de nuestra talla. Pero es seguro que nuestros cuadernos se felicitaran de abrirse a todo compañero o grupo que desee trabajar lejos de las rencillas individuales, sobre temas que nos enriquecerán a todos. Por eso es posible que en el futuro estos grupos den su postura en « Noir et rouge " bajo su propia firma. Si hay contestación, discusión, habrá diálogo y nuestra grupo continuará expresando sus propias ideas, en toda igualdad y respeto con los demás. No es cuestión para nosotros de “declarar la guerra a la FA” o proclamarla disuelta. Esto no quiere decir nada (lo que significa igualmente que nos posicionamos contra toda acción irreflexiva). Pero lo que nosotros contestaríamos formalmente, par contra, sería una pretensión a “la exclusividad” de la representatividad anarquista, como ya lo dijimos para el futuro y el presunto congreso internacional (10).

LA ESPERANZA

Antes de concluir queremos igualmente avisar a nuestros lectores de un cambio. Se va a observar que el subtítulo de nuestros cuadernos se quitó la palabra « comunistas ". Pensamos en efecto que la multiplicidad de las etiquetas no significa ya mucho: se ha visto que diferentes « tendencias " podían coincidir sobre una anomalía, esperemos que lo contrario podrá cumplirse por un más justo combate. Por eso nos convertimos, sencillamente, en « cuadernos de estudios anarquistas ». Por lo demás ya hacia tiempo que deseábamos arreglar este detalle, está hecho. Desde luego, quedamos siempre partidarios del comunismo libertario, pero los adjetivos adicionales no adelantaran su advenimiento...

En tales situaciones, siempre hay compañeros que deploran, levantan los brazos al cielo diciendo: “Entre anarquistas, es triste, etc." ¿Por qué llorar? No sirve de nada y luego, ¿hay motivo en ello para llorar? Nosotros diríamos que sí, si el fenómeno burocrático no hubiera desencadenado ninguna reacción. Es precisamente la fuerza, la vitalidad del anarquismo el haber permitido un enderezamiento que podrá un día, y más allá de las discrepancias y aspectos aparentemente negativos, revelarse “positivo”. Del esfuerzo de todos les anarquistas, en la FA o fuera, puede resultar un renacimiento y así la crisis habrá sido útil. No falta el trabajo: discusiones dans un boletín de relaciones previsto para un trabajo de búsqueda común, preparación del Camping internacional (11) en que se habrá de presentar “diálogos” y no “clases” a todos y por todos, vidas de grupos reales y liberadas del activismo que nuestras organizaciones copian demasiado a menudo de los partidos políticos, confrontación de grupo a grupo, de revista a revista, en breve un anarquismo « viviente ».

Fuimos demasiado largos, no nos disculpamos, porque pensamos que era necesario. Informarse, informar: tales son las bases esenciales de un renacer. Cuestionar también, porque, muchas veces lo dijimos, en este sentido la duda es revolucionaria. Si hemos sabido comunicar a los compañeros nuestra esperanza y nuestras razones reforzadas de luchar, estimaremos que hemos cumplido nuestra parte de trabajo. Y obrar por el anarquismo significa para nosotros, mucho más allá de la etiqueta, obrar por una verdadera Liberación del hombre, por la Revolución. En efecto no siempre las barricadas son las de las calle, sino las de la intolerancia y del rechazo del « aire libre " edificadas dentro de nosotros.

NOIR ET ROUGE

1) « A-t-on renoncé a la Révolution? », con notas [en castellano en http://www.fondation-besnard.org/article.php3?id_article=299] (« Noir et Rouge » n° 36). « Leçon de la Révolution espagnole » (« N. et R. » numéro 37) entre otros.

2) « La FCL et les élections de janvier 1956 », extraordinario de « N. et R. » sobre « Anarchisme, Parlement et élections » (este n°9 estáagotado).

3) En el PC, los desviacionistas son actualmente muy a menudo excluidos por « desviaciones de tipo anarquista ».

4) Explicación del porqué en « Monde libertaire » (n°124, p. 16).

5) Ver « Monde libertaire » n°127, p. 12, y 128, p. 4 y 12. Por fin y sobre todo, el famoso folleto De la misère en milieu étudiant! (Le Pavé, B.P. 323 R 8, Strasbourg).

6) « Où en est el mouvement lettriste », n°94. « Les ouvriers et le lettrisme », n°95 (artículos de Jean Rollin).

7) « Paul Zorkine » (« N. et R. » n° 22), artículo escrito por Théo el 23 de octubre de 1962.

8) « Vie et mort d’un militant anarchiste » (« Monde Libertaire », n° 83, p. 3) por Rolland.

9) « Le Trait d’union » (sic), bulletin intérieur de la FA deuxième région, décembre
1952 (p . 5).

10) « N. et R. », n°37, p. 4.

11) Del 3 de julio al 1° de septiembre, en el lago de Come (Italie). Direccion exacta del lugar « Boschetto Rosselli » (Piano di Spagna), Comune di Sorico (Como). Toda correspondance para informaciones : Comitato camping. c/o Circolo Sacco e Vanzetti. Viale Murillo, n° 1, MILANO (Italia).

Ultima hora. - No pensábamos hablar tan claro al condenar las acciones irreflexivas, a no ser que sean demasiado reflexionadas, lo que puede reunirse... En el cierre nos enteramos de dos hechos :

1°) Algunos carteles firmados « Internacional anarquista » - ver nuestro ultimo editorial sobre « Le bidon [el tongo, lo trucho]» - proclaman la FA disuelta en el congreso de Burdeos! <Creemos saber que dicha Internacional se compone de unos 2-3 grupos « anarcosituacionistas » ya mencionados en este editorial y que no se puede confundir con el conjunto de los escisionistas, si así es lo que “se” busca. Ya dijimos en Burdeos lo que pensábamos de unos letreritos allí pegados, tan prácticos para amalgamas fáciles...

2°) un comando, compuesto de los internacionalistas ya citados y de situacionistas de pura cepa, realizó una acción en la librería de nuestro amigo Georges Nataf « La Nef de Paris » donde estos revolucionarios sedientos de activismo pueril enlodaron la casi totalidad de los libros que estaban allí (¿para cuándo el auto de fe?) con el pretexto de un « ajuste de cuentas ».

Ambos actos tienen un fondo común: cierto infantilismo. A menos, lo repetimos, que se trate de sutiles grandes maniobras...

¿Cambia todo eso algo a nuestro presente editorial? Pensamos al contrario que va a precisar mejor aún nuestra posición. Tras la burocracia, se ve que el aventurismo no pierde tiempo... Todo eso promete de bellas y buenas represalias en cadena (la moda está en la escalada) y mucho tiempo perdido. Ante estas nuevas tentativas de ocultar los problemas, haciéndole por otra parte el juego a lo que se pretende combatir, afirmamos que es posible, necesario, vital permanecer en el terreno de la discusión de fondo de los problemas, y reservar los golpes para la burguesía.

« Noir et Rouge », Cahiers d’études anarchistes, N° 38, junio - julio de 1967.