Represión en Gaza y sionismo

Jueves 9 de abril de 2009, por CGT - e

Razones de la elección del texto y aclaraciones sobre el totalitarismo israelí

CGT de España publicó en su mensual “Rojo y Negro” de febrero de 2009 un suplemento sobre Gaza y la cuestión de Israel que se reproduce a continuación por su valor excepcional de síntesis y claridad y brevedad.

Me parece imprescindible añadir varias críticas que observo desde hace más de cuarenta años.

El sionismo -prácticamente ausente de la lucha antifascista y del rescate de los judíos en las campos nazis, siendo Jabotinsky, uno de sus creadores, un admirador de Mussolini e Hitler, hasta el punto de tratar con los nazis en el caso del grupo del futuro primer ministro Begin- habla de modo antihistórico y falaz en nombre y representación de millones de muertos. Pero uno de los sobrevivientes judíos socialistas y combatientes anti nazi (segundo responsable militar de la insurrección del gueto de Varsovia) siempre se negó a vivir en una sociedad colonizadora y explotadora de un grupo étnico. Incluso declaró que los palestinos son los herederos de los judíos antinazis que lucharon en el gueto.

Los sionistas, en nombre de esa herencia estafa de los “valores del pueblo judío”, descartan las criticas de judíos socialistas (caso de Noam Chomsky)a Israel como el producto de la locura.

La única base de la política israelí es la venta de armas a los regímenes más reaccionarios y los ex militares israelíes son un semillero de sicarios y matones en los países más podridos. Se pudo ver a la perfección en el caso de la dictadura militar argentina de 1976-1984, con el silenciamiento del antisemitismo de los genocidas encubierto así mismo por la mayoría de los creyentes: la sinagoga sólo es buena para guarecer beneficios capitalistas y niega cualquier tipo de judaísmo a los que defienden el socialismo (caso de miles de desaparecidos argentinos).

Los valores israelíes son malévolos: cooperativas prohibidas a los no judíos y en especial a los árabes (kibbutzim y moshavim) que son un sarcasmo de socialismo cojo; asentamientos paramilitares en zonas árabes con el mismo sadismo diario que las milicias de los grandes terratenientes blancos para con los pobres y pueblos originarios en América Latina.

El único sionismo valido es el de la unión sindical y socialista de los oprimidos que viven en Palestina (cristianos, ortodoxos, drusos, musulmanes, etc., y judíos). Un rabino que cumplía y defendía a los explotados contra los colonialistas ingleses en los 1920 fue asesinado por los sionistas que ahora pudren la Región.

La manipulación ideológica se apoya por lo tanto en el único principio de reducción de la cuestión judía al sionismo espurio de un “paraíso militar” tan necesario al capitalismo como “los paraísos fiscales”. La falacia, la mentira sobre el pasado y el presente, o sea el futuro implícito, de Israel aúna las taras y lacras del nacionalismo cerril y del culto de la violencia totalitaria.

Por eso los historiadores citados en el texto que van a leer y los objetores de consciencia, los opositores israelíes al muro anti palestino, etc., son la esperanza de una nación que se condena al odio generalizado de sus vecinos y de todos los judíos conscientes.

Quienes siembran la violencia y la indigencia sólo cosechan la insurgencia y la impaciencia de acabar con la iniquidad y la ignominia.

Frank Mintz, 9 de abril de 2009.

Documentos adjuntos