Huelga del hambre en el Tercer Mundo contra una multinacional de la Union Europea GRAVE SITUACIÓN DE LA COMPAÑERA ARGELINA MERYEM MEHDI. (26.01.2010)

Martes 26 de enero de 2010, por CGT-e

Huelga del hambre en el Tercer Mundo contra una multinacional de la Union Europea

GRAVE SITUACIÓN DE LA COMPAÑERA ARGELINA MERYEM MEHDI. (26.01.2010)

Estimados compañeros y estimadas compañeras. Queridas amigas y queridos amigos.

Os adjuntamos resolución de nuestra Plenaria Confederal que se divulgará, en la medida de nuestras posibilidades, a toda la ciudadanía ya que la situación de la compañera tras una huelga de hambre tan prolongada se torna desesperada e insostenible.
Un saludo fraternal

RESOLUCIÓN DEL COMITÉ CONFEDERAL DE LA CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO (CGT) DEL ESTADO ESPAÑOL ANTE LA GRAVE SITUACIÓN DE LA COMPAÑERA ARGELINA MERYEM MEHDI.

El Comité Confederal de la CGT, reunido en Plenaria Confederal el día 26 de enero de 2010 y ante la grave situación de la compañera argelina Meryem Medí hace la siguiente resolución:

Tras casi 50 días en huelga de hambre en protesta por su despido y por la arbitrariedad y la actitud neocolonial con la que actúan las empresas multinacionales en el sur argelino, la compañera Meryem Mehdi se encuentra en un estado desesperado. Se han desmentido las últimas noticias que hablaban de un posible compromiso con el abogado de British Gas. La multinacional británica mantiene su silencio y sigue impasible ante el deterioro del estado de salud de la compañera. A su vez, las
autoridades argelinas mantienen su silencio cómplice. Por un lado, mientras el Ministro de trabajo recibe al comité de solidaridad, la policía golpea a las personas concentradas y detiene a la secretaria general del SNAPAP, Nassira Ghozlane, y a dos compañeros de SNAPAP y de la Liga argelina de derechos Humanos.

Consideramos inaceptable este tipo de comportamientos por parte de las multinacionales, en este caso British Gas. Además de explotar los recursos naturales de un territorio sin que sus pobladores se vean realmente beneficiados, se dedican también a explotar a sus trabajadoras y trabajadores. No debemos olvidar que Argelia es uno de los productores de gas más importantes del mundo. En la reciente cumbre hispano argelina celebrada hace pocos días en España, representantes de ambos gobiernos han hablado de energías, sobre todo de gas. Y es que ya está en marcha el gaseoducto Medgaz, que transporta el gas argelino desde el desierto del Sahara hasta Europa (entrando por Almería). Mezgaz es un consorcio formado por varias multinacionales como la argelina Sonatrach, la española Cepsa, la italiana Endesa y la francesa GDF Suez. Además en la construcción del gaseoducto han participado multinacionales japonesas para proporcionar el acero de las tuberías, empresas españolas, francesas e italianas para el tendido de dichas tuberías en el mar y hasta la Rolls Royce para fabricar los compresores.

En definitiva un número importante de empresas que se están beneficiando del recurso argelino y lo más importante, este gaseoducto reduce los costes de aprovisionamiento de gas en toda Europa y su dependencia de Rusia, hasta tal punto que ha sido considerado por la Unión Europea como proyecto de interés común en las redes transeuropeas de energía. De hecho la UE aportó dos millones de euros para la realización de proyectos y 1,4 millones más de euros para su construcción.

Y ante tal magnitud de empresas, multinacionales y ciudadanos europeos beneficiándose de este recurso nos encontramos con una mujer que vive en el mismo territorio donde se extrae el gas, que trabaja para una multinacional, en este caso la británica British Gas y que se resiste con todas sus fuerzas a ser pisoteada, luchando sola, hasta las últimas consecuencias, mediante una huelga de hambre iniciada el 9 de diciembre de 2009, para protestar por su injusto despido.

Desde la Confederación General del Trabajo del Estado Español nos preguntamos dónde está la Europa de los derechos y las libertades, nos preguntamos dónde está el talante del Sr Rodriguez Zapatero, responsable del gobierno que este semestre preside la Unión Europea y sobre todo nos preguntamos por qué no se está produciendo una intervención política que ponga fin de una vez a esta situación de tremenda injusticia.

Igualmente desde la Confederación General del Trabajo del Estado Español responsabilizamos a la multinacional británica British Gas y a la clase política de la vida de Meryem Medí.

Asimismo recogemos el llamamiento a la solidaridad internacional realizado por numerosos compañeros y compañeras argelinas y lo hacemos extensivo animando a todas las organizaciones, colectivos y personas que lo deseen a mostrar su apoyo por esta causa.

Comité Confederal de la Confederación General del Trabajo